OpiniónOpinión Nacional

¡Cosa más grande!

Un amigo, cuyo nombre no me reservo para dar mérito a quien lo merece, Marcos Villasmil, pero si su correo electrónico para evitar que le puedan llover correos pidiéndole todaclase de información, me envía regularmente detalles sobre el corona-virus y como lo enfrentan en muchos países, entre ellos Cuba.

Allí destacan comentarios agudos como los de Yoani Sánchez quién nos pone en contacto con el ´´lenguaje oficial´´ que les habla de ´´cuando estemos de vuelta a la normalidad´´ y ella nacida después de la llegada de Castro, se pregunta: ´´¿Cuándo hemos estado en normalidad en Cuba?´´.

El grueso de la información en relación con el corona-virus se origina en los voceros del gobierno, pero así como hay espacio para esa gran luchadora que es Yoani Sánchez, lo hay también para esos representantes de la cubanidad que antecede con mucho a la llegada de Castro; y que desde luego subsistirá cuando ya lo que quede del castrismo no sea sino el recuerdo de una pesadilla de la cual, parodiando a Cervantes, ´´los cubanos no quieran acordarse´´.

¿Quiénes son esos campeones de la resistencia? Mi sangre, los babalaos, o babalawos,  esos personajes a quienes la fiereza de Castro y de Guevara no logró hacer desaparecer. Allí están y ¿Qué me cuenta el reporte de Marcos?  Que uno de ellos, sin decir su nombre, simplemente un babalao, dice que para enfrentar la pandemia ´´hay que rezarle a Fidel´´. La instrucción del babalao es precisa: ´´Deben colocarle un vaso con agua y pedirle a Fidel Castro que los proteja del mal´´.

Yo entendí claramente la petición: Protección contra el mal, aunque conceptualmente se me hace difícil entender que se la pueda dirigir a quien encarna el mal, pero claro, admito que ese babalao pueda no ver como yo en Castro la presencia del mal, y que acuda a él. Lo que si llenó mi mente deincertidumbre fue el ritual con el cual se debe acompañar la petición de protección contra el mal. ´´Deben colocarle un vaso con agua´´.

Meditar por unos pocos segundos sobre ese rito con el cual se debe iniciar la petición abrió mi entendimiento. El babalao sabe que Castro está en el infierno y asume que debe tener mucha sed y quiere abrevársela. No se los podrá beber todos, son millones los cubanos ¿querrá que con esos millones de vasos de agua apague el fuego del infierno? Si se apaga ese fuego, se apagará también el fuego de la sucursal del infierno, Cuba; y por carambola el de la sucursal de Cuba que es Venezuela. Creo que voy a poner mi vaso con agua.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar