OpiniónOpinión Nacional

El asalto a la sinrazón: Telenovela sangrienta

«La mejor manera de controlar a la oposición es dirigirla nosotros mismos»-Vladimir Lenin

Fiel y meritoria discípula de la KGB, la  Dirección de Inteligencia (G2) cubana aplica las mismas estrategias y tácticas y sigue, punto por punto, el mismo manual que en su época guiaba las actuaciones de  su mentora, heredera de la truculenta ‘Cheka’ y  similar en sus principios a la SS y su hermana la Gestapo nazis.

Brazos del estado totalitario, las organizaciones de este tipo sirven para desarrollar hojas de ruta seguras en el campo minado de los asuntos internos e internacionales. Una de sus principales armas es el terror, aunque no la única.

La KGB marcaba  pautas en la actuación de las tropas invasoras en los países de la URSS con una fórmula sencilla que es la que aún aplica el G2 en Venezuela: mantener al partido en el poder y eliminar a sus adversarios.

La estructura de este pensamiento es calco de la teoría de la guerra de Clausewitz y se basa en sistemas de simulación básicos, como el ajedrez, el juego de Go y otros. Muy conocidas son las destrezas que durante décadas demostraron los ajedrecistas rusos, quienes ganaron la mayor parte de los campeonatos  mundiales del siglo 20. Cuba es el único país latinoamericano que ostenta el galardón.

El ajedrez es un juego que requiere de planificación y memoria más que de inteligencia, como sostenía Edgar Allan Poe * y como prueban los resultados de las partidas que Big Blue, la computadora de IBM ganó al legendario campeón ruso Garry Kasparov.

No hace falta ser un genio para jugarlo aceptablemente, pero requiere atención, retentiva y disciplina, cosas que cualquier burócrata bien entrenado es capaz de tener.  Nada de extraordinario tiene tampoco aplicar sus trucos y tácticas en la interacción de fuerzas políticas.

Quien hoy observa las ‘movidas’ que las piezas del régimen, como el TSJ y el CNE, realizan en el tablero político venezolano, no puede dejar de pensar que tales jugadas han sido previstas de antemano en una especie de guión que se cumple paso a paso sin tropiezos y en el que los movimientos del adversario son anticipados y neutralizados sistemáticamente.

No hace falta recurrir a una teoría de la conspiración** – ese tabú que los conspiradores han logrado implantar en el cerebro de sus contrincantes- para entender ese juego y darse cuenta de que todo, o casi todo, funciona de acuerdo al plan de quienes no tienen otro trabajo que garantizar que el partido siga en el poder y que sus adversarios desaparezcan, a menos que sirvan para alcanzar el objetivo.

Stalin, que se mantuvo en el poder durante más de 30 años, eliminó a casi todos sus posibles enemigos y no a todos, porque si vacías el tablero el juego se acaba y el poder se torna frágil y quebradizo. Este tirano genocida era aficionado al Gorodki un deporte ancestral parecido al juego de bolos, que consiste en tumbar todas las piezas colocadas frente al jugador lanzando una vara de madera.  Su placer era ‘barrer’ a quien pudiera hacerle sombra, pero nunca olvidó que cierta sombra es necesaria para dormir tranquilo.

De esas prácticas importadas – Venezuela y su vocación de importarlo todo- viene la farsa que ha reemplazado a la política tradicional de los partidos, con sus programas, sus idearios y su inevitable aspiración al poder. Esta última característica es la que primero se elimina en la nueva mutación del virus del estalinismo que se implantó en el país hace ya casi dos décadas: la oposición oficial puede ( y debe) combatir, acusar, denunciar, competir en elecciones y hasta ganar alguna de  ellas pero nunca, nunca, podrá acceder al poder central.

Adaptado a nuestras tradiciones, el escenario se transforma en el set de una telenovela de infinitos capítulos, todos los cuales terminan con una incógnita, que puede ser de amenaza o de esperanza, de acuerdo a las necesidades del guionista.

La frase clásica, que hoy nuevamente aplica a nuestra pobre, falsa y trise ‘realidad’ política es algo como esto :

¿ Podrá el TSJ  burlarse de la Constitución?

¿ Aprobara el Ejecutivo su presupuesto nacional en contra de la Asamblea Nacional?

¿ Qué será de la voluntad del Pueblo expresada en las urnas?

No se pierda el próximo capítulo,  etc. etc.

Es obvio, sin embargo, que el  ‘episodio’ del presupuesto está pensado para desviar la atención del hilo argumental del revocatorio, pero ese también es un jaque anunciado que a nadie puede sorprender y que ya tiene escrito su desenlace, en el que – otra vez- las jugadas de la oposición oficial forman parte de la trama.

Mientras las cifras de muertos, niños enfermos y presos políticos aumentan, para que espectáculo continúe. Es una telenovela barata, pero sangrienta.

@Hermeticum

———————-

* Edgar Allan Poe y la diatriba que enriqueció el ajedrez.

** Para aquellos que piensan, para estar a la moda y no salirse del trend, que las teorías de conspiración son falacias para infantes, baste recordar que el propio Karl Popper, quien las cuestionó en su demoledora crítica del marxismo, reconoce que las conspiraciones , como fenómenos sociales, pueden existir y “cobran importancia siempre que llegan al poder personas que creen en la teoría de la conspiración” CF La Sociedad Abierta y sus Enemigos. Pág. 151

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba