OpiniónOpinión Nacional

De bardas, barbas y un “valde”

Alguien que, por lo que veo, me lee desde los tiempos en que yo escribía acerca de la gramática y el origen, significado y razón de algunas palabras, me hizo llegar algo que escribió un maracucho, el doctor Mervy González, hace ya varios años. Es algo referido a un viejo refrán que todos conocemos: «cuando las bardas de tu vecino veas arder, pon las tuyas en remojo». Alega el maracucho que —aunque así es como las personas “con una cultura más o menos mediana, incluso (…) verdaderos intelectuales” lo enuncian, lo debido es reemplazar la palabra “bardas” por el sustantivo “barbas”. Alega que “es incongruente y poco racional, que yo tenga que ‘remojar mi cerca, mi vallado, mi bahareque, en tanto que la cerca de mi vecino se quema’”.

A fin de “poner las cosas en su lugar”, el autor presenta alegatos, citas y comentarios apropiados para desmontar “a quienes por moda” siguen usando “bardas” en lugar de “barbas”. Y arranca con ejemplos que arrancan en el siglo XV. El inconveniente está en que, entre las citas que pone, el verbo “pelar” aparece más veces que el “arder”; solo con Benito Pérez Galdós, ya para acabar el siglo XIX, aparece el refrán usando el verbo “arder”. Y, lógico, si la acción está referida al pase de una navaja por los cachetes de alguien, hay que usar: «afeitar», «rasurar», “pelar” y, con exageración, hasta “esquilar”. Pero si recordamos que en la antigüedad, las propiedades no se separaban con alambre de púas ni malla ciclón, sino mediante setos o vallados —o sea bardas— empieza a parecer más razonable la forma como escribí inicialmente.

A todas estas, ya el lector (si es que queda alguien que haya llegado hasta este párrafo) se estará preguntando: “¿Cuál es el piquete que trae Pittaluga hoy con ese comienzo tan insípido?” Simple: recordar que lo sensato es que debamos aprender por experiencia ajena; por notar las aflicciones y los padecimientos de los demás para evitarlos, no encontrarnos en idénticas circunstancias ni caer en los mismos errores. Porque, si no, sufriremos idénticas resultantes. El primer ejemplo que me vino a la mente es el peligro que corre el pueblo español al escuchar los cantos de sirena de “Podemos”, un partido liderado por gente que recibió dineros venezolanos concedidos por el difunto para que lo ensalzaran por España y tratar de que los “logros” de la “revolución pacífica pero armada” conquistaran Hispania. Ya los mensajes populistas de que todos tienen derechos pero no obligaciones, que todo estará mejor cuando no haya ricos y todos sean iguales de pobres, que no hay que ser empresario porque papá Estado se encargará de alimentarte, están cundiendo en la península. Mejor sería que andaluces, gallegos, castellanos y demás grupos hispanos miraran hacia Venezuela y se fijasen en lo triste de nuestra condición, cómo nos están acabando la inseguridad y la corrupción, cómo estamos plenos de penurias y escasos de bienes para la sobrevivencia.

Pero también nosotros debemos haber adquirido bastante experiencia en eso de seguir votando por individuos muy vehementes cuando hacen promesas pero que luego, a la hora de administrar y hacerlas buenas, han resultado más que buchiplumas. Este año, aprovechando las elecciones legislativas que se nos vienen, tenemos que poner a remojar las bardas venezolanas. Porque no es ajena la barda —o la barba, escoja usted— que está en peligro; es la propia de cada quien. Hace ya más de 2000 años, Horacio nos recomendaba: «Nam tua res agitur, paries cum proximus ardet, et neglecta solent incendia sumere vires» (Acciona como si fuese cosa tuya cuando la pared de tu vecino arde, los fuegos que son descuidados suelen tomar fuerza).

Otrosí

Uno de esos rojos impenitentes que a veces le escriben a uno criticó mi más reciente artículo porque “la utilización del lenguaje no es el más apropiado”, pero no le extraña porque “estamos frente a otro consumado opositor a la Revolución Bolivariana, que utiliza los argumentos más descabellados posibles, no en valde (sic) (…) aparece usted con una gran calva”. Y remata con un “siga mintiendo (…) no caemos en más juegos malavares (sic) del idioma y del falseo de la Historia. Bastante Aprendimos con Chávez”.

Al principio, y en razón de la ceguera selectiva, supise que el crítico era uno más del montón y pensé mandarle un par de desplantes como: “soy calvo, a mucha honra; pero usted nunca ha visto a un burro pelón. Le pongo por ejemplo al ilegítimo, que tiene bastante pelo”. O preguntarle, por lo anfibológico de su remate, si lo que aprendió con el inmortal que se murió fue a caer en juegos malabares. Pero al googlear al tipo descubrí que es ingeniero. Supuse, por tanto, que debiera tener algo entre los parietales y hube de contestarle más macizo. Es muy larga la respuesta para reproducirla aquí. Solo transcribo un par de frases: “No se dé mala vida por personas como yo, que no sabemos nada de nada y que no entendemos cómo pueden perderse los billones de dólares que le han entrado a Venezuela en estos 16 años y que no se ven en obra tangible”.  Y “Si mi ‘lenguaje no es el más apropiado’, ¿cómo considera entonces usted el de su presidente (alguien que no ha mostrado la partida de nacimiento todavía), quien le nombra la madre a todo el Poder Legislativo de España en una cadena?”…

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar