OpiniónOpinión Nacional

Desequilibrio fiscal y monetario

Isaías A. Márquez Díaz

La política fiscal y los desequilibrios económicos tienen un peso específico sobre el gasto público y el crecimiento de toda econonomía.

No solo en Venezuela, sino en todos los países, el Estado estructura un presupuesto anual de gastos a fin de desarrollar las funciones básicas que le competen. El financiamiento del gasto es ineludible  y la forma de hacerlo tiene impacto directo sobre la economía del país. Podría financiarse mediante impuestos internos, con endeudamiento a través de emisión de bonos, devaluación monetaria o por combinación de todos éstos.

Idóneamente, el mantenimiento de una gestión fiscal saludable indica que debería hacerse por cobro de impuestos en el mejor de los casos ya que la mayor cantidad de gasto público debería financiarse mediante impuestos generados por la propia economía. Pero, cuando el gasto público supera los ingresos fiscales (caso Venezuela), estamos en presencia de un déficit fiscal. Entonces, tal y como se viene haciendo desde 2012, recurre al subterfugio de la emisión de dinero inorgánico, sin el respaldo de las reservas internacionales y sin que dicha expansión monetaria se corresponda con la cantidad de bienes y servicios existentes en el mercado, generando inflación galopante.

La emisión de dinero burbuja surge durante la Revolución Francesa (1790-1797), cuando los galos soportaban una deuda y déficit enormes; entonces, las autoridades acordaron que la solución para tales desequilibrios económicos era el incremento de la masa monetaria  o liquidez, pues se estimaba que la estanflación obedecía a escasez de circulante.

Ante tal escenario, optaron por la ficción de emitir dinero con miras a financiar  gasto público, comenzando a imprimir papel moneda sin respaldo a lo que añadieron un control de precios muy riguroso; como secuela, la emisión de dinero se descontroló y luego advirtieron que los daños por tales excesos eran  casi estáticos.

El dinero “mágico” ostentó el final que se auguraba en ese momento: incremento desmedido de precios. Responsabilizaron por confabulaciones a quienes habían emigrado, a la indolencia de la burguesía criolla,  la avaricia de los comerciantes, así como a la deslealtad política y otras causas.

Desfasadamente, en Venezuela se ha instaurado la práctica malsana de emitir dinero sin respaldo. Nada menos, generando una inflación cada vez más incontrolable. Durante 2018 el BCV ha incrementado la liquidez monetaria en cerca de un 3.054 %, equivalente a un 28 % /semana.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba