OpiniónOpinión Nacional

Atención urgente a la economía

El proceso electoral del domingo confirmó que el chavismo perdió la confianza de los sectores populares. No valió que el PSUV controle 264 alcaldías de 335, 20 gobernaciones de 23, además de toda la estructura del Estado. Es decir, la MUD derroto a un Estado puesto al servicio de una parcialidad política. Este hecho pudiera atenuar el conflicto de la situación política, aun cuando la élite política cubana continúa ejerciendo una importante influencia en las decisiones sobre esta materia. Mientras tanto, la situación económica del país continúa muy complicada.

La estructura institucional creada durante los últimos 17 años, continúa hasta ahora intacta, lo cual pudiera entorpecer el entendimiento de la necesaria e inaplazable reforma económica. En esta materia Venezuela continúa “preñada” de grandes desafíos, con el agravante de que no existe en el horizonte un reconocimiento a un liderazgo especifico, vale decir, el liderazgo de la oposición es multiforme aun cuando la MUD es una organización que demostró tener una organización adecuada con un control y un procedimiento implacable para lograr su objetivo electoral, pero en materia económica no existe un consenso definido y la gravedad de la situación económica, requiere de una atención urgente, lo cual pasa por un acuerdo gobierno-oposición.

La profundización de la desaceleración económica el próximo año, incrementará el malestar social y un país que enfrenta una grave ingobernabilidad debido a una persistente polarización que obstaculiza el dialogo para llegar a acuerdos, requiere que tanto el gobierno como la oposición moderen la tensión en la materia económica y se impongan un acentuado pragmatismo para llegar a un acuerdo de reforma económica.

La crisis política luego de los resultados del domingo 6D pudiera atenuarse, pero la crisis económica pudiera agravarse sino se toman algunas decisiones en lo inmediato. Aun cuando es muy pronto para vislumbrar hacia donde evolucionará la reforma económica, hay necesidad de apresurarse a un acuerdo, pues de lo contrario, la indignación de la población continuará incubando una tormenta que pudiera activar algún detonante que frustre la victoria pacífica, constitucional y electoral que el pueblo se dio el 6D.

En principio debiera acordarse un uso prudencial de los instrumentos macroeconómicos, los cuales pudieran funcionar bajo la responsabilidad de una especie de comité integrado por economistas del gobierno y de la oposición que permita una coordinación acertada de estos instrumentos. La experiencia de algunas economías muestra que el uso inadecuado de los instrumentos macroeconómicos pudiera llevar a un desastre, por ejemplo, cuando se pretende controlar la inflación reduciendo el gasto público cuando de lo que se trata es de redefinir la orientación del gasto, vale decir, dirigir el gasto hacia la inversión de infraestructura para recuperar el crecimiento y el nivel del empleo.

Venezuela sufre el desastre económico de este gobierno por lo cual se han acumulado graves problemas en materia de vialidad, de transporte público y de carga, de mantenimiento y construcciones educativas, hospitalarias, de servicios públicos como agua potable, electricidad, drenaje de cañadas, alcantarillados y cosas por el estilo.

El instrumento de gasto público debe tener como objetivo alcanzar la recuperación del crecimiento de la economía a través del efecto del multiplicador. Por supuesto esto no es tan simple como parece, pues requiere además de un manejo prudencial de las tasas de interés para lograr los requerimientos de capital cíclico y limitar el uso del endeudamiento de corto plazo, mucho más en una economía como la venezolana que no dispone de un mercado de capitales significativo para el apalancamiento. La tasa de interés es además un buen instrumento para controlar la inflación, por lo que su uso debería enfocarse al logro de este objetivo.

Debido a que en el último trimestre del 2013, la economía del país ha estado en una especie de pánico fiscal, algunos colegas han planteado que hay que aplicar políticas de reducción del déficit y de deuda. Ante esto, hay quienes sostenemos que ante la recesión que sin duda se agudizará en el 2016, esta medida de política de reducción del gasto es inconveniente, pues retrasaría la recuperación económica incidiendo negativamente en el crecimiento económico.

La otra medida urgente, es el levantamiento progresivo del control de cambio que ha deteriorado ostensiblemente la sostenibilidad fiscal de largo plazo, situación ésta que hace imposible la operatividad de la política monetaria. El control de cambio además, restringe la producción en tanto que sin libre convertibilidad el acceso a las materias e insumo se dificulta y un país como Venezuela donde su casi único producto de exportación (petróleo) sufre de una cierta inelasticidad de precio, lo que hace que la situación sea aún mucho más grave.

Un país sin músculo productivo y sin capacidad de importación no tiene manera de satisfacer la demanda de su economía. Es esta la dramática situación económica de Venezuela que requiere del consenso urgente del gobierno y la oposición. No hay que hilar muy fino para detectar los efectos de tal situación, más si en el 2016 se prevé una acentuación del declive de los precios de los commodities como resultado de una recesión de la economía global.

Miguel Molero

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar