OpiniónOpinión Nacional

A propósito de Naciones Unidas

El despropósito de Naciones Unidas, al elegir el régimen chavista como miembro del Consejo de Derechos Humanos (CDDHH), ha hecho que se carguen injustamente las tintas contra la Organización.

Esto equivale a culpar al cartero de las malas noticias. Como toda creación humana, Naciones Unidas no es perfecta; pero tampoco es ninguna fruslería, que el   mundo pueda reunirse bajo un mismo techo y tratar   los temas medulares que lo afectan. Sin embargo, no hay que olvidar que la Asamblea General (AG) es instrumento de las decisiones que toman los países que la integran, las cuales no siempre resultan del agrado de todos.

El cabildeo de esta malhadada elección, estuvo a cargo de timoneles castristas, omnipresentes en la política exterior del chavismo y duchos en navegar las a veces procelosas aguas de la ONU, pero el resultado tampoco es ajeno a una falta de previsión de parte nuestra y a que la normativa de la Organización nos impide el acceso directo a sus reuniones.

Pero no se enmienda la plana despotricando contra Naciones Unidas, cuya plenaria es el espejo de la comunidad internacional y la imagen que ofrece no se puede cambiar, atacando la Organización que la refleja.

Los esfuerzos para tratar de corregir una decisión tomada por la AG, no importa cuán errónea haya sido, podrían ser desgastadores y habría que sopesar si vale la pena emprender tan complicada cruzada, la cual, ni con su mejor resultado, pondría en jaque al régimen usurpador.

Pero siempre se puede hacer cada vez más notorio en la ONU, el rechazo que ha producido la elección, cuestionar sistemáticamente la presencia chavista en el CDDHH e ignorar en la práctica a sus delegados, pues no se necesita ser demasiado zahorí, para vislumbrar que en el Consejo se disfrazarán de ovejas, culparán al imperio y jugarán a la victimización.

Ahora bien, los esfuerzos en la arena mundial, para restaurar el hilo constitucional en nuestro país, no tienen por qué limitarse solamente al contexto de las organizaciones internacionales.

Los países amigos que comparten nuestras ansias de recuperar la libertad, podrían orientar sus acciones a que se retomen unas negociaciones entre las dos potencias (acaso tres) cuya influencia es crucial, por antagónicas razones, en la suerte del chavismo.

El primer paso tuvo lugar en Roma hace algún tiempo y ahora es perentorio retomar la vía, pues América Latina está experimentando en carne propia los crecientes zarpazos chavistas y a otras latitudes les interesaría librarse de sus non sanctas salpicaduras; así pues, a muchos le convendría arrimar el hombro en tal sentido.

Patologías de este tipo no se curan con placebos y son tan virulentas que requieren procedimientos especiales de control epidémico, antes de que haga metástasis por doquier y terminen enviando la democracia a la morgue.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar