OpiniónOpinión Nacional

Cuando la ignorancia, el fanatismo, la tozudez y la irrealidad se unen es imposible lograr corregir y avanzar

Cada vez que Nicolás Maduro, permite una entrevista periodística, deja entrever sus inmensas debilidades como presidente usurpador de Venezuela. Esta última entrevista que le permitió el periodismo ruso RT, volvió a demostrar sus debilidades en el mundo; económico, sobre: la realidad del país, de los mercados, de los recursos reales disponibles, de los tiempos de ejecución, del significado real de un proyecto de inversión, etc. Da pena ajena, oírlo hablar y divagar y verlo justificar los absurdos económicos que acostumbra pronunciar.

La semana pasada, le dijo al pueblo de Venezuela que, durante 2019 arreglaría la economía del país. Por supuesto, eso no lo creyó nadie, puesto que anualmente sigue mintiendo al pueblo sobre la verdad de la economía, la cual según él, se debe a las sanciones impuestas por los EE.UU., o al sabotaje económico de la oposición política y de las empresas privadas.

Ya, muchos expertos en economía, han explicado en detalle, que la razón por la que estamos viviendo esta recesión interminable es por culpa del gobierno y sus políticas públicas. Ha sido básicamente debido a los grandes errores del régimen de gobierno. Cierto que la caída abrupta del precio del petróleo, golpeo duramente a Venezuela, debido a factores determinantes, culpa del gobierno tales como: 1) Venezuela es un país mono productor, y rentista que depende básicamente del petróleo. 2) La industria petrolera en Venezuela fue usada como la caja chica del proyecto político del gobierno. 3) Por el motivo anterior; se descuidó el mantenimiento, entrenamiento del personal, crecimiento, y modernización de la industria petrolera, la cual decayó básicamente por inanición. 4) Se vendieron activos de PDVSA en Europa, que podrían estar dando apoyo económico al país. 5) La declaración de guerra al capitalismo, que impidió el ingreso de empresas privadas al país, las cuales hoy día estuvieran dando su contribución a la economía de la nación. 6) La multiplicación de la burocracia venezolana, necesaria para la demagogia y el populismo del socialismo, ha sido brutal.

De 16 ministerios, se llegó a la cantidad de casi 40 ministerios. 7) Las FAN crecieron a casi 200.000 efectivos, para lo cual se crearon un total de 1875 nuevos  cargos de generales para comandar a unos 200 mil militares. Algo verdaderamente insólito, que ha hecho un gran daño a las FAN y a la economía.

8) Se contrataron innecesariamente a Cuba miles de médicos y otros tantos tipos de asesores – ¿militares? – a un costo de US& 8.000 c/u, lo cual en 20 años ha significado un gran desangramiento económico, difícil de soportar por cualquier economía del mundo. 9) Dado que la inflación y la escasez de divisas cada vez aumentaban, se inventó una forma de producir dinero inorgánico – léase ilegalmente –  lo que ha contribuido a llevar la inflación en el país a cifras galácticas de millón de un millón % el año 2018 pasado, pronosticándose para este año 2019 10 millones % de inflación  algo jamás sucedido a nivel mundial, e imposible de visualizar, asimilar ni  entender. 10) En su creencia de considerarse un Hugo Chávez, o un ser extraterrestre, enviado por el destino a hacer feliz a todo pueblo, se creyó con el deber y la autoridad de fijarle a las empresas productivas del país,  los precios de venta de sus productos, en un inútil intento de mejorar el poder adquisitivo del venezolano, y ganarse su respeto a aprecio. Los resultados están a la vista, las empresas privadas han quebrado en una especie de efecto cascada. 11) El parque industrial del país se ha reducido a un pequeño grupo de empresas que, a pesar de todo, hacen lo imposible por permanecer en el país. Si al escalofriante cuadro, anterior, le sumamos el hecho de que las industrias del estado venezolano han sido destruidas en su casi totalidad, las cuales aportaban el 95% de los ingresos económicos a la nación, sería interesante preguntarle a Nicolás Maduro:

¿Cómo piensa recuperar la economía del país en 10 años, cuando le costó destruirla unos 20 años? ¿De dónde obtendrá las inversiones necesarias para invertir en el futuro y pagar las deudas pendientes por pagar y las futuras que se adquieran? ¿Qué inversionistas le prestarían ese dinero, y a que intereses, vista la desconfianza existente que ha ayudado a crear a sabiendas de su experiencia como destructor de una nación? ¿Qué estrategia tiene en mente, para reactivar a  la empresa petrolera del país siendo que la gran mayoría de los directores, gerentes, técnicos y especialistas calificados; se han retirado de la industria, o han sido obligados a retirarse? ¿Cómo piensa y pide la oportunidad de recuperar a la economía de la nación, si ha sido incapaz de resolver las fallas perniciosas de los servicios públicos de: agua, electricidad, aseo urbano, comunicaciones e internet?

Sin duda alguna, que la oposición democrática del país y sus líderes, expertos,  ejecutivos, profesionales, especialistas, trabajadores calificados y obreros en general; se encargaran de dirigir a Venezuela y llevarla por la senda de su reorganización y actuaciones ajustadas a derecho, que a través de las políticas públicas, premisas, lineamientos, propósitos, objetivos, metas y formas existentes; la puedan llevar adecuadamente a un crecimiento económico sostenido que le permita tomar el control del país, para la felicidad de todos los venezolanos.

Que Nicolás Maduro permanezca presidente de Venezuela, está definitivamente descartado de plano por el pueblo. De una u otra manera tendrá que ceder e irse. En mi opinión es un asunto de tiempo. Si él hace una reflexión, sobre su situación y la del país, tendrá que admitir que la nación mayoritariamente le rechaza y prefiere un nuevo gobierno para Venezuela, y que este sea democrático y progresista, no retrógrado, ni criminal, ni corrupto.

La industria del petróleo necesita personal altamente calificado para lograr reactivarla a los niveles en que debería estar. Además, se necesitarían muchas inversiones para nuevos proyectos de inversión, las cuales posiblemente asciendan a 30 mil millones de dólares o más, para lo cual a la oposición democrática al régimen le sería mucho más fácil obtener y administrar eficientemente. Si pensamos y establecemos el hecho estimado de que para 2050 la mayoría de los grandes países desarrollados consumidores de petróleo, se autoabastecerían de energías no fósiles, el consumo del mercado del petróleo se reduciría drásticamente. No obstante aun existirían otras aplicaciones para ese entonces que permitirían que la industria petrolera llegue activa hasta el año 3000.

Por sus características y tecnologías; la industria del petróleo, necesita de un mantenimiento estricto y permanente, el cual fue muy descuidado durante el chavismo, por 3  razones básicas: negligencia, inversiones a tiempo, y falta de experticia de su personal de mantenimiento. Otro factor muy importante en la industria petrolera para su éxito y eficiencia, se debe a esa palabra que tanto molesta al comunismo como lo es la “meritocracia”; la cual el chavismo sustituyo por la lealtad al gobierno, no a la industria, sino al proceso revolucionario que ha estado en nuestra nación desde que el chavismo asumió el poder en 1998.

Una industria petrolera optima, necesariamente necesita de personal preparado, especializado, y motivado al trabajo. También necesita de Presidente, directores, gerentes, especialistas, supervisores, empleados y obreros calificados e identificados con su trabajo y su empresa.

Las palabras: meritocracia, excelencia, optimización, mantenimiento, rentabilidad, crecimiento, rendimiento y calidad, son parte del lenguaje rutinario de los miembros de una empresa petrolera, en todos sus niveles. Además; la formación, crecimiento y entrenamiento del personal de la industria petrolera es mandatorio.

Durante los 10 años que dijo Nicolás Maduro necesitaría, para recuperar a la economía del país, ignoro si mencionó el tiempo que le dedicaría a PDVSA para su recuperación, la cual bajo su presidencia, no ha podido lograr que funcione como debería, precisamente por lo antes indicado.

PDVSA en la actualidad pareciera ser un cascaron vacío, con muchos militares y políticos alrededor de ésta. En lo personal, preferiría que estuviera rodeada y acompañada de otro tipo de personal más preparado, calificado y eficiente.  Si en el pasado, PDVSA, estuvo calificada como una de las mejores empresas petroleras del mundo, se debió a su excelencia y a su calificado personal.

Una deuda de los expresidente  y ex gobiernos de Venezuela, ha sido el de permitir que hasta hoy día, la nación dependa altamente y exclusivamente de los ingresos del  petróleo y se haya convertido en una país rentista y mono productor, habiendo podido, convertirse en una tacita de oro desde el punto de vista de su economía, diversificándola, hacia otros sectores económicamente rentables.

Esa deuda de los gobiernos que ha tenido Venezuela en su historia, debería ser parte del programa de gobierno del próximo presidente de Venezuela, el cual se espera sea un demócrata cabal: líder, progresista, preparado, sagaz, hábil, abierto, capaz, exigente, sensato, honesto, respetuoso de los derechos humanos, etc. La siembra del petróleo recordada y planteada y solicitada reiteradamente por el difunto escritor Arturo Uslar Pietri, entre otras personalidades, sigue siendo un punto de atención, y porque no calificarlo como un punto de honor; el cual jamás debemos volver a descuidar ni olvidar de nuevo los venezolanos.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar