OpiniónOpinión Nacional

Carta Abierta a Delcy Rodríguez

Señora Delcy Eloina Rodríguez Gómez
Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores
Su Despacho.-

Señora Delcy Rodríguez:

Hace pocos meses abandoné una batalla de unos cuantos años, un tipo de batalla que muchos venezolanos valientes han podido librar con mayor éxito en otros escenarios, de igual o más arriesgada naturaleza.

En efecto, después de casi 29 años como Funcionario Diplomático de Carrera, decidí presentar mi renuncia formal ante la Oficina de Recursos Humanos de su regentada Cancillería, un dato burocrático más que no debe gozar de su más mínimo interés ni conocimiento, por tratarse de una gota más en este océano rojo en el que usted y una camarilla arrogante en el poder han convertido a Venezuela.

Debo ser honesto y reconocer, además, que fuí vencido por esa capacidad casi admirable, si no fuese por los fines perversos que siempre han acompañado a esta revolución, de una política y práctica de desgaste que con tanta eficiencia ha sabido aplicar el aparato gubernamental durante esta dictadura de la Quinta República. Me siento, en esencia, derrotado por dejar un espacio valioso que seguramente ocupará otro de los tantos improvisados y temerarios inescrupulosos con los que tanto cuenta la revolución, y digo vencido, porque, precisamente, el no ceder espacios en esta lucha política por una verdadera democracia y un país libre, fue una de las principales banderas que siempre auspicié y defendí frente a muchos de mis colegas que partieron antes que yo, por diversas y similares razones, y que me atrevo a seguir alentando desde mi humilde posición de exfuncionario.

Quisiera dejarle en claro, por tanto, que mi decisión irrevocable tuvo su asidero en lo insostenible de la coyuntura actual y a mi esperanza de tiempos más justos y promisorios para el país y, en particular, para el gremio de Funcionarios Diplomáticos de Carrera y demás personal honesto y profesional de la Casa, que a pesar de su mística han padecido, a lo largo de estos últimos años, los embates de una ilógica e irracional gestión de personal que ha priorizado el clientelismo político y el nepotismo por sobre la meritocracia, y que, de manera perversa, lo ha relegado y ha conculcado sus más obvios y legítimos derechos, como la garantía de ascensos, traslados al exterior para representar dignamente a nuestro país, y otras reivindicaciones inherentes a las condiciones mínimas y decorosas.

Así mismo, le pido me permita aprovechar la oportunidad para señalarle, en caso que no lo sepa o pretendiera obviarlo, que la República de Venezuela contó con uno de los Servicios Exteriores más prestigiosos, con más mística y mejor preparados de América Latina, y de otras regiones del mundo, hasta que el destino nos alcanzara y nos castigara con este accidente histórico llamado chavismo.

Debo decir, que a la República venidera y a su nuevo Gobierno seguro forjador de libertades y de un verdadero estado de derecho, le corresponderá resarcir todos los daños y perjuicios causados al gremio de funcionarios profesionales y Diplomáticos de Carrera, que todo lo dieron por representar y defender dignamente los verdaderos intereses de la nación; y digo a las proximas autoridades, porque sería demasiado pretender un viraje a tiempo de vuestra parte en ese sentido.

Orgulloso y tranquilo me marcho, pues, dejando un oficio que tanto amé, pero con la conciencia limpia de que durante mis años de servicio exhibí mis mejores capacidades y entrega total por los intereses del país, más nunca en defensa de una parcialidad política y conveniente.
Por último, quisiera pedirle disculpas por no haberme referido a la investidura que una persona en su posición merecería, pero es que honestamente no me siento representado por usted como venezolano.

Atentamente,

Javier José Díaz Aguilera
C.I: 6.108.598
Consejero
Funcionario Diplomático de Carrera
Promoción de 1987.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba