OpiniónOpinión Nacional

Corín Tellado, Lafuente Estefanía y la revolución bolivariana

Desde mi temprana mocedad leía lo que podía, aquello que caía en mis manos para que mis ojos lo repasaran con adolescente avidez. Con inusitada simplicidad disfruté de los culebrones de Corín Tellado, quien ya murió, y de las novelas de vaquero de Marcial Lafuente Estefanía.

En ambos casos, se trataba de un guión bien estructurado, de una historia cotidiana para comprometer al lector con las dificultades de un amor de todos los días, en apariencia imposible, pero al final victorioso, o de las peripecias de un joven vaquero muy del común, bebedor de zarzaparrilla, que al final se salía con las suyas e imponía la justicia, a pesar de todas las marramuncias y emboscadas que se le interponían en el camino.

Corín escribió unos 4000 títulos y vendió más de 400 millones de ejemplares de sus novelas. Traducida a varios idiomas, figura en el Guiness como la escritora más vendida en lengua castellana. Escribió casi exclusivamente novela rosa, pero también realizó fotonovelas. Sus obras tuvieron un éxito especial en Latinoamérica, donde impulsaron la creación del culebrón, de la radionovela y la telenovela.

Marcial Lafuente Estefanía escribió su primera novela del oeste en 1943, con el título de La mascota de la pradera y firmó un contrato con la Editorial Bruguera que le llevaría a producir alrededor de 2.600 folletones en formato octavilla de no más de cien páginas. Para componer algunas de ellas se inspiró en el teatro clásico español del Siglo de Oro, sustituyendo los personajes del XVII por los arquetipos representativos del oeste. Marcial murió, muy a mi pesar, en 1984, ya escribía las novelas a seis manos con sus dos hijos.

Una y otro escritor formaron parte del inventario libresco de mis primeros quince años, después lo serían Julio Verne, Daniel Defoe y Agatha Christie. De Corín no recuerdo ninguna frase célebre, de Marcial sí, sobre todo la rememoró cada vez que escucho al desmañado Líder nuestro de todos y cada uno de los bolivarianos días despepitarse en sus interminables peroratas:

¿Es eso una amenaza o una advertencia?

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Tambien empece con Marcial Lafuente Estefania con sus novelitas de vaqueros, ademas de Clark Carrados, Silver Kane y otros mas. Despues salte a Mike Spillane, Julio Verne, Alejandro Dumas, Emilio Salgari, Edmundo de Amicis, Maurice Leblanc etc.. Pasaba horas enteras en la biblioteca de Sta. Clara, Cuba en vez de estar «mataperreando». Pero eso me dio parte de una formacion de historia y geografia ademas de la capacidad de abstraccion. El mundo estaba en nuestras manos en las paginas de esos libros. Que leen los muchachos hoy en dia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba