Venezuela

Venezolanos buscan sistemas alternativos de energía eléctrica

La crisis eléctrica en Venezuela obligó a los ciudadanos a interesarse por contar con medios alternativos a la red comercial, para no tener que sufrir las consecuencias de los apagones, razón por la cual muchos buscan adquirir plantas eléctricas y sistemas de energía portátiles, para atender sus necesidades en caso de interrupciones.

Abelardo Mezzoni, gerente de Industria de Solsica, empresa que ofrece sistemas de soporte de infraestructuras críticas, recomendó asesorarse bien antes de invertir en cualquiera de estos equipos de emergencia, a fin de escoger la mejor opción. Entre las variables a considerar, mencionó el consumo promedio de electricidad de la casa y la autonomía de uso que se desee tener, es decir, el tiempo de generación de energía que lo determina el combustible que alimenta el motor de la planta o la batería, en el caso de los sistemas portátiles.

Opciones válidas      

Mezzoni indicó que el consumo promedio de una vivienda es de 5 kVA (kilovoltio-amperio), sin embargo, algunos dispositivos del hogar como los calentadores nuevos, generan un consumo puntual muy fuerte que hay que tomar en cuenta. “Las plantas eléctricas normalmente duran de 4 a 8 horas máximo y tienen una capacidad de operación de 75 a 80%, por lo que las más aconsejables son las que tienen una potencia por encima de todas las cargas de los aparatos a conectar. No se deben poner a trabajar a plena capacidad todo el tiempo, para que puedan funcionar bien y tener energía garantizada en la casa”, explicó.

Con respecto al otro sistema alternativo de electricidad que convierte la energía corriente en alterna, a través de un sistema de inversores conectado a una batería, señaló que hay más flexibilidad. “La capacidad dependerá de la batería que se coloque y lo que se quiera alimentar con eso”. En opinión del gerente de Industria de Solsica, para apartamentos pequeños es más viable el sistema de inversores porque no obstruye (mide aproximadamente 60 centímetros de ancho por 30 centímetros de alto), y evita el ruido molesto, aunque es más costoso.

En caso de tener una planta, se debe colocar en espacios abiertos que gocen del permiso correspondiente y cuidar que los niños no la manipulen, para evitar problemas con la corriente o que se enfermen por la emanación de vapores. En el mercado se consiguen desde 950 vatios hasta 15 kVA. La pequeña puede costar 3.000 dólares y la grande alrededor de 30.000 dólares, a los que hay que sumarle el costo de la instalación y el tanque de combustible.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba