OpiniónOpinión Nacional

Comunicación e Información

El origen de la palabra comunicación es latino, en efecto, en idioma de los romanos, la palabra “communicatio” proviene del verbo “ communicare” , cuyo significado es compartir, intercambiar, poner en común.

Por otro lado, información proviene del latín “informatio’, sustantivo derivado del verbo “ informare”, que significa dar forma a la mente. En griego antiguo la palabra es πληροφορία (plērophoria) que viene de πλήρης ( plērēs = plenamente), lo que lleva a llevar con frecuencia, es decir transmitir plenamente

Los conceptos de comunicación e información son complementarios ya que para informarse hay que comunicarse. La comunicación existe entre los insectos y los animales que se informan donde están loa alimentos, hacia donde hay que dirigirse para lograr los fines que se buscan. Entre los seres humanos la comunicación ha existido desde la prehistoria y a lo largo de los siglos se ha desarrollado, llegando hasta los medios más sofisticados que ofrece la tecnología del siglo XXI.  Hoy en día, la medios de comunicación permiten que los seres humanos puedan informarse de manera mucho más eficiente de lo que era en tiempos pasados,

A pesar de todos los adelantos en materia de comunicación e información, hay países en los que las fallas en esos medios son constantes y crecientes. En una época, en Venezuela era fácil comunicarse e informar a través de muchos y diversos medios. Había diarios que uno compraba o recibía todos los días en los que se nos informaba acerca de que todo lo que estaba sucediendo tanto en el país como en el mundo; los medios audiovisuales como la radio y la televisión eran accesibles sin restricciones; los teléfonos funcionaban; en los cines, antes de pasar la película los noticieros eran fuente de la información más reciente; si uno enviaba una carta por correo tenia la seguridad de que le iba a llegar al destinatario oportunamente; se contaba con el servicio de telegramas. Ahora, eb pleno siglo XXI la decadencia de la comunicación y la información es asombrosa: ya los diarios independientes no pueden imprimir sus periódicos debido a falta de papel; las emisoras de radio privadas son tomadas por el gobierno y las pocas independientes que quedan son censuradas y si en una entrevista se pronuncia la palabra “usurpador” se le multa a la emisora y si persevera se le cierra: se advierte a quien va a ser entrevistado que no puede decir esto o lo otro porque Conatel puede sancionar a la emisora. Los venezolanos han logrado  comunicarse e informar a través de los chats de WhatsApp, Instagram y otros medios de las llamadas redes sociales de le red, pero son muchos lo que no tienen acceso a Internet o ya no pueden pagar las tarifas de los proveedores que suben con el alza el precio del dólar. Antes era posible ver y oír las noticias de CNN en español, de NTN24 y de otros medios internacionales por señal de televisión abierta pero CONATEL las sacó y ahora solo se puede acceder por internet, cosa que CONATEL trata de impedir. A muchas personas les gusta informarse e lo que dicen diarios y revistas extranjeras, pero sucede que cuando hay una información que a uno le interesa, solo se la dan parcial, con la advertencia de que la totalidad de ella está reservada a los suscriptores pero ocurre que el precio de esa suscripción es en dólares o euros que se paguen con tarjetas de crédito que pocos tienen.

Estamos sin duda mal en materia de comunicación e información, pero si la dictadura cree que bloqueando los medios de información y comunicación Maduro va a lograr permanecer en el poder, está muy equivocada. Recuérdese que durante la dictadura de Pérez Jiménez las emisoras de radio y televisión estaban sometidas a censura previa, lo mismo que estaban los medios impresos, pero los venezolanos logramos comunicarnos e informarnos por otros medios y el 23 de enero de 1958 salimos de Pérez Jiménez y pudimos rescatar la libertad y la democracia.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Interesante análisis acerca de la comunicación como apoyo de la libre correspondencia. Merece una lectura serena y pensar el aspectos de nuestra realidad comunicacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba