OpiniónOpinión Nacional

Chavistoides y chinos

Eduardo Soto Álvarez

La civilización china es una de las más antiguas del mundo, con unos cinco mil años de historia. La Ruta de la Seda, establecida hace veinte siglos, constituye uno de los más exitosos experimentos de  mercadeo internacional, queademás comprueba la sagacidad y destreza de los chinos para los negocios.

Ahora, en el Siglo XXI, la China se apresta a actualizar la Ruta de la Seda, mediante  una red decorredores terrestres y rutas de navegación para uso comercial, que enlazaría Asia, África y Europa Occidental y  englobaría unas setenta naciones.

En enero pasado, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, se reunió con el Canciller de la República Popular China, el cual aprovechó la oportunidad para anunciar que los países de la región forman parte de la extensión natural de la ruta de la seda marítima y son participantes indispensables de la cooperación internacional en  este nuevo marco.

El grandioso proyecto, que envuelvematices de diversa índole, demuestra la visión de largo alientoque ha caracterizadosu milenaria cultura  y evidencia que se siguehaciendo realidad la profecía napoleónicaque el mundo temblará cuandodespierte China.

Todo este largo prolegómeno, es para situar en contexto el peregrinaje a Beijing de altos personeros del régimen y los veintiocho acuerdos de cooperación bilateral que firmaronen materia financiera, energética, educativa, agrícola, cultural, aeroespacial, de salud, ciencia y tecnología, entre otras áreas, algunos de los cuales jamás  veremos en negro sobre blanco, ni menos nos  enteraremos de todo lo acontecido, que seguramente puede afectar  por  muchos años el desarrollo del país.

El historial  chavistoide, cuajado de ignorancia, equivocaciones y fracasos,  para no mencionar la actual precariedad financiera del régimen, da pie para pensar que el paquete de acuerdos debe tener un tono amarillo oscuro, entre otras cosas,porque un régimen contra la pared (por propia culpa) tiene muy poca dimensión negociadora, máxime frente agente tan avezada como los chinos.

Trabajé solamente tres años en  ese país y, por supuesto, no puedo preciarme de conocer los chinos, pero si puedo decir que fue una experiencia suficiente para saber que siempre les  gusta  repartir la  baraja. Cómo sería la piñata esta vez, que hasta les tocaron el Alma Llanera. Dios nos agarre confesados.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba