OpiniónOpinión Internacional

Compromiso europeo y el camino del «Green Deal»

En su discurso frente al Parlamento Europeo previo a su elección, Ursula von der Leyen habló del cambio demográfico, la globalización de la economía y la digitalización del trabajo como grandes temas del presente, y subrayó el cambio climático como desafío ineludible. «Ya experimentamos este cambio en forma concreta», señaló y anunció que trabajaría para convertir a Europa en el primer continente neutral en emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

El énfasis de Ursula von der Leyen en los temas ambientales es alentador y desafiante. La presidenta electa, primera mujer en ocupar este cargo, se comprometió concretamente a llevar adelante el compromiso de reducción de la emisión de gases de efecto invernadero y lograr hasta el 2030 bajar al 50 % respecto al nivel de 1990. Se trata de un objetivo ambicioso pero indispensable si se pretende contrarrestar los efectos asociados al aumento de la temperatura del planeta. No hay que olvidar que el cambio climático no se limita al aumento de la temperatura promedio. Significa ante todo mayor frecuencia, intensidad y duración de eventos climáticos extremos. Estos eventos, en gran parte imprevisibles, provocan grandes daños en la infraestructura y la economía en general, por lo que constituyen un desafío inédito por su gravedad y dimensiones globales.

La declaración de von der Leyen no pasó desapercibida en los ámbitos científicos. La prestigiosa revista Nature encabezó su boletín al día siguiente de la elección con la noticia del compromiso climático. La novel presidenta también anunció un Green Deal for Europe a ser implementado en los primeros cien días del ejercicio de su cargo. Europa se convertiría hasta el 2050 en el primer continente neutral en cuanto a sus emisiones de gases de efecto invernadero. Esto implica una reconversión de la matriz energética, cambios profundos en los modos de producción y transporte, pero también en la forma de consumo de los ciudadanos europeos.

El cambio climático no podrá ser encarado en forma aislada por cada país. Por el contrario, implica voluntad política y acción coordinada a nivel planetario. El compromiso europeo anunciado por Ursula von der Leyen constituye un paso más allá del Acuerdo de París, de carácter voluntario, ya que pretende anclar en leyes los compromisos asumidos. La Unión Europea es una propuesta de pensar y actuar globalmente, más allá de intereses particulares y egoísmos nacionalistas. Hoy está desafiada por el descontento de parte de la ciudadanía, que se expresa en votos a propuestas populistas y nacionalistas.

¿Podremos recoger el guante desde el continente americano? ¿Podrán por ejemplo el Mercosur y la OEA colocar el desafío similar en su agenda y asumir compromisos concretos a nivel continental? La urgencia del problema sugiere que esto es prioritario. La crisis climática constituye un enorme desafío, pero tal vez también sea una oportunidad de mostrar que juntos somos más fuertes.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar