OpiniónOpinión Nacional

Cierre pusilánime

Isaías A. Márquez Díaz

El final de todo reyezuelo atiende a múltiples agentes, y se manifiesta cuando cada uno de sus actores, salvo los más secuaces y los pocos delirantes que viven, fantasiosamente, enfrentan su desengaño y/o desconcierto, quedando íngrimos. El llamado dizque “PLAN DE LA PATRIA”, edición corregida y aumentada de la ficción intempestiva que un día llamaron “Socialismo del siglo 21”, tampoco, ahora, tiene vida, pues sus bases sustentadoras: el “comandante supremo y eterno” más aquella profusión de petrodólares que creían infinita, quedaron fundidos.

La gobernabilidad se les diluyó, como sal en agua, al desleírse las reservas, más el peso específico de la hiperinflación exponencial, con una moneda fofa, y el deceso de la gallina de los huevos de oro (Pdvsa). En efecto, el caos se entronó y la sociedad civil, incluida la clase media, se degradó, cuyo deterioro observamos por el éxodo masivo, ya de unos tres millones de venezolanos en busca de otras opciones.

Se impuso, a la cañona, una caterva ratonil, lerda, inepta, obcecada, gastada y sumisa, sostenida por una confabulación de castrenses  cómplices objetados, hoy día, a escala internacional.

El “lumpen” exiguo que aún les secunda es, vagamente, un minimum enfadado por la crisis inadmisible que toda nación sufre en porcentajes variables, sin horizontes ni mucho qué perder, que solo piensa en recibir su cajita Clap, y baila como el mono, por la plata (bonos). Viene a colación la caída de MPJ, el 23/1/1958, cuando el grueso de las FAN realiza que la farsa no puede dar algo más, así como la Argentina de 1982-1983 ya que la aflicción económica no admite ensayos revolucionarios, como en el Perú de 1980.

Muestra de miedo y desespero, por ineptitud administrativa, es el cierre de la frontera marítima caribeña, del espacio aéreo nacional e imposición de un control de personas y vehículos que se desplazaron, a expensas, hasta el estado Táchira a fin de apoyar lel arribo de ayuda humanitaria, mal interpretada, por un síndrome paranoico del chavomadurismo, acerca de lo cual habla en términos y condiciones cruentas mediante actitudes guapetonas ante la noble misión de asistencia humanitaria internacional que necesitamos sin más dilación ni aspavientos o la CPI les imputará por delito de lesa humanidad.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar