OpiniónOpinión Nacional

A veces, lo que parece no es…

Maritza Meszaros

Había visto el libro por casualidad en casa de unos amigos y lo había pedido prestado para leerlo.  Un libro pequeño pero interesante.  Recordaba haberlo leído hacía muchos años.  Sabía que me había gustado.

Me sorprendieron los dos primeros capítulos porque evidenciaban cómo a veces, lo que parecía, no era…Y así era la vida…Bien lo decía el conocido refrán…”Las apariencias engañan”.  Tan simple pero tan cierto.

A estas alturas, el lector debería estarse preguntando de qué libro se trataba …No los dejaré intrigados.  El título del libro es  “El Hombre Que Calculaba”, de Malba Tahan.  Un librito pequeño con 30 capítulos cortos y fáciles de leer que nos permiten cavilar sobre nuestra humanidad.

Cuando en el primer capítulo uno de los protagonistas del libro encuentra en su camino al hombre que calculaba, este ultimo estaba diciendo “Un millón cuatrocientos veintitrés mil setecientos cuarenta y cinco”.  Un poco más adelante, sigue narrando lo siguiente:  “Momentos después, el hombre se levantó de nuevo y, con voz pausada y clara, canto otro número igualmente fabuloso:  -Dos millones trescientos veintiún mil ochocientos sesenta y seis…”.  Luego señala:  “…Le pregunté el significado de aquellos números que solo podrían figurar en cuentas gigantescas”.

Mi lectura me llevó a pensar en la cotidianidad de mi entorno y en el valor de la moneda de curso legal en mi país…El Bolívar…Me dije a mi misma:  “En este libro se habla de números fabulosos y de cuentas gigantescas cuando el hombre que calculaba se refiere a cifras millonarias pero la verdad es que el valor lo damos nosotros.  Si hablo de millones de bolívares no estaré hablando de cifras gigantescas por cuanto un millón de bolívares apenas me permitirá, si acaso, adquirir un carton de huevos.  Eso significa que, aunque hable de millones, esa no es una cantidad grandiosa.  O tal vez debería decir que será una cantidad grandiosa de Bolívares que en este momento tiene muy poco valor… Y, ¿de qué me sirve tener millones de algo que vale tan poco?…

Alguien que me explique por qué me dijeron que el Bolívar sería fuerte cuando le quitaron tres ceros en el año 2010.  En ese momento, cuando quitaron los tres ceros, mil bolívares pasaron a ser un bolívar y cuatro coma tres bolívares pasaron a ser equivalentes a un dólar.  Ahora, 10 años después, me vuelven a decir que le van a quitar otros tres ceros a mi moneda.  En la práctica, ya ha sucedido.  La gente ya no habla de dos millones de bolívares sino que te hablan de 2000 bolívares para referirse al precio de un ponqué marmoleado …En la práctica, ya los tres ceros los quitaron porque cuesta mucho hablar de dos millones de bolívares y pensar que con eso solo se va a poder comprar un ponqué marmoleado, por muy rico que esté.

Entonces, lo que antes era un millón ahora será una unidad…¿y eso hace más fuerte al bolívar?…A mí más bien me parece que nuestra moneda ha perdido su valor en una forma que es difícil de imaginar…¿Cómo se puede lograr que algo valioso pierda su valor mientras se afirma que se está haciendo más fuerte?.

Las apariencias engañan y es importante tratar de entender siempre lo que está más allá de las apariencias.  Puede ser que nos quedemos callados, pero al menos sabremos que lo que nos están diciendo carece de sentido.  Si el emperador está desnudo, no deberíamos estar hablando de su bello traje…Si cifras gigantescas de nuestra moneda ya no valen nada, no deberíamos pensar que nuestra moneda se está fortaleciendo…

Quien quiera ver que vea…

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba