OpiniónOpinión Nacional

Así empezó la debacle

Corría el año 2005. Se estableció la fecha de las elecciones parlamentarias para el domingo 4 de diciembre. No puedo decir quién fue el primero que lo dijo, pero viendo las cosas en retrospectiva creo que hasta ha podido ser el gobierno: «el CNE no ofrece garantías de transparencia, de manera que lo mejor es abstenernos». ¿A quién le convenía la abstención? ¡Al gobierno! Pero la población opositora se hizo eco de este clamor y arrastró a los partidos políticos a la peor decisión que jamás hayan tomado: la de retirarse de las elecciones.

En ese momento yo trabajaba en Radio Caracas Radio y cada vez que llamaba a votar me llamaban a insultarme. Los mensajes de texto no los podía leer por su contenido soez. Ahora que lo pienso, a mí me han insultado más los opositores que los chavistas. Milagros Socorro escribió un artículo desesperado explicando las nefastas consecuencias que semejante decisión traería, pero fue más insultada que yo. Recuerdo haberla llamado a felicitarla por el artículo y me comentó que era la única que hasta ese momento lo había hecho. Es más, pensó que yo también la llamaba a reclamarle.

En agosto de 2005 , con motivo del primer aniversario del referendo revocatorio, salió un libro –publicado por el CNE y presentado por Jorge Rodríguez, que si mal no recuerdo era el autor y presidente del órgano electoral- en el que en una de sus gráficas, en la página 118, muestra que el SÍ obtuvo un 59,25% y el NO obtuvo un 40,75%, casi el inverso de las cifras que habían sido publicadas oficialmente un año antes por el Consejo Nacional Electoral. Las reacciones dentro de la oposición no se hicieron esperar: hablaron de «la mano peluda», de la «traición del subconsciente», del «duende de la imprenta»… pero a nadie –que yo sepa- se le ocurrió que podía ser una estrategia muy bien concebida del gobierno para fomentar la desconfianza en el CNE. Si fue el gobierno, lograron su cometido.

El resultado todos lo conocemos: 25% de participación y una Asamblea teñida de rojo hasta el techo. Y es que la abstención no deslegitima nada. En ninguna parte del mundo. Los más «avezados» políticos sucumbieron ante la tentación de dejarse llevar por el clamor popular. Muy pocos avizoraron la catástrofe que aquella locura significaría.

Julio Borges lo advirtió y esa posición les costó la división del partido. Debe ser por la sempiterna estupidez de que «Borges no tiene carisma», pero la realidad ha demostrado que es uno de los políticos más sólidos y de mayor coherencia y consistencia que ha habido en Venezuela.

En fin, mi mensaje es que si continuamos siguiendo a quienes nos deslumbran, y no a quienes nos iluminan, como decía Achile Tournier, ya será el precipicio. Anótenlo: al gobierno le conviene la abstención y de ahora en adelante comenzará la circulación de rumores para que la gente no vaya a votar. Y no será algo como lo del libro de Jorge Rodríguez. Será algo más grotesco, retorcido y rocambolesco. Correrán chismes de cubanos listos para cambiar los votos en las salas de totalización. Volverán los cotilleos sobre que el Plan República tiene preparados los hornos donde van a quemar las cajas de votación. Ustedes ni se inmuten. Como guerra avisada no mata soldados, los prevengo de que esas cosas vienen. No dejen de votar por nada en el mundo. No votar es suicidarnos. Una votación masiva no la para el CNE.

De manera que cuando su vecino le diga que no va a votar y que es «decisión tomada», hágale ver por todos los medios de que disponga de que si no vota, estará votando por el gobierno. Pero no lo insulte, porque insultarlo no lo va a hacer cambiar de opinión.  Más bien lo afincará en su decisión. Háblele por las buenas y dígale que es mejor arrepentirse de haber ido a votar y no de no haber votado. La peor diligencia sigue siendo la que no se hace. En 2005 fue una debacle. Pero solo fue el comienzo. Si no vamos a votar, en 2015 será una hecatombe.

@cjaimesb

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar