OpiniónOpinión Nacional

Autoelogio arquitectónico…. y musical

Ayer no más, en la tarde, estuve un rato en la Facultad de Arquitectura en la que me inicié como arquitecto hablando con los estudiantes y un grupo de sus profesores. Como se me ha hecho habitual, fue una conversación que quiso ser franca y abierta sobre lo que me preocupa, me ha preocupado y ocupado y la forma como veo las cosas hoy, pocos días después de haber cumplido 75 años.

No podía faltar en lo que dije consideraciones desde distintos ángulos sobre lo que ocurre «en este lugar del mundo», como me refiero al país donde vivo. Entre las cuales destaca el asombro, o digamos más bien el estupor ante lo que nos viene ocurriendo en los últimos años. Y he aquí que entre esas «cosas que ocurren» tenemos que referirnos de nuevo a la idea de Gustavo Dudamel y José Antonio Abreu de contratar a Frank Gehry para construir una sede del Sistema de Orquestas en Barquisimeto a 500 kilómetros de Caracas, una ciudad con tradición y personalidad además de peso social, cultural, político y económico (explicación para los extranjeros) cuya población recibe, entre agradecida, impávida, o simplemente asombrada, de nuevo, la noticia de ese supuesto gran acontecimiento.

Y conecto ese anuncio y lo que se deriva de él, precisamente con lo que hacía notar en mi conversación de ayer: la inmensamente contradictoria situación que venimos viviendo en Venezuela. Donde, entre otras cosas, no es posible comprar sin sufrir inconvenientes de distinto tipo y terminando siempre en el mercado negro controlado por militares, un simple saco de cemento. Donde todos los materiales importantes para construir escasean, sin hablar de los recubrimientos que son importados y van adquiriendo precios incosteables. En ese país en crisis que se precipita sin atenuantes a una especie de catástrofe económica al no poder recibir ya el soporte del dinero petrolero que ha sido el verdadero origen del Poder avasallante de una sedicente «revolución», el dúo Dudamel-Abreu vuelve por las suyas y anuncia la contratación de la estrella arquitectónica del extremo capitalismo asociado a la extrema desmesura.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. No solo lo contratan…sino que botaron a la basura El proyecto de esa sala que tiene años listo para su ejecución pagado con dineros recaudados por la Fundación De amigos de la Sala de Concierto de Lara, y que hasta el proyecto acústico fué bien cuidado y contratado con expertos en Europa todo la coordinación y asesoria de Eduardo Marturet, pero es que a Abreu y a Dudamel no les duelen los reales .

Responder a Barquisimetana Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba