OpiniónOpinión Internacional

Dos discursos ante el Parlamento

En Estados Unidos, a principios del año, el Presidente acude al Congreso para exponer su gestión durante el año finalizado. Se dirige a ambas Cámaras y pronuncia lo que se conoce como “State of the Union” lo que se traduce como Estado de La Unión. En Venezuela, también el Presidente presenta, en los primeros días de enero, su Memoria y Cuenta. En ambos casos los medios de comunicación difunden, en vivo, por televisión y radio, los discursos presidenciales.

El día de ayer, 20 de enero, el Presidente Barack Obama, ante la El Senado y la Cámara, su discurso del Estado de la Unión. Lo oí en directo por CNN y esta mañana leí el texto integral, tanto en su versión original como en la traducción oficial al español. Algo muy profundo en su palabras me hizo recordar las del Presidente Kennedy en la ceremonia de su toma de posesión, dirigiéndose a los americanos: “Ask not what your country can do for you – askwhat you can do for your country,” (No pregunten lo que su país puede hacer para ustedes —pregunten lo que ustedes pueden hacer por su país). Había quienes esperaban un discurso partidista con reclamos fuertes a los republicanos, cuya mayor preocupación parece ser la de atacar a Obama. Quienes así pensaban se quedaron con los crespos hechos pues Obama, a lo largo de toda su pieza oratoria lo que hizo fue invitar al consenso y al trabajo conjunto de todos los americanos, dejando de lado todas la acciones conducentes a una desunión que le pone freno al desarrollo de una nación en cuya prosperidad todos tengan cabida.

Para que se hagan una idea los lectores, cito a continuación, segmentos que considero dignos de reflexión:

“¿Aceptaremos una economía en la que solo algunos de nosotros vivamos espectacularmente bien? ¿O nos comprometeremos a desarrollar una economía que genere sueldos que aumentan y oportunidades para todos aquellos que se esfuercen?”

“Nos enfrentaremos al mundo con miedo y reactivos, arrastrados a conflictos costosos que ejerzan presión en nuestras fuerzas armadas y reduzcan nuestra posición? ¿O nos guiaremos de forma inteligente, usando todos los elementos de nuestro poder para derrotar nuevas amenazas y proteger a nuestro planeta?”

“Han pasado quince años de este nuevo siglo. Quince años que comenzaron con la presencia del terror en nuestras costas; que transcurrieron con una generación en dos guerras largas y costosas; que vieron una recesión brutal que se expandía por nuestra nación y por el mundo. Han sido, y aun son, tiempos difíciles para muchos.

Pero esta noche vamos a dar un giro.”

“¿Vamos a dejar que lleguemos a dividirnos en facciones y nos enfrentemos los unos contra los otros, o podremos recuperar el sentido de propósito común que siempre ha propulsado a Estados Unidos hacia adelante?”

“Por eso, esta noche, quiero centrarme menos en una lista de propuestas y centrarme más en los valores que están en juego a la hora de tomar las decisiones que se nos presentan.”

“¿Vamos a dejar que lleguemos a dividirnos en facciones y nos enfrentemos los unos contra los otros, o podremos recuperar el sentido de propósito común que siempre ha propulsado a Estados Unidos hacia adelante?”

“Por lo tanto, el veredicto está claro: La economía de la clase media funciona

En dos semanas, mandaré al Congreso un presupuesto lleno de ideas prácticas, no partidistas. Y en los meses que vienen cruzaré el país para defender mi postura en cuanto a esas ideas.”

“En Cuba, estamos poniendo fin a una política que debería haber terminado hace tiempo. Cuando uno hace algo que no funciona durante cincuenta años, es hora de probar algo nuevo. Nuestro cambio de política en relación con Cuba tiene el potencial de poner punto final a un legado de falta de confianza en nuestro hemisferio; desmorona una excusa ficticia para imponer restricciones en Cuba; defiende los valores democráticos; y extiende una mano de amistad al pueblo cubano. Y este año, el Congreso debería iniciar el trabajo de poner fin al embargo. Como dijo Su Santidad, el papa Francisco, la diplomacia es un trabajo de “pequeños pasos”. Y estos pequeños pasos han ido sumándose para dar una nueva esperanza al futuro de Cuba.”

Cuando empezaba a escribir este artículo, me puse a oír lo que decía Maduro en su discurso de presentación de memoria y cuenta. Ya lleva cerca de dos horas de insultos, sandeces, muestras de videos que según él revelan un golpe, ofertas de nuevas becas que no se sabe cómo va a pagarlas, cuando no paga las viejas, mentiras y más mentiras y ninguna propuesta concreta para salir de la crisis –se limitó a decir “Dios proveerá”—, ninguna explicable razonable sobre su fracasado viaje de limosnero.

En las universidades de los Estados Unidos se acostumbra presentar debates donde se simulan dos presidentes o candidatos presidenciales que presentan sus programas, sus ideas, su gestión, sus planes y sus propuestas. En un debate como esos Maduro saldría, como dicen en criollo “raspao”

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. «Desarrollar una economía que genere sueldos que aumentan y oportunidades, para todos aquellos que se esfuercen»: Acá en Venezuela el régimen chavista aplica eso, pero quitándole las últimas 4 palabras, y con ese giro se ganan al Lumpen y a todos los vagos mal acostumbrados a vivir sin trabajar, con sueldos y oportunidades para todos….sin obligación del esfuerzo. Allí está la gran diferencia.
    «Cuando uno hace algo que no funciona durante cincuenta años, es hora de probar algo nuevo»: Que no haya funcionado no significa que fracasó, como quieren interpretarlo los chavistas, empeñados en mantener el absurdo e injustificado culto a Fidel y al castrismo (ahora jefaturado por Raúl, quien anda de compromiso con Obama, en ambiente de Luna de Miel). El Embargo fue la medida para forzar al prepotente régimen fidelista a pagar por las arbitrarias expropiaciones de empresas y bienes de estadounidenses, lo que los castristas se han negado a hacer durante 56 años. Que un deudor no pague sus deudas no significa que el acreedor no tuvo razón al demandar el pago, ni que fracasó por tratar de lograr lo que le corresponde, mediante una medida de presión justa y apropiada. Quienes no ven las diferencias, son los mismos que no ven la dictadura, la represión, el estancamiento y el parasitismo que resultaron de la implementación de la falsa revolución en Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba