OpiniónOpinión Nacional

Avance económico

Sé que muchos – al leer el título de este artículo – ya deben estar preparando las piedras, lanzas y cargando su armamento verbal para atacarme, sin embargo, por justicia, debo ser fiel a lo que veo, y lo que vi el pasado diciembre fue una notoria movilidad económica en Anzoátegui.

Tiendas de ropa llenas de clientes comprando estrenos para ellos y para sus hijos; jugueterías repletas de padres buscándole el “Niño Jesús” a los pequeños de casa. Vi zapaterías a reventar de personas comprando el calzado nuevo para la “pinta” del 24 y del 31.

En los centros de expendio de alimentos no entraba ni un alma más. En muchísimos hogares hicieron las tradicionales hallacas, hicieron o compraron pan de jamón y los perniles abundaron en la mesa de los anzoatiguenses.

Comida, ropa y juguetes, fue una realidad en muchas familias de Barcelona y Puerto La Cruz, incluso, unos pocos lograron pintar – por lo menos las fachadas – de sus casas, todo lo cual demuestra que en el pasado diciembre hubo “platica” para poder llevar adelante una fiesta navideña más o menos parecida a las antiguas festividades decembrina de otros tiempos.

Y ni hablar de lo que vi en las licorerías, todas con abundante número de clientes que compraban desde escocés de buen añejamiento hasta botellas del ron más barato. Además, de cajas y cajas de las “frías” que tanto les agrada al oriental.

La cosa no solo se quedó en diciembre, sino que en los primeros días de enero del 2022 observé con mis propios ojos un Paseo Colón abarrotado de familias quienes compraban cotufas, helados o algodón de azúcar.

Vi padres que perseguían a sus hijos pequeños que corrían con monopatines, bicicletas, patines o patinetas nuevecitas. Las licorerías full, los restaurantes del Paseo Colón con varias de sus mesas ocupadas por comensales dispuestos a pagar en dólares por sus platillos, y ni hablar de los carros de comida rápidas rodeados de niños y adultos con el apetito voraz.

Todo lo descrito se resume en una verdad: Recuperación económica. Pues, todo el dinero gastado en comida, ropa, bebidas, juguetes es parte de un circulante real que está en las calles y que evidencia una mejora en la calidad de vida o, por lo menos, en el poder adquisitivo del venezolano.

Tal vez, lo que vimos al terminar el año y empezar el nuevo, fue producto de 2 años de encierro por la Pandemia, o de la capacidad del venezolano de adaptarse a la crisis y de sacarle provecho. No obstante, lo cierto es que hubo dinero y eso no se puede ocultar.

Tampoco sé si este es un fenómeno nacional – aunque tengo información que en muchos estados la situación no ha cambiado para bien – sin embargo, aquí – en Anzoátegui – la cosa pintó de maravilla para muchísimas personas.

La recuperación económica en Anzoátegui no es un mito, ni una realidad exclusiva de Lechería (como sucedía con anterioridad), sino que es una situación real en zonas de la golpeada clase media y en sectores populares que ya manejan ingresos en divisas.

Vemos muchos dólares circulando en el estado, muchos comercios cobrando en “verdes” o en sus equivalentes en bolívares; vemos muchos obreros y trabajadores recibiendo pagos en divisas y aunque aún falta por sincerar un ingreso mínimo en dólares, ya es un avance lo que estamos viviendo hasta ahora.

Sé qué hay dudas sobre el origen de las divisas; sé qué hay muchos que aún no gozan de este flujo de dólares – como los empleados públicos, los pensionados y muchos más –, empero, tampoco podemos obviar que sí hay una mejora sustancial con respecto a años anteriores. Punto.

¡Para mí el guarapo dulce, el café amargo y el chocolate espeso!

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba