OpiniónOpinión Internacional

Avión sin piloto. May Day, May Day

En los últimos días dos hechos me han impactado profundamente, como espero que sea a la gran mayoría de los chilenos. Uno aún está en discusión en el Congreso y amerita una columna especial.

El segundo de ellos tiene relación con las continuas denuncias hechas por diversos gremios y personas que han sido víctimas del terrorismo existente en la macrozona sur de nuestra nación, sin que el gobierno del presidente Piñera ni siquiera se dé por aludido. En efecto, la desgarradora entrevista hecha por José Antonio a Kast a la señora Yasna Navarrete, hija de un modesto obrero, que, gracias a su vigoroso empuje y constancia después de largos años de sacrificio logró crear una empresa de servicios de maquinarias, dando trabajo a centenares de trabajadores de la zona, especialmente de la etnia mapuche, los cuales perderán su fuente laboral, ante el quiebre inminente de la empresa tras los continuos ataques de que han sido víctimas, parece no inquietar al gobierno ni a los dirigentes políticos. Seguramente, mis palabras no lograrán transmitir ni permear la sensibilidad de muchos lectores, por ello los invito a ver el video, donde podrán comprobar el grado de angustia que afecta los miles de chilenos que han sido violados en sus derechos a vivir y trabajar en paz, además de llevarlos a una dramática situación económica, sin que las autoridades logren captar la crudeza de la situación. Su llamado al ministro del Interior, al presidente de la república y parlamentarios de la zona, estos últimos, independiente del color político, que no han sido capaces de levantar su voz, tan solo para captar sus votos en el pasado -como ella misma lo expresara- es un mensaje que exige respuesta inmediata y no resiste dilación, independiente de la pandemia y de los graves problemas que afectan al país, pavimentados con el estallido delincuencial del mes de octubre pasado.

Sin duda alguna, uno de los aspectos más importantes de su desazón es la denuncia que hizo por el grado de organización, armamento y medios materiales con que cuenta la guerrilla rural, dotada armas largas, incluso drones, vehículos con doble tracción, muy superiores a los vehículos con que cuenta Carabineros de la zona, que incluso, -según su relato- un funcionario de carabineros para concurrir a uno de los atentados tuvo que hacerlo en su vehículo particular. Junto a ello, la coordinación demostrada para atacar a la misma hora en distintos lugares, y obedecer -como denunció- a una persona a quien llaman “el comandante” que por su modo de expresarse denotaría amplia educación y no pertenecer a la etnia mapuche.

No les quepa la menor duda que el narcoterrorismo está dando sus frutos, como se pudo acreditar con el incautamiento de drogas y detención de personas vinculadas al movimiento delictual de quienes dicen abogar por el pueblo mapuche, que no representan al pueblo originario que solo anhela tranquilidad, seguridad y libertad para desarrollar sus labores y desarrollar sus proyectos de vida. Del mismo modo, está presente la preparación de chilenos enviados por el partido comunista para ser entrenados en las FARC -lo que fuere denunciado hace algunos años- de otro modo no habría explicación,

Angustiante y preocupante fue su relato al constatar, pese al reconocimiento abnegado que hizo de Carabineros, la vacilación y el temor de éstos de enfrentarse en el último atentado; como, asimismo el de una patrulla militar que se movilizaba en una camioneta Hammer que no intervino, limitándose tan solo a presenciar el hecho. Para cualquier persona puede parecer inexplicable esta actitud. Pero tiene una explicación: Las estúpidas y absurdas Reglas de Uso de la Fuerza, que inhibe a la policía y a las fuerzas armadas el uso de las armas con que constitucionalmente han sido dotadas, especialmente bajo el régimen de estado de excepción en que se encuentra el país. Con fiscales y jueces cautivados por el progresismo marxista o temerosos de actuar bajo el imperio de su violencia, se abstienen por no contar con el apoyo institucional, el temor a ser dados de baja y terminar aumentando las dotaciones de los penales de Punta Peuco, Colina 1 y otros. Si a lo anterior sumamos los último hechos de violencia, previos a la votación en el congreso, anunciados por parlamentarios de izquierda, con barricadas, bombas molotov, armas de fuego, asalto a supermercados y bombas de bencina; un vandalismo generalizado, una verdadera orgía delincuencial pese al toque de queda vigente, incluyendo el ataque incendiario a un vehículo de carabineros con los policías en su interior, mientras enajenados mentales vociferaban “mueran pacos c.d.t.m.”, creo, a título personal, que ha llegado la hora en que los señores Comandantes en Jefe del Ejército, Armada, Fuerza Aérea y el Director General de Carabineros, digan BASTA. No digo que hagan un golpe de Estado, porque para ello hay que estar preparado y planificado -lo que dudo en estos momentos- ni tampoco creo necesario. Representar a S.E. el presidente de la república, el grave peligro en que se encuentra la nación y que ellos no podrán seguir arriesgando a que sus miembros sean atacados criminalmente, mientras no cuenten con las facultades necesarias para responder con las armas cualquier ataque a que sean sometidos o para restablecer el Estado de Derecho.

No faltarán quienes digan que eso es deliberación, que deben ser obedientes al poder civil, etc., etc. Claro que es deliberación. Por supuesto que es contrario a la constitución; acaso los señores parlamentarios no han hecho gárgara con ella y se han dado el lujo de no respetarla en los últimos meses con sus iniciativas legales inconstitucionales, reconocido y justificado por la propia presidente del Senado, sumando ahora resquicios legales como en la época de Allende. No es preferible, por lo tanto, la deliberación a una eventual guerra civil o repetir la historia de hace casi 50 años, que termine con la poca institucionalidad restante.

Los hoy viejos del 73, hicimos nuestra pega, arriesgamos vida y familia, y muchos pagaron con ellas, pero a pesar de todos los costos entregamos un país en orden, que ha crecido y prosperado con esfuerzo de todos los chilenos. No lo tiremos al tacho de la basura.

Artículos relacionados

Chile: Conflicto en el Sur y las FF.AA. https://www.analitica.com/opinion/chile-conflicto-en-el-sur-y-las-ff-aa/

http://dnoticias.cl/video-periodista-tomas-mosciatti-y-su-analisis-sobre-el-gobierno-de-bachelet/
https://ellibero.cl/opinion/juan-ignacio-brito-sebastian-el-breve-sepulturero/
Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar