OpiniónOpinión Nacional

Apremia un golpe democrático en Venezuela

“Yo quiero ser un dictador en la aplicación de la democracia.”

Lech Walesa

La lamentable noticia de que ciudadanos de Delta Amacuro saquearon un camión de basura en busca de comida descompuesta impacta a cualquier venezolano que haya vivido la bonanza democrática de los años 70 hasta los años 90 e indigna a todo ciudadano del mundo que sepa que en la Revolución Narco Socialista, mal llamada Bolivariana,  entraron más de 300 mil millones de dólares que fueron malversados  durante la última década solo  a través del control de cambio ( Cifra señaladas por Jorge Giordani y Héctor Navarro Ex Ministros del fallecido Hugo Chávez).  Podemos ver que el Régimen sigue la línea de Iósif Stalin, quien en 1932, ante la posibilidad de perder Ucrania, ordenó la entrega de los medios de producción al Estado Soviético y confiscó todo el cereal sobrante, generando así, un genocidio de 7 millones de ucranianos que murieron por hambre, mientras el Estado Soviético incrementaba a su máximo punto la exportación de cereal al mundo.  Esta matanza masiva del comunismo  fue denominado Holodomor o “Gran Hambre” en ucraniano. El genocidio o “Holodomor venezolano” en pleno siglo XXI, no nada más radica en someter al pueblo a una gran hambruna, sino también a la total carencia de insumos médicos al punto de que unos días atrás, una enferma de cáncer dejó una estremecedora carta después de suicidarse por no encontrar sus medicamentos. Aunque lamentamos la situación que viven nuestros hermanos ecuatorianos después del terremoto acaecido hace unos pocos días, los venezolanos que no encontramos alimentos básicos ni medicinas nos preguntamos ¿De dónde sacó el régimen los víveres y las medicinas que se enviaron a Ecuador? ¿Somos los venezolanos menos merecedores de esa ayuda humanitaria que nos urge? ¿Para el tirano cucuteño que usurpa el poder, la vida de la señora que se suicidó, así como la de miles de enfermos con cáncer que demandan sus medicamentos, simplemente no vale nada?

La continua y constante traición a la Patria amerita ya un golpe de democracia, un golpe que equipare la lucha de los patriotas que sacaron a Pérez Jiménez del poder. Como la historia hay que recordarla, es imprescindible tener presente los hechos  del año 1958, donde había una Junta Patriótica en la clandestinidad que a solo 3 días del 23 de enero llamó a un paro de Prensa que fue el inicio de un paro general efectuado el 21 de enero acompañado de la sublevación de las fuerzas militares.  Sectores sociales emitieron comunicados denunciando las atrocidades del Dictador, hubieron manifestaciones, mítines y enfrentamientos hasta que la Marina se pronunció en contra del Régimen quienes ya sin apoyo, forzaron la salida del  Dictador (Dictador que a diferencia de los tiranos Chávez y Maduro logró que el Bolívar valiera mas que el Dólar, siendo el Bolívar la moneda más fuerte de todo el mundo)

Aunque las condiciones de Venezuela no se asemejan a las de entonces, y son muchísimo más complejas, creo que tenemos una reserva moral, demócrata y valiente que puede y tiene ya que asumir el riesgo de recuperar la República y la libertad. La Asamblea Nacional demócrata ha dado esperanzas y fe con liderazgos como el de su Presidente,  Henry Ramos Allup, quien demuestra constantemente que es mucho más que el líder de un partido, es digno representante de Rómulo Betancourt. Su valentía contagia democracia, pero los ciudadanos republicanos debemos entender que no solo él y nuestros Diputados tienen la llave de la libertad. No es solo un grupo de líderes quienes conquistarán nuestra segunda independencia, especialmente cuando muchos de los líderes más aguerridos como nuestro Alcalde Antonio Ledezma, el héroe Leopoldo López están presos, valientes estudiantes como Villca Fernández, Raúl Baduel, Lorent Saleh, torturados y encerrados y miles de demócratas invaluables como el General retirado Antonio Rivero, el Vicealmirante (r) Mario Carratú, el demócrata Oscar Pérez y el líder Sindical Carlos Ortega en un triste exilio, y Miguel Henrique Otero, Alberto Federico Ravell y Rafael Poleo privados de venir a Venezuela por el hecho de ejercer sin miedo en sus medios, la libertad de expresión, Tampoco debemos olvidar a Juan Fernández y Horacio Medina aguerridos petroleros, que se encuentran en un destierro forzado, negados de volver a su Patria por el único hecho de ser VALIENTES.

Urge un golpe de democracia porque nos asiste la razón, la ley y porque es la hora de la Justicia.  Es inminente un golpe democrático porque la Constitución nos llama a cumplir el DEBER (a civiles y militares) de DESCONOCER  cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos. Art 350 de la Constitución Bolivariana de Venezuela.

En el año 2000, el Dr. Luis Miquilena, promotor del monstro galáctico, hizo un planteamiento sarcástico en donde preguntaba: -“¿Con qué se come eso?” (Refiriéndose al artículo 350 mencionado anteriormente)  Pues, hoy los venezolanos estamos más que preparados para dar un paso al frente e implementar dicho artículo y cumplir nuestro deber con Venezuela. Sabemos que la implementación del artículo 350 requiere la presión popular urgente a la que insta el líder Leopoldo López, acciones de calle que solo tienen que ser organizadas ya que diariamente el pueblo protesta por diferentes causas.  Un golpe de democracia que ya ha sido anunciado que radica en activar todas las vías legales para deponer a los tiranos, empezando por intentar la destitución del extranjero destructor que hasta ahora no ha podido demostrar con veracidad dónde nació. Un golpe de democracia en donde se activen las Asambleas Ciudadanas para que la gente sepa en qué consiste el Revocatorio, la enmienda, la Constituyente. Un golpe de democracia llamando a un paro general y a la desobediencia civil, pacífica y sostenida  que empuje a los militares “institucionales” a cumplir con su deber de defenestrar los Carteles al poder y que los obligue a restaurar de inmediato el hilo Constitucional.

Un golpe democrático que , logrado entre TODOS , sin exclusiones, estrategias personalistas o arrogancias, dé como resultado la transición requerida y esperada, transición que no debe ser franquiciada por la MUD, que debe incluir a todos los sectores que nunca han formaron parte de la Mesa de Unidad, ya que para le reconstrucción de Venezuela se necesita mucho más que políticos, se necesita a un periodo de justicia para sanear las instituciones parásitas y dependientes de la corrupción de los oclócratas y sobre todo se necesita lo que una vez Renny Ottolina llamó “meritocracia”. Hoy un 92% de los venezolanos evalúa la gestión del traidor extranjero como pésima y su ineptitud le va aislando y dejando sin popularidad interna y sin credibilidad internacional, es la vergüenza de la izquierda mundial que día a día se deslastra de su continua mediocridad. Ni siquiera tiene el decoro de renunciar. Es importante señalar que aproximadamente el 75% de los venezolanos somos independientes, y la mayoría y por herencia de 40 años de democracia imperfecta pero perfectible, nos consideramos demócratas, no socialistas.

Los niveles de caos ya no pueden ser obviados por cálculos políticos en donde la salida de los apátridas dure un año más, año que necesitan algunos para consolidar sus liderazgos.  La anarquía y la barbarie que se vive en Venezuela deben ser detenidas en seco y así como se dice que el capo Diosdado Cabello llamo “rata” al General y Ministro de la Defensa Padrino López dejando al desnudo los enfrentamientos internos, tenemos que estar conscientes que todos quienes nos han ocasionado tanta desgracia son “ratas” que abandonarán el barco, otras se quedarán porque no tienen otra opción que hundirse con el barco y otras ratas que tienen la aptitud de nadar y mutar quizás llegarán a diversos puertos que, afortunadamente  no son seguros, ya que la Justicia Internacional los perseguirá de por vida.

“La historia universal está llena de ejemplos de estas luchas cívicas, y Venezuela no será la excepción. Ya el mundo reconoce el enorme esfuerzo que lleva adelante la sociedad venezolana para rescatar su democracia”. Cuando una nación determina la necesidad de un cambio inmediato –porque ya es insostenible el modelo propuesto por quienes gobiernan- el cambio depende del colectivo y no de una sola persona”. Leopoldo López,
preso político de la Dictadura de Nicolás Maduro.

Dayana Cristina Duzoglou Ledo
@dduzoglou

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba