OpiniónOpinión Internacional

¡Cómo terminan las democracias!

Francisco Javier Vargas Galindo

“El secreto de la felicidad es la libertad. El secreto de la libertad es el coraje”. -Tucídides

Buena la reflexión del columnista Sr. Jorge Gómez, http://fppchile.org/es/democracia-al-matadero/,  está en sintonía con las premonitorias advertencias del Jean-Francois Revel,  Carlos Rangel, y Václav Havel.  ¡Cómo terminan las democracias!

“La inteligencia cuando es libre y sin cortapisas, suele ser incómoda”. Así era el insigne, valiente periodista y escritor Jean-Francois Revel, librando batallas – igual que su querido amigo venezolano Carlos Rangel – autor del notable y vigente ensayo prologado por su amigo “Del Buen Salvaje a Buen Revolucionario”. Tanto ellos como el estadista Václav Havel se atrevieron a combatir con coraje el comunismo internacional.

Al igual que el autor de 1984(Orwell), las críticas más duras de Jean Francois Revel fueron disparadas hacia la izquierda y de ese lado recibió también los peores ataques, pero no se amedrentó, a contrario, con su valentía publicó varios ensayos de advertencias del peligro del Comunismo.

Un ejemplo es el escándalo que causó La tentación totalitariaen 1976, demostración persuasiva –con datos al alcance de todo el mundo pero que el mundo no se había tomado hasta entonces el trabajo de sopesar– de esta conclusión inesperada: que el principal obstáculo para el triunfo del socialismo en el planeta no era el capitalismo sino el comunismo. Además de lúcido, se trataba de un libro estimulante, pues, pese a ser una crítica despiadada de los países y partidos comunistas, no daba la sensación de un ensayo reaccionario, a favor del inmovilismo, sino lo contrario: un esfuerzo por reorientar en la buena dirección la lucha por el progreso de la justicia y la libertad en el mundo, un combate que se había apartado de su ruta y había olvidado sus fines más por deficiencias internas de la izquierda que por el poderío y habilidad del adversario.

También en lo que concierne al problema de la información, los análisis de Revel no podían haber sido más oportunos. Cada día tenemos pruebas flagrantes de que es cierta su afirmación según la cual “la gran batalla del final del siglo XX, aquella de la cual depende el resultado de todas las demás, es la batalla contra la censura”. Cuando cesa la libertad para expresarse libremente, en el seno de una sociedad o de una institución cualquiera, todo lo demás comienza a descomponerse. No sólo desaparece la crítica, sin la cual todo sistema u organismo social se tulle y corrompe, sino que esa deformación es interiorizada por los individuos como una estrategia de supervivencia y, consecuentemente, todas las actividades (salvo, tal vez, las estrictamente técnicas) reflejan el mismo anquilosamiento. Y sin libertad no hay control.

El libro de Jean-François Revel que, después de La tentación totalitaria, le dio más prestigio en todo el mundo fue Cómo terminan las democracias (1983).

La tesis del libro era que el comunismo soviético había ganado prácticamente la guerra al Occidente democrático, destruyéndolo psicológica y moralmente, mediante la infiltración de bacterias nocivas que, luego de paralizarlo, precipitarían su caída como una fruta madura. La responsabilidad de este proceso estaba, según Revel, en las propias democracias, que, por apatía, inconsciencia, frivolidad, cobardía o ceguera, habían colaborado irresponsablemente con su adversario en labrar su ruina.

Sus libros y artículos, junto a los de Carlos Rangel y el ex presidente Checo Vaclav Havel pueden ser de utilidad para confirmar hacia donde vamos y cuáles serían las soluciones a tener en cuenta. Ellos son políticamente incorrectos, por sus principios, integridad. Sobre Vaclav Havel,  su Summer Meditations, Politica, civilidad y moralidad es imperdible.

Estos tres intelectuales citados  ayudarán muchísimo:  la nueva forma de gobernar, más decente, con mayor transparencia, rescatando el servicio público y el bien común; ellos «hacen hincapié en la libertad, en el significado de los valores y normas morales en todos los aspectos de la vida social, incluida la política,  la economía, tan necesarios en la reconstrucción institucional. El libro del inolvidable Dr, Rangel: Del buen Salvaje al buen revolucionario, debería ser texto de cabecera de los venezolanos y latinoamericanos,  es increíble la vigencia y lo premonitorio de sus argumentos  más 40 años años de su publicación.

Es precisamente lo que debemos contrarrestar, el FSP con la estrategia del filósofo neo comunista  Antonio Gramsci o nuevo comunismo gramsciano y su nefasta Hegemonía Cultural. Y ese el desafío que tiene el actual gobierno de Pdte. Piñera.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba