OpiniónOpinión Nacional

Aclaratorias importantes

El Ché y la madre Teresa. Durante muchos años la imagen que formé en mi mente del argentino  Ernesto Guevara, derivó primordialmente de la lectura de un librito titulado “Mi campaña con el Ché”, escrito por Inti Illimani, un boliviano que se integró a la guerrilla fundada por el ya famoso Guevara en un área montañosa de Bolivia, a donde se dirigió luego de sus altibajos en Cuba y de haber fracasado en su iniciativa guerrillera en África, todos esos antecedentes borrados o convenientemente maquillados por la maquinaria propagandística castrista, para fabricar un ícono que les fuese útil, en la permanente tarea de engañar incautos con el espejismo castroestalinista. 

En ese libro, su autor se esmera en mostrarnos al Ché Guevara como un hombre entregado de lleno a la buena causa de la redención de los pobres, el combate a las injusticias y desigualdades en la sociedad capitalista, “una persona que abandona altos cargos y privilegios, sacrificándose en un medio hostil, difícil, en especial para quien sufrió de intensa asma desde su niñez (lo cual generó en él una permanente intención suicida), pero que en todo momento mantuvo incólumes los principios de humanidad y rectitud que lo impelían a buscar esa sociedad de iguales en la que bienestar y felicidad serían el común denominador, sin cometer en la búsqueda de ese objetivo, abusos, excesos, crímenes”. La imagen del Ché elaborada por Inti nos lo presenta como un cuasi santo, pendiente de todos y cada uno a su alrededor, incluidos los soldados del ejército que hubieran caído prisioneros. Nada cuestionable en el argentino retratado por el subalterno boliviano, todo en él era bondad y desprendimiento. No le había causado daños a nadie y se empeñaba en una causa justa y humanitaria. Era inevitable identificarse con esa imagen.

Cuando la alcahuetería mundial comenzó a mostrar fisuras y las informaciones sobre el Ché fueron revelando su genuina naturaleza y praxis, lo que realmente había hecho “el cerdo” (lo llamaban así desde sus días de estudiante, por su aversión al baño, a la higiene personal), sus comienzos con el proyecto fidelista, su creciente adicción por la violencia y el abuso de poder (llegó a reconocer en carta a su padre, que le gustaba matar, lo disfrutaba), la verdad tras la falsa epopeya del tren en Santiago, que la historia oficial cuenta que tomó tras cruenta y heroica batalla, mientras que en realidad había comprado a los soldados a cargo del tren, que se lo entregaron sin disparar un tiro.  Su interminable sed de sangre, firmó cientos de sentencias de ejecución de personas que no tuvieron juicios regulares sino que fueron víctimas de arbitrariedades sumariales, para aterrorizar a quienes se opusieran al esquema totalitario que Fidel y el Ché habían diseñado, sin considerar a todos los que conformaban la oposición al gobierno del finalmente derrotado Batista. Los líderes que lucharon por instaurar la Democracia en Cuba, fueron acallados, reprimidos, asesinados, encarcelados u obligados a irse de la isla, para gradualmente imponer el colectivismo totalitario del comunismo tradicional, con el apoyo de la URSS, de quien se convirtieron en vulgar parásito.

El Ché era tan extremista que ni siquiera la barbarie soviética lo satisfacía, prefería la praxis maoísta y eso generó la paulatina e inevitable separación con Fidel, ya dependiente de las dádivas de la URSS y preocupado por las desviaciones del argentino en favor de la salvajada china. Para deshacerse del incómodo compinche, lo envió primero al Congo, donde el Ché no dio pie con bola, y luego aparentó respaldar el proyecto guevariano de “crear un Vietnám, muchos Vietnám, en América Latina”, trasladándolo a Bolivia, para su definitivo fracaso y muerte, pues no sólo encontró muy poco apoyo popular en Bolivia, sino que lo fueron aislando (el equipo de radio que le dio Fidel sólo recibía mensajes, no podía enviar nada, estaba dañada su capacidad de transmisión, ¿deliberado?) hasta provocar su captura y ejecución por parte del ejército boliviano, algo que complació mucho a la URSS.

Hay un perverso paralelismo entre el Ché Guevara y la Madre Teresa de Calcuta; a ambos les fabricaron imágenes de cuasi santos, y esas patrañas incluso hoy siguen engañando a muchos, que mantienen vigentes las imágenes generadas por hábiles campañas propagandísticas, ocultando las maldades cometidas por esos dos personajes. La monja fue promocionada a escala mundial como “benefactora de los pobres, y muy especialmente protectora de los enfermos”. Sin inconvenientes se retrataba con déspotas impresentables, como Hoxha y Duvalier, y cuando la tragedia en Bhopal, India, con una enorme fuga de gas letal en la empresa Union Carbide, que mató a tres mil, convocó a los deudos a dejar de reclamar y olvidar lo ocurrido. Recibió constantes donaciones de medicinas, alimentos, recursos en general y altas sumas de dinero. Pero le negaba a los moribundos el auxilio del medicamento calmante, alegando que debían sufrir como sufrió Cristo, para merecer un espacio en el cielo. Ni el Ché ni la Madre Teresa combatían contra la pobreza y el sufrimiento, invertían sus esfuerzos en multiplicar a los pobres y a las víctimas del dolor y las carencias de asistencia hospitalaria, alimenticia, la igualdad que ambos producían era en la perversión y el sufrimiento, en la esclavitud y el malestar.

Con Chile y el golpe militar que frenó la consolidación de un régimen que se radicalizaba gradualmente bajo orientaciones castristas (Fidel hizo una “visita de estado” de varias semanas, único caso en el mundo, arrimando las brasas políticas hacia sus sardinas), la desinformación también provocó un inicial rechazo mundial absoluto y acrítico, dada la sistemática campaña goebbeliana que mostraba a Allende y sus adeptos como querubines inofensivos que sólo buscaban profundizar la democracia y reducir las desigualdades sociales. De no ser por el golpe de todas las Fuerzas Militares, jefaturado por Pinochet, en septiembre del 73, los comunistas habrían impuesto una dictadura estalinista y ya en la década de los 80 hubiéramos tenido en Chile una segunda Cuba. Pero los medios ponían el énfasis en la represión, y el personaje más representativo del lado de las presuntas víctimas fue el cantante y compositor Víctor Jara, detenido, torturado y asesinado en el Estadio de fútbol de Santiago. Jara era parte del grupo más radical, el que llamaba “a desalambrar, a exterminar a los momios”, es decir, a erradicar la propiedad privada y la clase media, el edén que sí lograron implementar en la isla cárcel, desde enero del 59. Jara representó a las víctimas de la injusticia (cuando no conocíamos todas las facetas de esa situación), como Jan Palach representó a quienes protestaron en Praga contra la cobarde y muy liberticida invasión soviética en agosto del 68 sobre Checoeslovaquia (en agosto del 69 yo le rendí mi muy personal homenaje a Palach, en el sitio donde murió, quien sí representó cabalmente a los demócratas, y se inmoló por su causa). Preocupantes cantidades de personas han caído en las engañosas redes de los miserables con falsas y prefabricadas imágenes de demócratas, como Ortega en Nicaragua, Correa en Ecuador, Allende y Bachelet en Chile, Lula y Dilma en Brasil, Perón, Menem y los Kirchner en Argentina, Evo en Bolivia, Santos en Colombia, Chávez y Maduro en Venezuela.  

En conclusión; Debemos estar conscientes de que constantemente nos bombardean con propaganda y desinformación dirigidas a deformar la realidad, en beneficio de esquemas y personas intensamente perjudiciales para los pueblos que caen sometidos bajo su yugo, mediante la demagogia que ofrece el Paraíso y ha desembocado todas las veces en un infierno colectivista totalitario, que iguala a la mayoría pero en la miseria, el estancamiento y la esclavitud. Vencer la propensión a rendir culto, en especial si ese algo o ese alguien a quien beneficia el culto, pertenecen a la dimensión de lo imaginario, o la engañifa que genera falsos mesías, redentores que muestran su verdadero rostro y perversas intenciones apenas acumulan el poder suficiente para dominar. Hay que informarse lo mejor posible, para discernir bien y reconocer a quienes tienen suficientes méritos como para ganarse nuestra admiración y nuestro apoyo. Eventos históricos en los que sus protagonistas arriesgaron sus vidas, demostraron valentía y eficiencia en lo que se propusieron y obtuvieron resultados altamente positivos, sin dañar a inocentes y dando su merecido a criminales con amplio prontuario, causantes de elevado número de víctimas y destrucción.

En lo particular admiro profundamente a quienes hicieron posibles los eventos que nombro a continuación; Los vuelos pioneros de la Misión Apolo y los Transbordadores, con mínima experiencia y tecnología. La  operación “Argo”, totalmente civil (con el valioso apoyo de Canadá, un agente de la CIA estadounidense, diseñó y llevó a cabo el rescate de seis empleados que escaparon de la salvaje toma de la Embajada de EEUU en Teherán -nov 1979- y se refugiaron durante meses en la casa del valiente y digno embajador de Canadá, en el Irán liderado por el radical ayatola Jhomeini, que dio inicio a los excesos islámicos en el mundo entero). Y la operación militar “Gerónimo” (el asalto con 2 helicópteros -con otros 2 a poca distancia, uno de estos tuvo que participar para suplir a uno que sufrió daños al aterrizar- a la casona en el sur de Pakistán, donde se refugiaba el capo máximo de la organización terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, a quien ejecutaron en el sitio y sumergieron su cadáver en el mar, ubicación secreta). La operación militar israelí para rescatar más de cien rehenes judíos de un avión francés, secuestrado y llevado a Entebbe, cerca de la capital de Uganda, en julio de 1976, entonces bajo el poder del energúmeno Idi Amín. Enormes aviones de carga Hércules, del ejército israelí, volaron a menos de 30 metros de altitud, para no ser detectados por los radares, desde Israel hasta el aeropuerto de Entebbe, venciendo en el tiroteo a los militares ugandeses que daban apoyo a los terroristas palestinos y alemanes autores del secuestro. Las únicas pérdidas en ese espectacular evento fueron las de quien comandaba la operación militar (hermano de Netanyahu, dos veces Primer Ministro de Israel), tres de los rehenes en el aeropuerto, y una de las secuestradas que había sido trasladada a un hospital por sentirse mal, y no estaba durante el épico rescate (asesinada por órdenes de Amín). Este espectacular evento incluyó destruir en tierra 11 aviones de caza MIGs, para impedir represalias en el aire al retorno. El bombardeo de un campamento de las FARC, marzo del 2008, a cargo de Raúl Reyes, tan establecido que tenía hasta animales de corral y funcionaba como una finca, al noroeste del Ecuador, con la vergonzosa complicidad de Correa, y en perjuicio de la hermana República de Colombia y su democracia. El audaz rescate en el Guaviare, de varios que fueron por años rehenes de las FARC, en 2008. El difícil rescate de los 33 mineros, por derrumbe en mina al norte de Chile el 5 de agosto del 2010, encerrados por 70 días, a 720 mts de profundidad, y perforando en diagonal un túnel de salida. El asombroso acuatizaje sobre el río Hudson de un avión con 165 a bordo, en la margen occidental de la isla de Manhatan, en la ciudad de Nueva York, piloteado por el capitán Chelsey “Sully” Sullenberger, en enero del 2009, sin siquiera un herido. El MOSSAD, Agencia de Inteligencia de Israel, se aseguró de liquidar a todos los terroristas que produjeron el cobarde asalto y la masacre de los atletas israelíes en las Olimpíadas de Munich 72. En la destrucción de las torres del WTC murieron no sólo ocupantes de los dos edificios, sino bomberos, policías y voluntarios que arriesgaron sus vidas para salvar las de cientos de inocentes víctimas del terror dogmático e incivilizado que azota al planeta. El total anonimato oculta a la mayoría de los héroes de las admirables y genuinas hazañas acá resumidas, todos dignos de nuestro sincero reconocimiento

https://www.soho.co/entretenimiento/articulo/madre-teresa-de-calcuta-por-que-detesto-a-la-madre-teresa-de-calcuta/9158  

https://historico.prodavinci.com/2012/04/10/actualidad/calcuta-y-su-madre-proyecto-hambre-2-por-martin-caparros/  

https://www.bigbangnews.com/mundo/caparros-contra-la-madre-teresa-fue-facilitadora-de-la-muerte–2016-9-6-7-20-0  

http://edgardjenblancoynegro.blogspot.com/2017/04/entebbe-en-el-guaviare-rescate.html       

http://edgardjenblancoynegro.blogspot.com/2017/04/entebbe-en-el-guaviare-rescate.html   

https://www.analitica.com/opinion/opinion-internacional/cuando-pierde-una-frontera-su-virginidad/  

https://www.soho.co/entretenimiento/articulo/madre-teresa-de-calcuta-por-que-detesto-a-la-madre-teresa-de-calcuta/9158  

https://historico.prodavinci.com/2012/04/10/actualidad/calcuta-y-su-madre-proyecto-hambre-2-por-martin-caparros/  

https://www.bigbangnews.com/mundo/caparros-contra-la-madre-teresa-fue-facilitadora-de-la-muerte–2016-9-6-7-20-0  

http://edgardjenblancoynegro.blogspot.com/2017/04/entebbe-en-el-guaviare-rescate.html      

http://edgardjenblancoynegro.blogspot.com/2017/04/entebbe-en-el-guaviare-rescate.html   

https://www.analitica.com/opinion/opinion-internacional/cuando-pierde-una-frontera-su-virginidad/   

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal

Un comentario

  1. Anjezë Gonxhe Bojaxhiu, denominada mundialmente como «madre Teresa de Calcuta», nacida en 1910 y fallecida en 1997, en un discurso durante un homenaje de la Organización Mundial de la Salud, declaró: «EL SIDA ES UNA RETRIBUCIÓN JUSTA PARA UNA CONDUCTA SEXUAL INAPROPIADA». En esas 11 palabras demuestra la perversión e inhumanidad de que era capaz, su mentalidad primitiva, su respaldo a la praxis sadomasoquista inherente a toda religión, en sintonía con la torcida «filantropía» que aplicaba en sus «refugios» a los más vulnerables, aquellos agonizantes a quienes, pudiendo evitarlo, les aumentaba el sufrimiento, para que emularan a Cristo en su Vía Cruxis. En Argentina hace pocos años, descubrieron un «refugio» para niños sordociegos, atendido por monjas y curas, en el cual las monjas se encargaban de facilitarle a los curas el abuso sexual de los niños a su cargo, toda una banda dedicada a la Pedofilia, victimizando a niños totalmente discapacitados para pedir ayuda y denunciar los terribles malos tratos que recibían de los representantes de la Iglesia y la religión católica. El caso está en muy morrocoyudos tribunales. Los menores víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes, a nivel mundial son cientos de miles, y probablemente haya cifras similares de maltratados que no han optado por denunciar y exigir Justicia,

Responder a Edgard J. González.- Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba