OpiniónOpinión Nacional

¿Bárbaros o salvajes? Psicópatas e ignaros

Crearon los griegos la palabra bárbaro para calificar a los extranjeros quienes por no hablar griego lo estrujaban, cometían severos errores de dicción, sintaxis, en fin, gramática, fonética, semántica, etc. tanto más sencillo de identificar a esos llegados de lejos cuanto que el griego, en especial de Atenas, nada sencillo era, y sobre cuya lengua se levanta la filosofía occidental y la ciencia del mundo. Lengua propicia para la filosofía como el alemán, dirá sin inmutarse Martin Heidegger. El devenir fue ampliando los significados y por determinaciones religiosas, culturales, eurocentrismo y cientifismos, el bárbaro ya no era el extranjero sino, además de extranjero, bárbaro era ser inculto, monstruoso, salvaje y de esa manera se creó la dicotomía civilización, conocimiento y barbarie, salvaje; civilización, cultura/ salvaje, ignorancia, que tanto daño hizo, por una parte, se tomaron medidas extremas para prevenirse contra el salvaje, la barbarie, afirmando la civilización y ahorcando la segunda, pero, por la otra, para dominar e imponer lo que sería su civilización y debajo de la camándula, del escapulario, la cultura, la lengua, etc.…el dominio para la explotación de bienes y energía a fin de engordar al imperio, sea cual fuere. Sin mayores detalles la imposición de Europa al resto de mundo por todos los medios posibles y bajo los mismo criterios, educar al salvaje, civilizarlo, perversos crímenes desde siempre en ese empeño hubo, hay quiero decir, inquisiciones, terrorismo ideológico, conquistas, invasiones…pero que por esa dialéctica de lo trágico absurdo de allá para acá se hizo, se hace lo mismo, los Atila y los hunos de ayer son los terroristas de hoy, jihadistas islámicos, chavismo, son cosas del Poder, su avaricia y su violencia ontogénica. Inexcusable sea de cualquier lado.

Como ayuda memoria, esta dicotomía, bien/mal, civilización/barbarie dominó la política y también expresiones fundamentales de la narrativa de América Latina, tal como Gallegos, Doña Bárbara el mejor ejemplo, y en el Sur, mucho antes, Sarmientos, con más denodado empeño de palabra y otros hechos. Perdone lector que haya comenzado por este especie de lugar común y debí más bien haber recurrido a García Márquez que con genialidad superó esta “bárbara” división, occidental y cristiana, y también con éxitos supremos en otras expresiones del arte muy bien hecho, la música, la pintura, arquitectura son evidencias, Villa-Lobos, Chávez, Piazzola, Niemeyer, Estévez, Villanueva, Soto, Botero…. Por ahí debí andar, entrar quiero decir, pero no alcanza mi cerebro tanta luz, porque:

Yo vivo en un lugar del mundo llamado antiguamente Venezuela, que cambió su nombre y con ello comenzó una nueva tragedia, patria socialista o muerte, y a triunfo pleno la muerte se instaló con todo éxito con el terror, el odio y hambre de alimentos, se invirtió la historia y se regresó a edades prelógicas sin mitos buenos que ayudaran a entender el origen y el camino para proseguir luego, donde Funes y Boves son dos niños de pecho y asumir el miedo o la resignación es el único acto de libertad que aún queda. No tenemos la posibilidad de optar entre la civilización o la barbarie, que si bien no del todo fuera buena, a fin de cuentas nos permitió sustituir la flecha por el fusil, el mito por el logos, y así a andar juntos en palabras y otros hechos para agredir, vivir, crear y defendernos… Esta RBV es otra cosa, su socialismo es tal que alguna vez se dirá que esta cosa que aquí pasa es única, es originaria de la RBV y nadie podrá explicar que con cambiar el nombre se acabara la otra que existía, y se inventara ésta, prebárbara, prelógica. La arbitrariedad sustituyó la regla, el odio se cultiva como forma de amor. A Bolívar se cambió por Zamora, a Rodríguez Simón, lo deglutió Aristóbulo; a Andrés Bello, lo violan Maduro y sus macheteros de la educación. El obispo Moronta por el padre Madariaga; José Vicente Rangel por José Gregorio; Diosdado por San Francisco de Asís. Y Chávez se devoró a Dios.

Por si esto fuese poco, en este país que se deshizo y apenas sobre su muerte sobrevive, yo existo si aún pienso o al menos eso creo, en Maracaibo, que en bellas obras musicales se reitera “mi Maracaibo es el cielo por eso yo muero en mi tierra natal” o se ensalza la generosidad sin límites del maracucho o marabino según sus mejeros amantes puristas, que al norte queda cerca Colombia y por todos sus linderos es lo mismo y por su centro colombianos, guagiros, andinos, con bachaqueros, científicos, poetas, pordioseros, adornada la ciudad en cada esquina, en cada puerta con montañas de basura, que hiede a “diablo preso” (el diablo suelto de Maracaibo es uno de sus mejores libertadores, creo que lo exiliaron) donde muchos mueren asesinados y otros muchos se refugian en el miedo para sobrevivir muriendo.

Maracaibo carece transporte solo potes con ruedas van cojeando. Sus autobuses, son centros pornográficos cuasi orgiásticos; una dama, la más bella mujer que mis ojos vieron, exclamaba “no salí preñada porque uso jeans”. Descubrí que su sentencia es incompleta, pues, los buses son discotecas ensordecedoras de vallenatos que ahogan con sus gritos la conciencia e impiden los suspiros de libidos entusiastas. No hay riesgo de preñez en el infierno. Esta ciudad no me atrevo a decir que sobre ella pesa alguna maldición no descubierta, pero algo que no comprendo pasa. “Maracaibo es la primera ciudad de Venezuela”, tal definición resultaba insuficiente y la hicieron de América y del mundo alimentada por sus hijos siameses, el regionalismo y la zulianidad. De eso ha vivido con los ojos cerrados para esconderse de la realidad. Tuvimos un Catón, cuyo nombre de pila fue Rafael Caldera, que repetía en latín para que nadie oyera, Delenda est Maracaibo y así fue y comisionó a un Nerón para que cumpliera su macabro trabajo, Hilarión se llamaba el tercio y algunos cuasi Sénecas muy cínicos sofistas de la moral se encargaron de justificar las destrucción y se borraran de la faz de la tierra los pecados carnales que dibujan la ciudad entre la Basílica la Catedral. Maracaibo desapareció de lo real concreto y se convirtió en el imaginario del regionalismo y la zulianidad.

Lo que quedó de Maracaibo si algo vive, lo gobiernan un socialista del siglo XXI. Un bárbaro, en el privilegiado sentido que le daban los griegos. Vino de lejos, del 4F vino. Cuando tomó el palacio de gobierno le dijo al gobernador vini, vidi, vinci, lo hizo así en latín para que Oswaldo respetara al césar y asumiese ante la autoridad la sumisión. Jamás aprendió a hablar el magnífico castellano de impecable gramática cuando se habla de vos. Su vida, dicen sus mejores biógrafos, pasó del 4F a la herejía, levantó su voz contra su dios, y dejó testimonio en videos y en un librito donde marcó distancia con el líder supremo, de traidor, asesino, lo calificó y allí afirmó su dogma, “la democracia es el único sistema para consolidar la unión”, después de esa herejía regresó y nadie más fiel a sus principios viejos que quien se regresa del pecado de la traición, se vuelven los mejores cruzados del Señor. Chávez, lo juro, dijo, es el héroe, el comandante eterno y el supremo Señor. Este buen hombre es el gobernador del socialismo del siglo XXI. Y su meta, quien duda, es crear al hombre nuevo que emerja de la destrucción del hombre viejo, ese de la IV, que con tanto acierto los amos de ese ayer prepararon el banquete para el nuevo Señor.

La alcaldía, por su parte, la gobierna una dama, muy linda, a quien debo gratitud y gran respeto. Ella es líder principal del Nuevo Tiempo. Por lo tanto del tiempo que vendrá según lo que se haga hoy será mejor. Y éste NT más que socialdemócrata, demócrata social. Nunca nada he sabido de qué es eso. Tampoco qué eso es. Un sabio muy conspicuo en estas cosas, Johel, me dijo, es muy sencillo, para los social demócratas la democracia es lo último, la meta, tal dice la palabra y lo social va detrás como el camino; mientras para democracia social la meta es lo social y la democracia es el camino, y sentenció como hizo Descartes, piensa y luego entiende, así me dijo, pero observa que el denominador común es el mismo, al revés y al derecho. Ahora se menos que antes, pero es como andar de espalda caminando hacia tras con los ojos cerrados apuntando adelante.

Sea superada esta inmensa ignorancia que cada día en mí se multiplica, creo poder inferir que para el gobernador y la alcaldesa hay una meta en común, lo social y el camino quien sabe cual será. Pero, si La Chinita los ilumina, San Sebastián los ayuda, el Supremo lo autoriza y Manuel lo aprueba bien podrían acordar recoger la basura de la ciudad. Resolver el problema del transitar, quizá en vez de metro, con tranvías o trolebús. Paradas obligadas y sacar el vallenato de la ciudad, que sin ser chovinistas, todos los colombianos que aquí viven, su descendencia, y todos los demás, dueños de la ciudad, podrían aprender danzas, contradanzas, valses, gaitas…a volumen normal y podríamos mejor trasladarnos en buena paz

Se que eso se podría, tal dije arriba, si el consentimiento de los grandes se da. Me imagino que Dios podría ayudar. Y si resuelven las cosas de la seguridad, hasta La Chinita y Sebastián, el padre Cuevas y el camarada Vidal caminarían sin riesgos o viajarían por la ciudad y no tendrían necesidad de bachaquear o hacerlo sin miedo a la competencia desleal. Pero, no se por qué, tanto el socialismo, ese del XXI como el del Nuevo Tiempo, necesitan vivir y procurar que dure su vida hasta alcanzar la inmortalidad. Entonces, por qué no acordar salvar el Lago, que se muere ahogado en orina y pupú, porque a uno lo enseñaron que era lo mismo que mierda, pero ésta da pena y aquella mas tolerable en sociedad y ni las regulan esas normas de la TV. Esas excretas, de delante y de atrás, son responsables de más del 71% de la contaminación del lago, quiero decir de su asesinato, de modo que desarmando a sus criminales, quiero decir a nosotros los habitantes, podríamos decidir vivir y que vivan las generaciones que vendrán. Nada fácil, dirán, no se pueden tapar con el dedo u otros adminículos esas fuentes de muerte y hacerlo de la noche a la mañana, pues seria asesinar a los criminales mediante la peritonitis u otras cosas que se pudieran dar, no se si la diverticulitis u otras diversiones fatal fecales. De eso no se nada como de tanto y todo nada se… Solo creo que es posible que la razón por un instante en la mesa y en misa se sienten el socialismo del XXI y el del Nuevo Tiempo, tal vez, quizá, es probable, que ambos acuerden que si quieren vivir y gobernar mas, no bastan los votos, ni sus clientes, que la vida está en el Lago, y si el Lago muere se quedan sin poder electoral.   Salvar el lago es, pues, recrear el lugar más bello para que se bañe sin miedos la libertad.

Que soy iluso, no se ni saber quiero. Pero, a pesar de los consejos sabios y teologales de mi terapeuta, por prudencia, cuídate insiste, pienso que estamos obligados a salvar a la Chinita, a San Sebastián y a todo el santoral que vive acá, que por ser bárbaros, según los griegos definieran, obligados estamos a salvarlos, cuidarlos y hay un solo modo de hacerlo para siempre, la verdad que al conocerla nos hace libres de la desidia, de la barbarie, de los ecocidas, culturicidas, del hambre, de la sed y mas y mas hasta de esta salvaje criminalidad y el amor volverá en lugar de los fetiches del regionalismo y la zulianidad para, de ese modo, salvar a esta ciudad y sea este axioma bueno para la eternidad, “si se muere el algo se muere la gente” (Alì Primera) Y si muere la gente se suicida La Chinita y San Sebastián quien sabe a donde irá o se muere de soledad. Sin Lago y sin gente Dios también migrará.

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba