OpiniónOpinión Nacional

Aumenta la pobreza

Como resultado de la política económica que ha venido aplicando el gobierno de Maduro, el ingreso de quienes trabajan se ha deteriorado aceleradamente y los precios han subido. Ello se ha traducido en un aumento de los niveles de pobreza.  Un hogar es pobre cuando su ingreso no le alcanza para adquirir la canasta básica, conformada por alimentos, medicinas y servicios. La pobreza crítica hace referencia a una situación en la cual un hogar no devenga ingresos suficientes para comprar la canasta alimenticia.

El ente encargado de recopilar la información y publicar las cifras sobre la pobreza en Venezuela es el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). Sin  embargo, esta institución durante los más de diez meses que tan transcurrido de 2014 todavía no ha publicado un solo dato sobre este indicador tan fundamental. Ello obedece a una manipulación politiquera por parte de las autoridades de esa institución para que no se sepa la verdad sobre el empobrecimiento que experimentan los venezolanos. No obstante esa falla del INE, cálculos confiables apuntan a que a lo largo del año en curso la pobreza ha subido de manera alarmante.

Ya en 2013, primer año del gobierno de Maduro, los índices de pobreza  registraron un salto hasta ubicarse en 27,3% de los hogares, cifra esta  superior al 21,2% donde se ubicó la pobreza en 2012. Ello quiere decir que al cierre de 2013 la cantidad de 9.482.950 personas se encontraban en situación de pobreza, con lo cual más de dos millones de personas se transformaron en pobres en los primeros doce meses de la gestión de Maduro.

Durante 2014 el cuadro de la pobreza se ha agravado dramáticamente hasta alcanzar el 34,0% de los hogares, debido a la combinación de dos factores. El primero de ellos es la contracción que sufre la economía con lo cual el ingreso de quienes trabajan ha mermado de forma apreciable. Se estima que en 2014 la economía caiga más de 4,0%.  El segundo guarda relación con los elevados niveles de inflación, cifrados en más de 70,0% y para los alimentos el alza de precios excede el 100,0%. Con una economía en picada y una inflación en ascenso el resultado natural es el aumento de la pobreza. La política social del gobierno, basada en transferencias y subsidios no puede revertir el pobre desempeño de la economía.

Para 2015 la pobreza puede complicarse todavía más si el gobierno no cambia la política económica, de manera tal que termine por olvidarse de esa idea mitológica del socialismo llamado del siglo XXI, que donde se ha aplicado a arruinado a los países. Con una baja importante de los precios del petróleo, en un país que no ahorró un solo dólar del torrente petrolero que ha recibido, sino que más bien se endeudó, es de esperar que la inflación siga aumentando y la economía se estanque. Ante un modelo fracasado lo mejor que puede hacer el gobierno es generar cambios, urgentes y de envergadura.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Tanto disertar sobre este asunto del ´´Socialismo del Siglo XXI´´ para terminar descubriendo que sin un precio del barril petrolero por debajo de 100$ – rumbo a los 60 $, por decir algo – , no hay revolución que valga ni pueblo que lo resista. Y es que las carencias de todo tipo aunadas a un ´´estado de necesidad´´ en plena expansión y crecimiento, los niveles de desigualdad entraron en el umbral de lo intolerable. Ya de lo que se trata es de sobrevivir en un país literalmente quebrado y con unas finanzas públicas prácticamente inoperativas. Y es que sin crecimiento económico no hay posibilidad alguna de superar los niveles de desequilibrios imperantes en nuestra realidad económica actual y lo mas grave, es que no se ve por ningún lado voluntad de rectificación ni la aplicación de los correctivos necesarios. Y es que no se trata de ´´guerra económica´´ alguna, sino las consecuencias nefastas de políticas económicas desacertadas.

    Cuando ya los diferentes articulistas coinciden en afirmar : ´´no perdamos la esperanza´´; ´´vendrán mejores tiempos ´´ ; ´´se están cayendo´´ ; ´´el cambio ya está cerca´´; es cuando todos debemos preocuparnos de verdad – verdad, puesto que la lectura real equivale a decir : ´´ ahora si nos fregamos´´. Y es que decir que la paciencia del pueblo tiene un límite no es del todo exacto. Nadie sabe hasta cuando ni cuanto se puede soportar frente a este fenómeno de la pobreza generalizada. Y es que salvo las marchas y protestas ; opiniones en contrario ; huelgas y demás, la gente sigue haciendo sus colas eternas para obtener lo que sea, lo necesite o no. Y es que lo mas resaltante es que el público no cambia la direccionalidad de su frustración e impotencia ; en todo caso, descarga su agresividad contra los mismos que se encuentran en su misma situación. Cuando cambie esa ´´direccionalidad´´, será entonces cuando quien se preocupe, no sea el ciudadano sino el gobierno.

    Es evidente que el 2015 será infinitamente peor que este año. Con un ´´paralelo´´ que puede llegar a los 170 ; cuando ya nadie compre porque o no hay nada o los precios son materialmente inaccesibles ; cuando se está convirtiendo en un problema encontrar abierta una gasolinera, y así sucesivamente, entonces habría que ver objetivamente cual sería el comportamiento del público, llevado a una situación extrema. De hecho los bienes y servicios subsidiados por el Estado, ya no son tan abundantes como antes y cuando se consiguen es a precios ´´ajustados´´. Lo único que no ha sido sincerado son los sueldos y salarios, ni con ese 45% dado al sector castrense , mucho menos con ese 15% al salario mínimo. Y es que estamos confrontado un grado de pobreza preocupante que ya se aproxima a estadios de miseria insostenibles. El futuro a corto y mediano plazo es muy desalentador.

    Lo que si parece ya inevitable es el advenimiento de un racionamiento extremo y duradero. Y es que un nuevo precio al precio del litro de combustible, ayudaría en algo, pero a sabiendas que sería destinado a gasto corriente y que terminaría diluyéndose en el intrincado mundo de la corrupción, la burocracia y el despilfarro. De momento, una cosa si debe quedarnos clara, la pobreza y la miseria del pueblo venezolano entra ya en una nueva fase o etapa de afincamiento en el marco de la ´´Revolución Bonita´´…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba