OpiniónOpinión Nacional

Barco de piedra

Es el título de un poemario escrito en 1929 por el poeta Andrés Eloy Blanco mientras estuvo preso en la rotunda y en el castillo de Puerto Cabello, por la antepenúltima dictadura que ha sufrido Venezuela, la de Juan Vicente Gómez. El titulo de Barco de piedra es una metáfora de Andrés Eloy, para expresar lo que significó esa cárcel, la de Puerto Cabello, donde Gómez encerraba sin formula de juicio y violándole todos sus derechos a todos los venezolanos que se opusieran a la terrible dictadura Gomecista. El libro fue publicado en 1935, lleno de poemas en donde dentro del dolor del preso, se mantenía la esperanza y la rebeldía, el amor por Venezuela, por la libertad y por la humanidad entera.

Poemas cómo «La señorita Venezuela», «Romancillo carcelero», «Luna de Abril», «trabajo de preso» y muchos otros con la magia literaria del poeta.

El poema «Canto de los hijos en marcha», es quizá el más demostrativo del indoblegable espíritu libertario y de la inmensa riqueza interior que le permitía seguir luchando a pesar de todas las adversidades.

«Madre, si me matan,
Ábreme la herida, ciérrame los ojos
Y tráeme un pobre hombre de algún pobre pueblo
Y la pobre mano por la que me matan
Pónmela en la herida para que me muera»
….. «Ábreme la herida, ciérrame los ojos….
Y una palabra JUSTICIA
Escriban sobre mi tumba.
Mayo 1929.

La Rotunda y el castillo de Puerto Cabello estaban repletas de presos de conciencia en las peores condiciones imaginables, morían los presos de paludismo, de disentería, de hambre, famélicos con las piernas destrozadas por los «grillos», y aún así mantenían su sueño libertario, no se doblegaban ni se vendían, en esa estirpe de Venezolanos no había cabida para mesitas ni alacranes; había gallardía y grandeza, que tanta falta hace en estos momentos.

Que no existan más Rotundas , ni Castillos de Puerto Cabello, ni sótanos de la Seguridad Nacional, ni Guasina, ni sótanos del Sebin o Digecim; que prevalezca la razón frente a la fuerza bruta, la cultura frente a la ignorancia, la honestidad frente a la corrupción; la hidalguía y la honorabilidad frente a la entrega y la sumisión.

Que la moral y las luces caminen victoriosos junto al pueblo Venezolano para derrotar para siempre a la inmoralidad y a la oscuridad.

Ya no existen los «grillos» en las piernas de los venezolanos, pero todavía quedan «grillos» mentales que destrozan el alma.

El dolor es grande y las heridas profundas, pero es imprescindible hoy, sin trampas, sin engaños, sin politiquería socarrona, sin cinismos, sin complicidades politiqueras, retomar el espíritu de grandeza, sin calculillos despreciables y empujar todos para reconstruir a Venezuela sin odios, con un profundo amor y con justicia.

Cuánta falta hace Andrés Eloy.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar