OpiniónOpinión Nacional

Ciudadanía = Política

Desde hace mucho tiempo en Venezuela se ha impuesto una modalidad de despolitización de la ciudadanía; una tendencia donde el ciudadano se desentiende del quehacer político porque ha relacionado a la política con antivalores, corrupción o ambiente para el pillaje.

Esta concepción, producto del mal ejercicio de algunos «políticos» y gracias a la apetitosa comodidad de dejarle a otros una responsabilidad compartida, ha hecho que los venezolanos no asumamos nuestro rol como ciudadanos.

Además, en reiteradas ocasiones confundimos la «política» con la «política partidista», y éstas son dos acciones plenamente opuestas. La primera obedece a la acción voluntaria de cada uno de los integrantes de la comunidad y la otra obedece a los principios ideológicos o doctrinarios de cada agrupación movida por la necesidad de acceder al poder.

En la antigua Atenas, donde surgió la idea de democracia, cada uno de los atenienses eran políticos, es decir ciudadanos interesados en los asuntos de la «polis» que no es otra cosa que la «ciudad».

Para los atenienses cada individuo con respeto, interés y consciencia del bien común era un político, y esto no implicaba alguna apetencia por la conducción del Estado, no, simplemente era su deseo de contribuir al desarrollo, armonía y progreso de Atenas.

En cambio, aquellos que no deseaban ayudar a los demás, a los que poco le interesaba el bienestar colectivo o de la ciudad, que solo se centraban en su particular e individual bienestar era calificados como idiotas, término que más tarde evolucionará al concepto de insulto que hoy le otorgamos.

Es decir, para los atenienses todo ciudadano que trabaje por el bienestar de otros, por el bien de la ciudad es un político. Y justo este concepto es el que debemos rescatar en Venezuela y separarlo al de «político partidista», el cual encierra otra idea.

Y ¿qué es el político partidista? Es aquel que toma una idea social o económica y desea llevarla a la prácticas a través del acceso al poder; en teoría el político de partido es un ser que busca arribar a espacios de decisión con el propósito de servir a la comunidad.

El gran problema, y génesis de la antipolítica venezolana, es que muchos actores de la política partidista han llegado al poder para servirse de ésta y no para servir a la sociedad. He aquí, estimados lectores, el gran error cometido.

Los ciudadanos venezolanos  no podemos seguir viendo a la distancia la vida pública, pensando que distantes no se verá afectada nuestra vida privada, cuando más bien por asumir esa actitud se ve afectada totalmente nuestra calidad de vida.

Necesitamos menos habitantes y más ciudadanos, necesitamos más política ciudadana y menos diatriba partidista; necesitamos más trabajo de todos y menos críticas desde la comodidad de nuestras casas u oficinas.

Sí, la ciudadanía es igual a la política, porque la política, en su sentido filosófico, es la vida en sociedad, es la comunidad, es el ejercicio en torno a la ciudad. Por eso, seamos, todos los ciudadanos, parte activa de nuestras «polis».

@malemalaver

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. ¿LA POLÍTICA COMO CIENCIA?
    Se nombra a la política como ciencia cuyo objetivo es el estudio sistemático del gobierno en su sentido más amplio: Dirigir y conducir el funcionamiento del Estado. Los precursores de las ciencias políticas se ocupaban de la forma de alcanzar y mantener objetivos ideales. Cuestiones como cuál es la mejor forma de gobierno son consideradas ahora completamente fuera del ámbito de la disciplina. Ésta se ocupa actualmente de lo que es en vez de lo que debería ser.
    La pregunta es conocer si la actividad material de quienes detentan el poder constituye la aplicación de la ciencia al movimiento social. Son los ciudadanos organizados en partidos o grupos con ideologías propias los que ejercen la política. Para algunos, la ciencia política ocupa un lugar preponderante, porque las cuestiones individuales y colectivas siempre tienen lugar en el marco de la política como manifestación de una creencia personal.
    Es el dominio de las ideologías sin un método de estudio. Como ocurre, por ejemplo, con la actividad del curandero que asume la función del médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar