OpiniónOpinión Nacional

Competencia de “egos”

La cultura política venezolana ha caído en la más recóndita depresión. Aparte que dicha concavidad, ha resultado de la exfoliación que de las fortalezas y esperanzas del venezolano ha realizado la gestión dictatorial emprendida desde hace 22 años.

Venezuela no sólo se volvió un extraño país. Además, subordinado a la cuenta regresiva que anuncia el exterminio del sistema democrático. Toda vez que fue la carta de navegación que posibilitó al país posicionarse entre las primeras naciones del mundo hispánico con mayor empuje en todos los aspectos que trata el discurso del desarrollo económico y social.

Ahora Venezuela ha sido arrastrada “corriente abajo”. Aunque tristemente, en colaboración con la resignación de su gente ya desesperanzada por el trabajo demagógico de un régimen despiadado. Y entre las causas que ha provocado tan patética realidad, es ineludible acusar al militarismo decrépito. Pero autoritario. Por donde quiera analizarse el problema en curso, la injerencia militarista, basada en la incompetencia que detenta para entender lo que involucra un ejercicio probo de gobierno político, ha sido pieza clave de articulación para haber convertido al país en un mero recuerdo.

En lo que va de 2022, el régimen dictatorial venezolano ha buscado exaltar la lealtad política mediante la aplicación de un modelo propagandístico basado en el engaño manipulado. El mismo, es la conversión activada de los principios que han estructurado la comprensión del Marketing Virtual cuyo modelaje está inspirado en el método SEO (Search Engine Optimization). Y que no es otra estrategia distinta de aquellas planteadas alrededor de la necesidad de ganar el mayor espacio visual en las redes sociales. Para ello, se apoya en el diseño de una autoridad subliminal virtual que, mediante formas descriptivas,  capte ilusos y atraiga percepciones de manera expedita.

Sin embargo, debajo del manejo metodológico que aporta dicho método, utilizado para afianzar la autoridad que persigue allanar el régimen político venezolano, aparece la persuasión como recurso de seducción del pensamiento político en venezolanos vacíos de cultura política.

Razón del problema

En consecuencia, podría inferirse lo siguiente. No hay personaje que presuma del poder político que le prodiga el cargo de alcalde, gobernador, ministro o presidente de la república en el entramado que determina el actual poder público nacional y regional venezolano, que no se inspire en el delirio convulsivo y enfermizo que padeció el Ministro del Tercer Reich para la Ilustración Pública y Propaganda, Joseph Goebbels.

Este, un temido demagogo y agitador de masas populares, pautó muchas de las ideas de las cuales se valen altos funcionarios del régimen político nacional para convencer a la población de sus dotes políticos. De esa forma, cabe decir que Venezuela se convirtió en la alucinación de politiqueros de oficio para hacer ver al mundo que el país se transformó en otro ¿mejorado?.

Pero sin comprender que dicho estilo de promocionar la gestión de gobierno que los acusados politiqueros ofrecieron en sus exageradas campañas electorales, se convirtió en una ridícula forma de repuntar como dirigentes políticos. Algo parecido a la capitalización de un recurso político, en medio de un país de eunucos políticos.

La crisis moral les estalló en la cara a estos presumidos demagogos de oficio. Tan recargada presunción, adaptada al tamaño de la propaganda que exponen, refleja el anuncio de sus deficiencias. Es como si cada vez que la población lee sus nombres en cada valla, afiche o letrero pintado de los colores del arcoíris, retratara la carencia que esos personajes de la política dictatorial venezolana sufren. Pero es precisamente, lo que disimulan.

Para eso, estos adláteres del régimen se han servido del ideario metódico del cual se valió Goebbels para imponer el terror que sirvió a Hitler el hecho de buscar en la tercera década del siglo XX, acomodar un mundo torcido a los pies del Nazismo.

Principios como el de la Exageración y Desfiguración, de la Vulgarización, de la Transposición, de la Silenciación, dela Transfusión, de la Unanimidad, del Método de Contagio, de Orquestación o de Simplificación o del Enemigo Único, han sido adaptados a los patrones del Socialismo del Siglo XXI.

Todo ha permitido exaltar el “ego” entendido como la valoración excesiva del politiquero. Es lo que lleva a que el politiquero “egocéntrico”, quien demuestra tener un ego marcado, considere al mundo bajo una única concepción posible. O sea, una concepción egoísta o personalista. Así no hay duda que Venezuela esos personajes de marras la convirtieron en una ridícula y vulgar competencia de “egos”.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba