OpiniónOpinión Nacional

19 años, tiempo suficiente para dejar de inventar

Cuando uno se asoma a los discursos de algunos dirigentes políticos, termina tristemente por confirmar que no tienen nada más allá de las urnas electorales. Por ello es necesario entender que trabajan con lo único que tienen, es decir, experiencia en las negociaciones y operaciones electorales, trabajo en el cual son unos artistas.

La lamentable tragedia que hemos vivido en los últimos 28 años (desde el caracazo hasta ahora) no se ha sucedido por casualidad, sino porque se actuó consciente o inconscientemente para que ocurriría de esta manera. Los acontecimientos políticos de una nación no ocurren inesperadamente, sino producto de una sumatoria de acontecimientos a pesar de que algunos dirigentes políticos, se esfuercen por demostrar lo contrario.

Algunos venezolanos militantes de partido nos convertimos en oportunidades en militantes incomodos e indeseables para las direcciones políticas, en tanto asumimos posiciones críticas a sus ejecutorias partidistas. El excesivo pragmatismo y el abandono de la discusión crítica, contribuyen a que se acerve la mediocridad en las estructuras partidistas. Quien se atreve a criticar o poner en tela de juicio las decisiones de las direcciones políticas, se le descalifica y se le obstruye cualquier participación en la estructura partidista. Las direcciones políticas no sólo no permiten el disenso, sino que además, cuestionan las posiciones de quienes demandan las discusiones de ideas y programas anulando por esta vía la discusión polemizada para avanzar en las decisiones, con lo cual contribuyen a internalizar la mediocridad en la toma de las decisiones.

A través de documentos (que no eran leídos) advertimos en su momento que se estaba acumulando una indignación en los venezolanos por la desatención de los partidos a los problemas de la economía y a los problemas sociales del país, aunados estos a la corrupción que como una especie de gangrena estaba lacerando los tejidos de la estructura partidista, pues, muchos de los actos de corrupción tenían conexiones con la estructura de partido. Apuntamos entonces, que no podíamos conformarnos con votar cada 5 años sin detenernos a revisar y evaluar lo que habíamos hecho en 30 años de democracia “representativa” por cuanto el descontento de la gente auguraba un sombrío horizonte.

Se nos calificó entonces de teóricos y habladores de pendejadas y como quiera que no representábamos ninguna amenaza para las respectivas direcciones políticas por cuanto no formábamos parte de la estructura, no se tomó en cuenta nuestras observaciones y preocupaciones, más sin embargo, las descalificaciones de los “profesionales” del pragmatismo y del activismo político pertenecientes a las oligarquía de los partidos, no nos amilano, pues, teníamos y continuamos teniendo claro que estamos desafiando una estructura partidista que no termina por convencerse que sus estrategias estaban fallando y continúan fallando puesto que sus discurso no plantea reflexiones de fondo para enfrentar los nuevos desafíos de la globalización, en tanto y en cuanto, se mantienen petrificados en el viejo parámetros de la Guerra Fría.

Ojala no se intente calificar lo anterior como una postura anti-política, por cuanto durante nuestros años de militancia, siempre hemos apostado por la discusión de las ideas y por el mejoramiento del nivel de formación de nuestros cuadros dirigentes. Nuestra posición crítica está dirigida a trascender el nivel del puro activismo político, por cuanto estamos convencidos que mientras mantengamos el estereotipo del dirigente popular (pragmático y de escaso nivel de formación, nos reservamos por ahora, algunos nombres), el futuro del país continuará siendo oscuro e incierto.

Se hace inaplazable cambiar la estrategia del puro pragmatismo electoral del activismo político y dedicarnos un poco más al estudio, la investigación y la interpretación del actual conflicto geopolítico en la cual se debate el mundo de hoy y en el cual se haya incurso Venezuela desde el 2002. Las elecciones no pueden continuar siendo la escenificación ritual del mito democrático, primero porque en Venezuela lo que existe es una parodia democrática, segundo porque después de las elecciones todo retorna a la normalidad, los electores regresamos a nuestras casas y las direcciones políticas vuelven de nuevo a ser los protagonistas con el agravante de que muchos de los que forman estas direcciones políticas, no saben para donde van en materia geopolítica y geoestratégica, pues, sus interpretaciones del momento político que estamos viviendo son muy aldeanas, salvo las naturales excepciones.

La compleja situación política del país exige un poco más que el panfleto de la misantropía y la mediocridad de la ventura coyuntural de unas elecciones, que no tienen ninguna afinidad teórica con lo que está ocurriendo en el conflicto geopolítico mundial. Soy del criterio que 19 años es tiempo suficiente para haber tenido un debate trascendental y haber construido una estrategia adecuada a la compleja situación política del país, que sea capaz de trascender la táctica del azar electora. Es decir, la táctica electoral de participación continuada en las elecciones planificadas por el régimen para legitimar su parodia electoral, no puede continuar. Estamos obligados a construir de una vez por toda, una política coherente y definida frente el régimen. El haber descuidado la construcción de esta política por tanto tiempo, nos ha llevado hasta ahora a cometer serios errores estratégicos. Creo que 19 años es suficiente, para dejar de inventar, ha llegado el momento de entender y asimilar que el comunismo marxista-leninista ha dejado de existir como ideal para organizar cualquier sociedad y que se impone por lo tanto una estrategia distinta de negociación al anticomunismo visceral del siglo XX.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba