OpiniónOpinión Nacional

Chino insalubridad

Desde hace unas dos décadas venimos degustando las delicateces chinas, incluidos sus gourmets; hasta endiosándoles por su tecnología, medicina, sobrevivencia y diáspora. Sin embargo, su medicalización no parece acorde con sus tales “adelantos” y “bienestar”; prueba de ello se hace notoria por la pandemia COVID-19 (Síndrome Respiratorio agudo severo), que desde enero pasado ya estaba concentrado en China y tan solo se presentaba un mínimo de casos por cuentagotas, que trasmutó a más de unos diez mil casos hacia fines de mes en China y otros 129 fuera de esa nación. Pero, durante febrero se activaron varios brotes en Corea del Sur, Italia, Alemania y España, así como en cada autonomía. Desestimada tal situación, ahora hay casos por la mayor parte de Asia, países árabes, Norteamérica, Latinoamérica, Europa en cuyos países se han adoptado las medidas pertinentes muy tardíamente, ya cuando el mapa de ese flagelo está conformado, aunque los expertos comparten que el grupo sanguíneo A es el más vulnerable; O, el menos.

En el mundo siempre hubo epidemias y aunque se dispersaban, permanecían confinadas. Tenemos que enfrentarlo; la tecnología y los viajes hicieron muy pequeño al mundo. Un microorganismo que comenzó en algún rinconcito de Wuhan, cuyos mercados ostentan una insalubridad bastante crítica, quizá por una sola persona, ahora el mundo entero está colapsado, no por malignidad alguna sino porque el universo ha avanzado, sobremanera.

Los adelantos médicos nos habían proporcionado una cierta seguridad sobre el control de algunas enfermedades y otras, quizá desconocidas, por lo cual ahora andamos asustados y algo hipocondríacos por resistirnos a aceptar, humildemente, un flagelo que avanza a troche y moche sin distingo de condición socioeconómica, credo y/o religiosidad.

Y, no queda sino observar, contestes, los mínimos se seguridad que recomienda la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés), que debemos asumir con responsabilidad y paciencia por nuestra propia salud y la de otros, más allá del cariz político que se aplique a esta problemática, de absoluta e inequívoca realidad, en medio de una crisis sociopolítica de magnitudes considerables por desidia e incompetencia de un régimen presumido y retardatorio.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba