OpiniónOpinión Nacional

Agroindustria, combustible y electricidad

Históricamente, producíamos hasta un 75 % de los alimentos que llegaban a nuestra población; eran unos ocho rubros básicos: arroz, maíz, carne de pollo, cerdo, queso, leche y plátanos. Pero, según Fedeagro, durante 2020 no alcanzamos más de un 17 porciento; todo lo demás, es importado. Los vehículos entrantes de Brasil traen su carburante de origen. Una tasación amplia para nuestra productividad. Tenemos, más de las tres cuartas partes de los hogares venezolanos con tan solo dos o quizá menos comidas  a diario, con el agravante de que el aforo de alimentos es mucho menor, ya que el traslado de la producción a los centros de procesamiento se entraba a causa de la escasez de combustible (gasolina, gasóleo o diésel), aparte de que en aquellos hay fallas por eléctricidad y hasta del propio combustible para la realización del proceso respectivo; tal es el caso de los centrales azucareros, a lo que se añade el riesgo permanente por invasiones, expropiaciones y cobro de vacunas, que, junto con las barreras de crédito y la escasez de agroinsumos hanminado el interés por la producción agropecuaria y agroindustrial. Regularmente, la cosecha debe rematarse al “mejor” postor; cadena de especuladores, mafias hambreadoras que se instalan en centros de distibución mayoristas, donde pelotean a todo comerciante en búsqueda de precios para invertir en dicha producción y llevarla al menudeo con los costos a risgos  que todo ello implica trasladables, inexorablemente, al consumidor final, el pueblo asalariado, situación que tenemos por ineficacia de los organismos centinelas ante tal desaguisado, que conforman, también, ese clan de hambreadores.

Y, es por esta penuria, que observamos a personas hurgando bolsas de basura, quienes por necesidad practican el “friganismo” , “pichacheros y/o “friganos”, estilo de vida anticonsumista, de economía convencional o consumo mínimo de recursos y mejor aprovechamiento de restos alimenticios, producto del manirrotismo por hábitos impropios de consumo adquiridos por tradición, como por ejemplo la malacostumbre tan impertinente al dejar sobras de alimentos en los platos servidos, incluso por muy costosos que estos sean y desperdiciado de recursos aun necesarios en  los mercados municipales.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba