OpiniónOpinión Nacional

Crecimiento Económico: ¿Oportunidades de Negocios?

Distintas fuentes noticiosas asoman crecimiento económico para Venezuela durante y a partir del año 2022. Las bases para el sostenimiento del signo de dicha variación a lo largo del tiempo son débiles toda vez que aún cuando se anuncian algunos cambios en el marco institucional y regulatorio, continúa una precaria e inestable macroeconomía así como expectativas débiles, reducida confianza y ausencia de garantías robustas, e independientes de la política y el poder.

En el ámbito microeconómico o industrial, poco se dice. Preguntas como: ¿en qué mercado entrar si se es un emprendedor o un inversionista? ¿Hasta dónde expandir la capacidad instalada? ¿Cuál será la dinámica competitiva de mi sector a partir de dicha expectativa de crecimiento económico? Y finalmente, ¿Cómo terminará incidiendo dicho crecimiento económico en la estructura de mi mercado o de mi sector económico?; resultan ser inquietudes básicas tanto en el ámbito privado -bien para las empresas instaladas como para los potenciales entrantes- así como para el sector público respecto a las políticas públicas en favor del crecimiento económico.

Lo primero que habría que decir es que la incidencia de un eventual crecimiento de mercado sobre la configuración del mismo, más precisamente sobre la estructura del mercado -entiéndase, número de empresas y el grado de concentración del mercado- encontraría diversos factores explicativos o determinantes. Dicho de otra manera, el número de empresas que estará presente en un mercado -y sus eventuales participaciones de mercado- dependerá  tanto de características idiosincráticas de la industria en cuestión -entre otras, el tipo de tecnología productiva y la estructura de costos derivada- así como de la profundidad de la demanda del mercado -por ejemplo, producto de un crecimiento económico-.

Dentro de los factores idiosincráticos o específicos de cada industria destaca la tecnología de producción disponible -si se encuentra disponible para unos pocos o para todos los agentes económicos, por ejemplo, ¿encuentra dicha tecnología diferenciadora protección por medio de patentes?- y cómo esta tecnología determina los niveles de producción y de oferta a los cuales una empresa operaría de forma eficiente -específicamente alrededor de su escala mínima eficiente-. Adicionalmente, como ya mencionáramos, resulta simultáneamente determinante el nivel de profundidad de la demanda o la magnitud de su crecimiento -tanto respecto a su nivel de interceptó o al eventual desplazamiento paralelo hacia arriba y a la derecha-. Ambos elementos -manteniendo todo lo demás constante- determinarían cuántas empresas caben en un mercado.

Por lo general, cuando un mercado se expande -por ejemplo producto de un crecimiento económico como el que estaría presenciando Venezuela- no tendría por qué esperarse que el número de empresas en el mercado se expanda proporcionalmente a la expansión de la demanda o al crecimiento económico. Lo anterior podría ocurrir incluso en ausencia de posicionamiento y valor de marca, en mercados de productos homogéneos no diferenciados.

Para que un crecimiento económico y una expansión de la demanda se traduzca en un crecimiento proporcional en el número de las empresas en el mercado, se requiere que la eventual entrada de competidores no tenga incidencia alguna sobre el precio de equilibrio original -ausencia de competencia directa en precios o indirectamente por medio de la expansión de la producción-, que existan rendimientos constantes a escala y/o que la expansión de la demanda venga expresada en magnitudes enteras equivalentes a la escala mínima eficiente de la tecnología disponible. En estos casos, el crecimiento en el número de empresas en el mercado resultará proporcional a la variación de la demanda, bajo los supuestos de (1) empresas simétricas entre sí, (2) partiendo de un acceso igualitario a la tecnología disponible, (3) una dinámica secuencial de entrada, (4) ausencia de asimetrías de información y (5) un equilibrio conocido como equilibrio de libre entrada de las empresas (equilibrio que se traduce en que las empresas que terminan entrando no desean salir al poseer beneficios económicos nulos y más empresas fuera del mercado no desean entrar ya que implicaría la irrecuperabilidsd total o parcial de los costos de acometida).

Lo anterior nos permite asegurar que la dinámica competitiva del mercado incide en que el potencial crecimiento de nuevas empresas en el mercado resulte generalmente menos que proporcional a la expansión de la demanda.

Si usted es un emprendedor, cuidado!!, unas expectativas de crecimiento económico no deben sobrevalorarse en términos del espacio que existe en los mercados para nuevos emprendedores.

Más allá, las empresas instaladas podrían desarrollar estrategias depredadoras de bloqueo de entrada a los potenciales competidores, más allá de la existencia de barreras de entrada (por lo general denominadas barreras conductuales o estratégicas).

Adicionalmente, podríamos asomarse que existen dos tipos de barreras a la entrada desde la perspectiva de la correlación del tamaño de dichas barreras con la eventual expansión de la demanda: primero, barreras exógenas, las cuales resultarían independientes del tamaño y/o del crecimiento de la demanda, y segundo, barreras endógenas que crecen con el mercado. Ejemplos de la primera podría corresponder al pago de una licencia de operaciones independiente del tamaño de la empresa, de sus operaciones y del mercado y su crecimiento; mientras que en el segundo caso podríamos mencionar a la publicidad, que constituye una inversión que suele estar correlacionada y/o relacionada con el tamaño del mercado y el tamaño de las operaciones de las empresas.

Ante la presencia de barreras exógenas, el crecimiento de la demanda podría encontrar una expansión proporcional en el número de empresas. Sin embargo, ante la presencia de barreras endógenas, una expansión en la demanda que exige inversiones -ej: en publicidad o en capacidad instalada- que pinzan los márgenes y dificultan la recuperabilidad de las acometidas de entrada; el número de empresas entrantes podría limitarse sensiblemente.

Concluyendo la relación precisa entre el tamaño del mercado y la estructura del mercado dependerá de la naturaleza precisa de la entrada y de la competencia en el mercado.

Sea usted un inversionista/emprendedor potencial entrante a un mercado o una empresa instalada en el mismo, necesita tener clara la dinámica competitiva de su sector para reducir exposición a riesgos o para defender su posicionamiento de mercado, muy especialmente ante un eventual escenario de expansión y crecimiento económico en Venezuela.


Economista UCV. Profesor de Estrategia Competitiva y Digital, Universidad Torcuato Di Tella.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba