OpiniónOpinión Internacional

Duro parto de la independencia catalana

Quizá los libertadores habrían optado por las urnas y no por las armas, sí esa hubiera sido una vía clara para alcanzar la independencia. Cataluña quiere ofrecer al mundo un ejemplo de que se puede lograra la independencia de manera pacifica, por la vía de las urnas, vía pacífica que le dio a la India la independencia de Inglaterra guiados por Gandhi.

España se viene desmoronado desde hace siglos. La corona se ha doblegado frente a la fuerza de los movimientos independentistas poco a poco; pero ahora el gobierno español no enfrenta una insurrección independentista en América, Asia o África, sino al interior de su territorio, el rechazo de los pueblos que fueron forzados a unirse para formar el Reino de España. A la insurrección y lucha armada del pueblo vasco, le ha seguido la del catalán, sin armas sólo con la fuerza de sus voluntades y la creencia en la democracia.

Cómo en los viejos tiempos de las colonias españolas, a la consulta popular frustrada por la violencia del gobierno español en Cataluña del pasado domingo 1 de octubre, le ha seguido una huelga general este martes. Ha sido un movimiento huelguístico ampliamente seguido que va en aumento, fortaleciendo la presión sobre el gobierno central de Madrid, aunque los líderes de la independencia de Cataluña aún no han dicho si declararían la secesión de España y enfrentarán las consecuencias.

La realidad que quiere obviar el Reino de España es la desobediencia civil de los catalanes. Los despachos hablan de autopistas bloqueadas, trenes detenidos, puertos silenciosos y cortinas de hierro de los comercios cerradas, de eventos deportivos pospuestos, de escuelas y universidades con sus puertas cerradas; Cataluña ha iniciado una huelga general sin precedentes este martes, para mostrar su fuerza al Reino de España después de la violencia que frustró el referéndum popular sobre su independencia.

En realidad no es una huelga, es un movimiento de los ciudadanos catalanes defendiendo los derechos civiles, según Antoni Abad, presidente de la Asociación de empresarios de independencia (CECOT). La violencia no podía hacer otra cosa que acentuar los sentimientos nacionalistas de los catalanes y hasta el Barça se ha unido al movimiento, todas las organizaciones económicas, sociales y deportivas han expresado su protesta contra la violencia de la policía del gobierno centra, desatada el domingo para impedir la celebración del referéndum de autodeterminación de esa autonomía de España.

El empresario Josep Comas, ha resumido con exactitud los hechos: “Conozco personas que se convirtieron en separatistas ese día” y junto a su colega Joan Carles Calbet están convencidos que ahora no pueden volver atrás, “votamos a favor de la independencia, Madrid respondió con bastonazos, la conversación ha terminado”, preciso Comas.

La historia de las colonias de América se repite, España no invierte en Cataluña pero extrae riqueza de esa autonomía, así lo patentiza Antoni Abad, quien afirma que “España nos ha puesto palos en la rueda desde hace años, se niega a invertir en la región y dotarnos de infraestructura, mientras que somos el motor de las exportaciones del país”, afirma el empresario.

Pero el Reino de España no está dispuesto a ceder ante la presión popular de los catalanes, resistieron la violencia de los vascos y las urnas no lo intimidan. De tal modo que finalmente el rey de España, Felipe VI, salió de su silencio para acusar a los líderes separatistas de Cataluña de estar al margen de la ley y la democracia, anunciando que el Estado español debe garantizar el orden constitucional, a través de un discurso por televisión trasmitido el martes por la noche.

El rey acusó a los independentistas de asumir un “comportamiento irresponsable,” el cual “pueden incluso poner en peligro la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España”, precisó el rey en su discurso con dureza. Más adelante precisó que “es responsabilidad de los poderes legítimos del Estado garantizar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, el respeto al Estado de derecho y la independencia de Cataluña”, subrayó el rey Felipe VI.

La violencia y el discurso del rey de España no han hecho más que alimentar el nacionalismo catalán. Los líderes independentistas no han dicho que declararon la secesión de Cataluña, aún cuando lo podrían hacer; su mayoría en el Parlamento de Barcelona les da la posibilidad de hacerlo, algo que podría estar más claro en las próximas 48 horas, cuando el Parlamento catalán se reúna y decida su futuro o se imponga la violencia de siempre de España frente al independentismo.

Mientras los partidos de izquierda fortalecen su apoyo a la independencia, el presidente Carles Puigdemont, con su partido de derecha, busca la mediación internacional para imponer el diálogo y evitar una confrontación violenta. Por ahora, los catalanes no acumulan municiones ni armas para enfrentar al Estado español, acumulan valor para salir a las calles a protestar contra España y sus fuerzas policiacas, optando por las urnas en lugar de las armas para alcanzar su independencia.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba