OpiniónOpinión Nacional

Betancourt: el factor militar

Nunca descarto ni desprecio el factor militar sabiendo el “peso político” para definición de nuevas situaciones tomando los riesgos. Una insurrección puramente civil sin contar o ignorar  a los militares estaba condenada al fracaso. 

Rómulo Betancourt aseveraba el gobierno de Medina al haberse ejercido en la coyuntura de la II Guerra Mundial y lucha contra el nacionalsocialismo alemán y siendo Venezuela país proveedor de petróleo de Estados Unidos aunado a la doctrina del presidente Roosevelt de eliminar el totalitarismo “hasta en el último rincón de la tierra” condiciono la necesidad de diferenciarse de López Contreras y crear cierta base de “opinión popular” para oponerse a la “tutoría imperiosa” del antecesor.

AUTOCRATA LIBERAL.

El gobierno se caracterizo por un mayor respeto a las libertades públicas y por una actitud oficial menos represiva frente a las fuerzas políticas de oposición concluyendo fue una “autocracia con atuendo liberal”.  Se ha planteado  la hipótesis que Betancourt sostenía las libertades experimentadas en el gobierno de Medina no eran producto de convicciones democráticas sino producto del orden liberal experimentado al término de la Segunda Guerra Mundial. 

Representantes del Partido Democrático Venezolano (P.D.V.) organización oficialista del “medinismo”, introducen el 25 de mayo de 1944, un proyecto de Ley de Reforma Parcial de la Constitución de los Estados Unidos de Venezuela en la Cámara del Senado del Congreso de la época. El texto finalmente aprobado en enero de 1945, con su correspondiente ejecútese por el presidente Isaías Medina, el día 5 de mayo de 1945 y finalmente sancionado, el 5 de julio de 1945.

En el aspecto político modificó el ordinal 6) del artículo 32, de la Constitución de 1936;  que establecía contrarias a la independencia, a la forma política y paz social de la Nación, las doctrinas comunista y anarquista, y los que las proclamen, propaguen o practiquen serán considerados como traidores a la Patria y castigados conforme a las leyes. No previó la “elección directa” del presidente de la República a pesar de la solicitud de los partidos de oposición realizadas en los respectivos debates destacó las intervenciones del senador  Jovito Villalba y diputado Andrés Eloy Blanco.

LA CONSPIRACION.

Por intermediación del médico Edmundo Fernández logro reunir a los dirigentes de Acción Democrática (AD) Rómulo Betancourt y Raúl Leóni con el grupo conspirador Unión Militar Patriótica cuya cabeza visible era Marcos Pérez Jiménez quien manifestó ante los graves desaciertos que estaba cometiendo el gobierno de Medina, no podían permanecer indiferentes, aspirando el movimiento militar  implantar en Venezuela un “nuevo orden” donde imperen la honradez, la justicia y la capacitación.

No ambicionaban llevar a las Fuerzas Armadas al ejercicio integral del poder pues los altos cargos deben ser ocupados por hombres honrados y capaces que tengan respaldo popular  entrando en contacto con organizaciones civiles que comulguen con sus ideas y estén dispuestos a secundar la acción de la oficialidad joven. Repudiaban a Contreras y Medina por eso estaban dispuesto a dar un golpe de Estado incluso ofrecen a Betancourt encargarse del gobierno.  

DIOGENES ESCALANTE.

Betancourt y Leoni habían viajado a Washington con la finalidad de entrevistarse con Diógenes Escalante en aquel momento embajador de Venezuela en los EEUU “con criterio político moderno y sensibilidad democrática” para que aceptara la candidatura presidencial que Medina le había ofrecido a través de su hermano Julio y se había negado aceptar. Garantizan el apoyo de AD y lograr una solución electoral a la crisis política. AD tenia  la “lucida idea” que el ascenso al gobierno era inevitable si se le deba la oportunidad al “pueblo” de votar de “manera directa”.

La reunión en Washington con Escalante se realizo sin acuerdo previo, ni contacto de ninguna clase con el Gobierno de Medina. Insistieron a Escalante “con franqueza” sino surgía en el oficialismo un presidenciable dispuesto a impulsar una reforma en la Constitución estableciendo el sistema de sufragio directo, universal y directo para la elección de personeros a cargos públicos, “resultaba inevitablemente” el estallido de una insurrección cívico militar.

Escalante daría su asentimiento y se comprometía a propiciar una reforma democratizadora de la Constitución. Rafael Caldera ratifica es  evidente que Betancourt llamado por un grupo de oficiales jóvenes dispuestos al derrocamiento del Gobierno, trató de impedirlo, hizo esfuerzos visibles para que no ocurriera. Betancourt pareciese haber convencido a los líderes de la Unión Militar Patriótica (UMP) – Pérez Jiménez, Mario Vargas, Delgado Chalbaud-  de la necesidad de buscar una “salida evolutiva” a la crisis política.

 EN CARACAS.

Escalante llegaría a Venezuela el 07, de agosto al aeropuerto de Maiquetía recibido por dirigentes del Partido Democrático Venezolano entre ellos Arturo Uslar Pietri pero también los lideres de AD incluido Betancourt y el senador Jovito Villalba como del partido comunista organizados bajo el nombre Unión Popular.

En virtud de la enfermedad de Escalante; López Contreras obtiene preferencias y nuevas adhesiones en el Congreso observando los partidos opositores una amenaza de regreso al gomecismo. El nuevo candidato de Medina fue el abogado tachirense y ministro de Agricultura y Cría Ángel Biaggini propuesto en septiembre de 1945, entre otras justificaciones porque había alcanzado cierto renombre por la promulgación de la Ley Agraria. Interpretado por los opositores como el “continuismo de su gobierno” aunado a la candidatura del ex presidente López Contreras reforzó la tesis golpista de la Unión Patriota Militar prosiguiendo su labor de juramentar nuevos oficiales.

AD había planteado a través de Rómulo Gallegos a Medina propiciar el ascenso a la presidencia de la República de un ciudadano sin militancia partidista que convocara a elecciones en un plazo perentorio de un año y realizaría determinadas reformas constitucionales. Medina según Betancourt “fiel a su tradición autocrática”  no acepto  la solución sino escogió e impuso a su sucesor al País. La escogencia de Biaggini es interpretada por la continuidad de la dominación de la oligarquía “tachirense” iniciada a finales del siglo XIX, sugiriendo que la confrontación política de la época tenía fuertes visos regionalistas.

18 DE OCTUBRE 1945.

 Al ser descubierta prácticamente la conspiración por el gobierno y teniendo la lista de los conjurados reforzó la actitud para concretarla; celebrándose la última reunión entre militares y civiles el 16, de Octubre; estando de acuerdo Betancourt de realizarla en esa semana. Convocaría a un mitin en el Nuevo Circo de Caracas haciendo alusión al candidato del consenso o coalición agregando “Pero esta aspiración colectiva se frustrara si quienes gobiernan continúan  en su aptitud de insólito desdén a la opinión”.

AD  expreso Betancourt no iría jamás al gobierno como la “pariente pobre” que entra por la puerta de servicio domestico a ocupar dos o tres carteras. Somos un partido que se ha organizado para que “el Pueblo venezolano vaya al poder y nosotros con el pueblo a gobernar”. Rafael Caldera asevera Betancourt condiciona a los militares que derrocaron al presidente Medina, le den mayoría absoluta en la futura  Junta de Gobierno para poder asumir la responsabilidad.

El ingreso al poder del grupo de civiles y militares representados por Betancourt – AD-  y Pérez Jiménez – Unión Patriótica Militar-  a través del “golpe de estado militar” de Octubre de 1945, propicia la teoría que el establecimiento del “proyecto democrático” se sostiene en un “origen  bastardo” anti-democrático como explanan sectores conservadores de la historia venezolana. Se acota haber contravenido los principios fundacionales de AD: “gobierno civil”, “profesionalismo” en la fuerza armada y mantenerla al margen de la controversia política.

La Junta de gobierno fue integrada de cuatro miembros de AD, un independiente y dos militares, surgió la mañana del 19 de octubre de 1945. La preocupación del nuevo gobierno revolucionario fue dar legitimidad a la acción conspirativa realzando a los militares que la apoyaron. Siendo común las caracterizaciones de héroes, segundos libertadores o herederos de la gloria de Bolívar. Betancourt acuño la frase para la época “Pueblo y ejercito unidos”.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar