OpiniónOpinión Nacional

Caos económico

Venezuela es el único país petrolero del mundo que con un ingreso de DOS BILLONES DE DOLARES en quince años se encuentre sumido en esta crisis económica de proporciones tan gigantescas que la esté llevando al borde de la quiebra y camino a una cesación de pagos (default) ante la gigantesca deuda externa que viene arrastrando y que para subsistir la sigue   incrementando e hipotecando cada día más el futuro de los venezolanos, caer en una cesación de pagos significa que definitivamente cualquier tipo de inversión se paraliza y se cierran todas las líneas de crédito que aún existan, dando por resultado una falta de institucionalidad que llevaría a Venezuela a perder el acceso a los mercados internacionales al no tener manera de cubrir las necesidades básicas de importaciones, afectándose toda la estructura económica y financiera a eso se suma una inflación que ya rebasa el 100%, el alza constantes de todos los artículos en especial los de la cesta alimentaria de un día para otro, lo que está convirtiendo el actual salario de los venezolanos en polvo,   es tan grave la situación económica del país que se necesitan alrededor de 4.000 millones de dólares mensuales y según los analistas económicos apenas se disponen actualmente de 500 millones de dólares en efectivo. A este caos se está sumando la pérdida acumulada en los dos últimos años de 500.000 puestos de trabajo y el éxodo acumulado en los últimos siete años de más de un millón seiscientos mil venezolanos, lo que califiqué en una oportunidad que este régimen castro – comunista ha convertido a Venezuela en un país de padres y abuelos huérfanos, cada día se hace más real. El aeropuerto internacional de Maiquetía se ha convertido en un lugar constante de lágrimas, de amargas despedidas, de gente joven que se marcha en busca de un mejor futuro para sus vidas, en un anhelo de liberarse de tanta inseguridad y falta de oportunidades, invertimos totalmente la dirección, antes recibíamos gente del exterior, ahora despedimos con tristeza y amargura a nuestros familiares, en especial a nuestros jóvenes hacia el exterior.

Según el economista José Guerra, ex – director de investigaciones del BCV y director de la escuela de economía de la UCV, el régimen ya utilizó el aporte que le entregó CITGO de 2.000 millones de dólares y los 1.500 de la venta que hizo de la deuda de 3.000 millones de dólares que República Dominicana tenía con Venezuela y que   negoció por el 50% de su valor, de igual manera ya ha retirado de las reservas que tenía en el Fondo Monetario Internacional 1.900 millones de dólares y otros 1.450 millones que ha recibido por la venta de oro de las reservas internacionales, según confirmación de la firma J.P. Morgan, en pocas palabras   está rematando los activos tratando de paliar la situación de la gravísima escasez de alimentos, medicinas, repuestos y materias primas de vital importancia , situación que se agrava ante la constante baja del petróleo (43 dólares el barril) y el alza constante del dólar que ya llegó a los 700 bolívares por unidad, esta nueva alza del dólar ha llevado el salario mínimo de los venezolanos a la miserable cantidad de diez dólares mensuales, el 55% de lo que ganan los cubanos pero a ellos les dan una bolsa de comida mensual enviada desde Venezuela en detrimento de nosotros.

Lo que venían advirtiendo estudiosos economistas ya se está haciendo una realidad que parece que solo los personeros de este régimen hambreador, castro-comunista se niegan a reconocer y es que Venezuela ocupa el primer lugar con el índice de inflación más alta del mundo y lo peor casi sin reservas, al contario de países como Noruega que aprovecharon la bonanza petrolera y por ley crearon una reserva especial que está en el orden de los 600.000 millones de dólares, reconocerlo es aceptar el fracaso total del régimen comunista y que fue precisamente este sistema lo que determino el fin de la URSS, la caída del muro de Berlín y el regreso de los países del Europa Oriental a una economía de mercado, todo lo contrario a la economía socialista a la que habían sido sometidos.

En los actuales momentos el déficit fiscal del régimen se acerca peligrosamente al 18% del PIB, mientras el Banco Central sigue ocultando las cifras sobre el índice nacional de precios del consumidor lo que por ley debe publicar mensualmente a la par que se continua en forma acelerada emitiendo dinero inorgánico, dando por resultado que hayan miles de millones de bolívares en papel moneda y monedas circulando sin respaldo financiero alguno, lo que ya nos acerca a una mega inflación.

Venezuela atraviesa el peor momento de su vida republicana, no solo desde el punto de vista económico sino también social y político, con una inseguridad galopante de 5.900 homicidios ocurridos   en el año 1.999 a los 24.980 ocurridos en el año 2014 (no se incluyen los muertos por accidentes viales), cifra esta que para finales de este año se va a superar ampliamente,   convirtiendo a Caracas en la segunda ciudad más insegura del mundo y una de las más   sucias del continente, con un total caos económico como el descrito anteriormente, según cifras del Observatorio Nacional de Conflictividad y del Crisis Group en lo que va del año se han efectuado 56 saqueos y se han intentado otros 77,   día a día se agudiza la escasez de alimentos, medicina, insumos de limpieza, de artículos de higiene personal, cauchos y repuestos de todas clases, no hay producción y no hay porque el régimen ha destruido casi todos los medios de producción, casi todo el aparato productor destruido, 4 millones de hectáreas expropiadas en plena producción y hoy se encuentran totalmente abandonadas, esa es la tal guerra económica, creada y auspiciada por el régimen de la cual pretenden echarle la culpa precisamente a los que más la están sufriendo, soportando humillaciones en gigantescas colas bajo sol y lluvia día y noche a las puertas de auto mercados en espera de algún producto regulado, a esta humillación colaboran ampliamente los gerentes de los auto mercados cuando obligan a la gente hacer hasta tres y cuatro veces la misma cola ya que no sacan los productos todos de una vez sino por renglones, definitivamente que la mayoría de los venezolanos en los actuales momentos viven bajo un régimen de racionamiento total de miseria, terror, hambre y desempleo. Aún se está a tiempo de revertir toda esta situación, pero hacerlo es reconocer que han fracasado totalmente de su locura castro-comunista, es regresar a una verdadera economía de mercado y al respeto total de las leyes. (¿?)

[email protected]
Twitter:@Hmarcanor

CUANDO LA DICTADURA Y LA REPRESION SE HACEN LEY, LA REBELIÓN ES UN SAGRADO DERECHO.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba