OpiniónOpinión Nacional

Devuélvanme mi normalidad

¡Tres meses de protestas! Eso es una eternidad para quienes como yo, estamos acostumbrados a vivir una vida normal, sin mucho ajetreo, sin eso que llaman protestas, guarimbas y todo ese caos. Yo, que siempre miro de lejos ahora me toca elevar mi voz  porque trastornan mí día a día, mi zona de confort.

Y es que han destruido mi rutina diaria, me levanto en la mañana y lo primero que leo es que el metro está cerrado, otra vez por culpa de quienes protestan, porque si no hubiese protestas yo pudiese llegar a mi destino sin problemas. Ya extraño las fallas del sistema que me hacen esperar horas para entrar como sardina en lata dentro de un vagón, extraño los robos dentro de las estaciones, sobre todo cuando lanzan tiros, extraño los golpes e insultos de quienes pasan por encima de la humanidad de los otros, sin importar si son niños o ancianos para lograr meterse primero.

Pero esto no es todo, dígame cuando se les ocurre cerrar las calles, allí si es verdad que no miden. Me impiden llegar al gimnasio, al cine, en definitiva, moverme por una ciudad que está  hecha para transitarla. No importa si a veces son los militares quienes trancan, ellos no lo hicieran si la gente no se le metiera esa extraña idea de protestar, yo no sé por qué razón, porque aquí quien no trabaja no come.

Hablando de trabajo, ya he tenido que faltar varias veces al mío. Imaginen si pierdo mi quince y último, mi miseria de sueldo, todo será por culpa de las manifestaciones, jamás se los perdonaría. Aunque les confieso aquí caleta, a veces le digo a mi jefe que hay guarimbas para no ir a trabajar y quedarme en casa tranquilo, sin estrés.

Extraño que ahora no lleguen las bolsas Claps con la misma regularidad, antes normalmente llegaban cada mes y ahora se tardan más. Eso debe ser por culpa de los que andan en la calle,  ahora el gobierno debe gastar más en bombas lacrimógenas que en alimentos.

Es hora de pensar, es hora que me devuelvan mi normalidad, ponen en riesgo la vida de todos, esa que antes solo era amenazada por el hampa, la falta de medicinas y alimentos. Ahora tu sales tipo normal y puede que una de esas balas que dispara la GNB o colectivos contra los manifestantes te toque a ti. Imaginen, ya no tienes ni la certidumbre de quién te va a matar.

¡Oh normalidad regresa a mí! Son solo tres meses y me parece tanto, imaginen si durara 18 años o para siempre, este país sería invivible.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba