OpiniónOpinión Nacional

Diálogo con forceps

El diálogo, su gestación e implementación, acaparan la atención del mundo político venezolano y de personalidades e instituciones influyentes en el ámbito internacional angustiadas por la desastrosa situación política, económica y social de nuestro país.

Siendo así, la oposición no podía negarse a dialogar a pesar de que sabía que Maduro no accedería a un diálogo de buena fé, o sea, dispuesto a las rectificaciones requeridas para restablecer la convivencia democrática entre gobierno y oposición.

Tampoco el gobierno podía negarse abiertamente al diálogo, tenía que aparentar que está de acuerdo. Le vino como anillo al dedo la disposición del ex presidente español Rodríguez Zapatero de actuar como mediador, como principal gestor del diálogo, junto con un amigo probado de Maduro, el ex presidente dominicano Leonel Fernández, el poder detrás del trono en su país, y de Martín Torrijos, ex presidente de Panamá, cuyo padre Omar Torrijos, también ex presidente de Panamá.

Rodríguez Zapatero, como líder de los mediadores, ha venido desplegando una actividad intensa. Ahora está más tiempo en Venezuela que en España, lo que resulta plausible.

Hoy es 19 de Julio, y no se ha avanzado prácticamente nada en la mediación. Presumiendo la buena fe, al menos en Rodríguez Zapatero, no consideramos que se trata de un retardo intencional, calculado. De todos modos, hay que exigir precisiones. Resultaría políticamente catastrófico para la MUD que Maduro termine, por omisión, logrando su propósito de que no haya Revocatorio o que se torne inofensivo para la determinación continuista de los dueños actuales del poder. Como acaba de señalar el ex presidente del gobierno de España Felipe González: “nadie puede plantear un “diálogo” para ganar un tiempo que los venezolanos no tienen, agobiados como están por esta crisis”.

Para el ex presidente Felipe González, “el primer elemento del diálogo es el respeto a la Constitución, a la división de poderes, y el cumplimiento de las normas establecidas en ella. Siendo así, estaría fuera de cualquier controversia el derecho constitucional a promover el Revocatorio”.

Ni siquiera la evidencia de que el Revocatorio es lo aconsejable para evitar que la crisis aliente a recurrir a expedientes que no convienen impide que con disimulo actúen personas interesadas en que no se realice. Por si fuera poco, como el tiempo pasa sin abrirle cauce al Revocatorio, asoman de nuevo la cabeza los estrategas de la resignación a quienes no les preocupa que Maduro pueda seguir gobernando hasta el 2019.

Como es obvio, el combate político no se debe confinar al recinto legislativo. Su escenario principal es la calle, y son positivos los reiterados anuncios de la MUD de que la campaña por el Revocatorio será casa por casa, con los dirigentes adquiriendo compromisos directos con los votantes.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba