OpiniónOpinión Nacional

El Brexit vs. la Cumbre de la OTAN

Entre el 8 y 9 de julio del año en curso tuvo lugar la vigésima octava cumbre de la OTAN en Varsovia (Polonia). Esta cumbre de la OTAN se realiza en un momento de graves dificultades políticas y económicas para la Unión Europea UE), el Secretario General de la OTAN Jens Stoltenberg habría manifestado una semana antes de la cumbre, que esta: “Tendrá lugar en un momento crítico para nuestra alianza, un momento en que nuestra seguridad y nuestros valores se enfrentan a desafíos importantes, tanto desde el este como desde el sur”.

Con anterioridad, en la vigésima cuarta cumbre celebrada entre el 4 y 5 de septiembre del 2014 en Newport (Reino Unido) bautizada periodísticamente como la cumbre de Gales, la mayoría de los países miembros de la OTAN declararon lo siguiente: “Nosotros, los Jefes de Estado y Gobierno de los países miembros de la Alianza Atlántica, nos hemos reunido en Gales en un momento crucial para la seguridad Euro-Atlántica. Las acciones agresivas de Rusia contra Ucrania constituyen un reto para nuestra visión de una Europa integra, libre y en paz. La creciente inestabilidad en el área sur, desde Oriente Medio al norte de África, así como las amenazas de carácter Transnacional y Multidimensional, representa un desafío para nuestra seguridad. Todo ello, en conjunto, puede tener consecuencias a largo plazo para la paz y seguridad en la región Euro-Atlántica y para la estabilidad mundial”. Al leer esta cita, a uno se le ocurre, decir como los abogados, “A confesión de parte relevo de pruebas”.

Una de las decisiones de la cumbre de Varsovia, fue la de establecer cuatro batallones multinacionales en los países bálticos (Estonia, Letonia, y Lituania) y Polonia sobre una base rotatoria. De igual forma anunciaron, que uno de los sistemas de defensa antimisiles desplegados en Europa entrará al nivel de disponibilidad operacional, de igual modo han incluido junto con las armas nucleares un sistema de defensa antimisiles en su sistema de disuasión.

Vladimir Putin entre el año 2000 y el 2004, se encargó de dirigir y  poner en orden los asuntos internos de Rusia, lo que se tradujo en un importante crecimiento económico de su país. Posteriormente a partir del 2005 se dedicó a ordenar la política internacional con el propósito de devolverle a Rusia su estatus de gran potencia. Bajo esta orientación ejecuta los ciberataques encubiertos a Estonia en el 2007 y a Georgia en el 2008, envía un contingente militar a Siria en el 2015 y plantea una salida o control de las armas químicas en poder de Siria, advirtiendo al mismo tiempo que cualquier decisión al respecto, debería estar orientada a poner un freno a la expansión del Estado Islámico. En septiembre de este mismo año (2015) envía un contingente a Siria en apoyo a Al-Asad y en el mes de octubre somete a un intenso bombardeo a los opositores del régimen de Al-Asad.

Con la las decisiones  anteriormente señaladas, Putin tiene claro que por ahora, no puede contar con Irán para su estrategia en el Medio Oriente, por cuanto Irán está estratégicamente rodeado por los EE.UU. en Turquía, Irak, Arabia Saudita, Bahréin, Pakistán y Afganistán, al tiempo que habría que destacar el poder naval de los EE.UU. en el Golfo Pérsico y Océano Indico.

Dentro del marco de la realidad anterior, Putin decide “empujar” en el 2014 el referéndum de Crimea para reintegrarse a Rusia después que las revueltas iniciadas el 21 de noviembre de 2013, lograra desalojar del poder a Viktor Yanukóvich el cual había sido acusado de un fraude electoral en las elecciones de noviembre de 2004 donde salió electo Presidente, luego de haber sido primer ministro. Este referéndum, conjuntamente con el de Holanda quien rechazó en abril de este año (2016), el acuerdo comercial de la Unión Europea con Ucrania y finalmente, el triunfo del Brexit en el Reino Unido (RU) el cual podría facilitar a Putin negociar las sanciones impuestas a Rusia a raíz de la anexión de Crimea, pues, el RU fungían como el principal aliado de Polonia y los bálticos, por cuanto Alemania y Francia son más proclives a un compromiso con Rusia para reconstruir la relación a mediano plazo.

En mi columna (El Brexit, parte de la dinámica de la lucha por el poder, 2 de Julio 2016) planteaba: “el triunfo del Brexit pudieran aumentar las tensiones entre la OTAN y Rusia las cuales vienen “agriándose” a raíz de la situación de Ucrania y la adhesión de Crimea tras el referéndum de marzo del 2014, el cual Japón, la Unión Europea y los EE.UU. calificaron de anexión ilegal y se sumaron a las sanciones contra Rusia.

La OTAN se constituyó el 4 de abril de 1949, con 12 países; Dinamarca, Islandia, Bélgica, Canadá, Francia, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Portugal, Reino Unido, EE.UU. después en 1951 se integran Grecia y Turquía y en 1954 Alemania Occidental. Durante los primeros 40 años, la estrategia descansó fundamentalmente en el balance de las fuerzas entre el Este y el Oeste y la evolución sistemática de la tecnología de los sistemas de armas, básicamente la nuclear.

A lo largo de su historia la OTAN ha estado al servicio fundamentalmente de los intereses de los EE.UU. y de sus países aliados. Las operaciones de la OTAN han puesto en varias oportunidades al mundo, al borde de la guerra. He de allí que las medidas tomadas en la Vigésima Octava Cumbre de la OTAN realizada entre el 8 y 9 de julio del año en curso en Varsovia, abonan el conflicto actual entre Rusia y los EE.UU. por la anexión de Crimea, al tiempo que plantea serios desafíos para Europa, pues profundiza la incertidumbre política agravada a raíz del triunfo del Brexit en el Reino Unido. Como vemos pues, esta mezcla está compuesta de una sustancia muy peligrosa, en el plano de la geopolítica, dada la determinación de Putin de cambiar el estatus establecido a Rusia después de la disolución de la URSS, lo cual privó a Rusia de salvaguardar sus propios intereses.

A éste nivel de lectura de la presente reflexión, algunos lectores se estarán preguntando, ¿y que tiene todo esto que ver con Venezuela? Pues bien, durante algún tiempo he venido insistiendo hasta la “necedad” en mi columna, que mientras la oposición del país no incorpore el estudio, la investigación y el análisis de la geopolítica en su estrategia contra el chavismo, continuaremos haciendo puros rounds de sombras.

Vemos capsularmente algunos ítems, del porque sostengo esta tesis.

  1. Después del 13 de Abril de 2002 Venezuela fue incorporada a la estrategia geopolítica de Cuba. De allí sus relaciones bilaterales con Rusia, Irán, China, Bielorrusia, etc.
  2. El 17 de diciembre de 2014 se inició un entente entre EE.UU. y Cuba para establecer relaciones diplomáticas y al mismo tiempo revisar lo del bloqueo económico y la retirada de los EE.UU. del territorio ocupado en la base de Guantánamo.

Estas negociaciones entre EE.UU. se enfriaron a raíz de la visita del Presidente Obama a la Isla el 26 de Marzo de 2016, pues en la rueda de prensa conjunta que dieran ambos mandatario (Raúl Castro y Barak Obama) Raúl Castro manifestó lo siguiente: “Mucho más pudiera hacerse si se levantara el bloqueo, reconocemos la posición del Presidente Obama y de su Gobierno contra el bloqueo y los reiterados llamados que ha hecho al Congreso para que lo elimine, las últimas medidas adoptadas por su Gobierno son positivas pero no suficientes.

El bloqueo es el obstáculo más importante para nuestro desarrollo económico y bienestar del pueblo cubano por eso su eliminación será esencial para normalizar las relaciones bilaterales (…) para avanzar hacia a la normalización también será necesario, que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la base naval de Guantánamo”. Este enfriamiento de las negociaciones entre Cuba y los EE.UU.  frustro en mi criterio, una probable salida para la crisis política de Venezuela. No por casualidad, el Presidente Nicolás Maduro fue llamado por el Gobierno cubano 2 días antes del arribo a la Habana del Presidente Barak Obama

  1. Lo anterior es fundamental tenerlo en cuenta, pues ello encuadra dentro del escrutinio del conflicto geopolítico en que se halla inmersa Venezuela desde el 2003, producto de esta estrategia geopolítica de Cuba y el reajuste de la política de dominación global de los EE.UU.

Son estas las cosas que en mi criterio, requieren ser investigadas,  estudiadas y analizadas permanentemente por equipos conformados por las direcciones políticas de los partidos de la oposición, distintos a los equipos de los operadores y activistas electorales.

No se nos puede escapar además, que en la actualidad, el Brasil que representa la sexta economía del mundo entró en recesión desde el 2014 y todavía no se notan síntomas de recuperación. Mientras que en la Argentina el desbocado e incontrolable Gasto Publico (GP) aunado a la emisión monetaria y el control de la economía puesta en práctica por los Kirchners que dio como resultado un preocupante déficit fiscal y una inflación del 43,3%. Mientras que el Presidente Macri aplica una política severa de ajuste macroeconómico que ha comenzado a movilizar a los sectores populares de la Argentina y no precisamente, para elecciones.

Paralelo a lo anterior, la economía mundial está ante una nueva amenaza de crisis financiera más grave que la del 15 de septiembre del 2008 con el Lehman Brothers, pues el Deutsche Bank el principal banco privado de Europa presenta una alta exposición a los derivados financieros (activo financiero cuyo valor se deriva de los cambios en otro activo financiero llamado subyacente sobre el cual caen contratos financieros, vale decir, materias primas, valores de renta fija y renta variable, tipos de interés, etc.) de 75  billones de dólares cuya cantidad supera 20 veces el PIB Alemán y 5 veces el PIB de la zona euro, lo cual reportó pérdidas en el ejercicio del 2015 por el orden de los 6.800 millones de euros.

Como vemos pues, el ejercicio de la política requiere algo más que simples operadores electorales. Requiere de ideas que sólo son posibles producir a través del estudio, la investigación, el análisis y el nivel intelectual necesario para manejarse dentro de una crisis que es mucho más compleja que los operativos electorales y el mantenimiento  y la administración de las maquinarias electorales de los partidos.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba