OpiniónOpinión Nacional

Cuando se siembra odio social

Lo que estamos viviendo en Venezuela desde hace quince años, agravado en los últimos días con el enfrentamiento dentro del propio régimen, no es  nada nuevo sino la consecuencia de haberse utilizado el odio social  para conquistar y conservar el poder que e s lo que sucede siempre en todos los regímenes comunistas. Aprovechan la desigual distribución de las riquezas para izar la bandera de la justicia social que después no se logra sino la pérdida de la libertad y demás derechos humanos. El odio social termina destruyendo hasta la esperanza en una sociedad que quería tener una vida mejor.

La estrategia que siguen es la siguiente. El cambio que todos quieren no es posible sin destruir primero el modelo político y económico liberal,  o sea, la democracia y el capitalismo pues solo destruyéndolo  podrá construirse otro mejor que, después, no llega nunca pues la minoría que asume el poder lo que hace es instalarse al frente de una sociedad ansiosa  de justicia social donde solo los líderes viven mejor. Una estafa colosal. Esto sucedió en la Unión Soviética, en Cuba, en China y ahora la víctima es Venezuela. Justicia social con comunismo es algo así como querer endulzar  una taza de café con una cucharada de sal, ácido  muriático  o escribir un círculo cuadrado. No lo  dice quien escribe sino que lo confirma la experiencia histórica.

Sembrar el odio social en una sociedad donde la riqueza está mal distribuida es fácil, lo difícil es recoger después el odio  difundido. Para lograr este cambio y el regreso a la fraternidad ciudadana se necesita que el modelo político y económico nuevo se alimente  con el amor y la educación con valores y no con intereses. Por  eso  están en la vía correcta quienes sostienen que solo es posible si los niños y los jóvenes reciben educación en  valores humanos primeramente en sus familias y después en las escuelas  de manera que así queden con vocación hacia  la fraternidad humanista y vacunados contra el odio social. Esto es lo que se logra educando con  valores a  la juventud para   poder tener  una  sociedad,  nueva y mejor, lo que jamás se logrará a través  del odio social que siembra un marxismo fracasado.

Con la elocuente experiencia histórica de su fracaso hay que estar muy enfermo de protagonismo  y  publicidad para sembrar el odio social como   la solución para  un pueblo  que quiera   ser feliz.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba