BlogClásicaMúsica

El ballet y su importancia en la música

La llamada danza clásica o ballet es un género que tiene su apogeo en el siglo XIX. Es el periodo en el que la mujer cobra mucha importancia con el tutú y las zapatillas de puntas, que le permitían a las bailarinas algo parecido a flotar en el espacio. En sus inicios, el bailarín hombre tenía más bien el rol de acompañante.

Podemos notar que en la época del apogeo del ballet, destacan importantes obras, como Giselle, Copellia y La Sílfide; mientras que en Rusia resaltan aquellos con música de Tchaikovsky: El lago de los cisnes, Cascanueces y La bella durmiente.

Salvo el caso de Tchaikovsky, la música de los primeros ballets no fue muy destacada, y es ya en el siglo XX cuando compositores como Stravinsky y Prokofiev le dieron un impacto primordial.

En este post empezaré por uno de los ballets más famosos: El lago de los cisnes, de Tchaikovsky.

El lago de los cisnes, de Tchaikovsky. Kirov Ballet

Copellia, de Delibes. Gran Ballet de Moscú

Cascanueces, de Tchaikovsky. Teatro Bolshoi

 La Sílfide, de Chopin. Kirov Ballet

La bella durmiente, de Tchaikovsky. Ballet de Moscú

Giselle, de Adam

 Petrushka, de Stravinsky 

La consagración de la primavera, de Stravinsky. Maurice Bejart

 L’apres midi d’un faune, Debussy. Nureyev

El pájaro de fuego, de Stravinsky. Diana Vishneva

Gayaneh, de Khachaturiam

Bolero de Ravel, Bejart

 Romeo y Julieta, de Prokofiev. Bolshoi

 La cenicienta, de Prokofiev. Ballet Nacional de Cuba

El corsario, de Verdi. Svetlana Zakharova e Igor Zelensky

Don Quijote, de Minkus. American Ballet

 El amor brujo, de Falla. Antonio Gades y Cristina Hoyos

Rhapsody in Blue, de Gershwin 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba