OpiniónOpinión Internacional

El comercio en tiempos del Covid-19

Uno de los daños colaterales del Covid-19, aparte del cierre, desaceleración económica, desempleo, desaparición de empresas, pérdidas financieras (y lo que se acumule), es la contracción del comercio internacional (CI) que viene a sumarse a los efectos negativos sobre todo para países, como México, que tienen alta dependencia de la exportación/importación (75 por ciento como porcentaje del PIB en 2019).

A medida que se avanza en el año y se profundizan los efectos adversos, el CI ya refleja el deterioro global generalizado. Hace unos días el Fondo Monetario Internacional publicó el tercer reporte de su Perspectiva Económica Mundial del 2020 y las cifras con el avance del año se hacen cada vez más negativas.

Aún y cuando algunos países empiezan a mostrar signos de recuperación, hay una alta probabilidad de que el entorno económico se siga deteriorando ya que no todas las actividades han reactivados sus operaciones y ya se tienen nuevos brotes de contagio que han obligado en algunos países a regresar a cierres de negocios y actividades comerciales. Además, el retorno del consumidor sigue siendo incierto.

La «nueva normalidad» no ha llegado.

Para el CI, la Organización Mundial del Comercio (OMC) estimó a principios de años dos escenarios: el optimista con una reducción del 13 por ciento respecto del 2019 y uno pesimista con una tasa negativa de -32 por ciento. Las cifras disponibles al primer trimestre muestran una reducción de 3 por ciento y se prevé que para el primer semestre llegue a -18 por ciento.

El comercio del Covid- 19

Uno de los efectos del Covid-19 fue poner en la discusión el tema del comercio de equipo médico para combatirlo (medicinas, consumibles de hospital y laboratorios, equipo médico, ventiladores, artículos de protección, etc.) ya que la mayoría de los países no tenían suministro suficiente para hacerle frente de forma oportuna y eficiente, dada la rapidez con que apareció la pandemia.

Dando lugar a un inicio incierto y atropellado de la actuación gubernamental que causó más contagios y fallecimientos de los justificados. La escasez de toallas y líquidos desinfectantes en Monterrey fue una muestra de ellos (lo que despertó el interés de nuevos emprendedores por fabricarlos).

Según la OMC, el CI de productos médicos de todo tipo fue de 2 millones de millones de dólares en 2019, de los cuales 597 mil millones de dólares fueron de artículos necesarios para combatir la pandemia.

Por la urgencia de tener el suministro, algunos países eliminaron las restricciones de calidad de las importaciones o bajaron sus aranceles, mientras que otros impusieron restricciones a la exportación ante las limitaciones de su oferta, propiciando una disrupción del mercado que limitó la respuesta de los países. A la fecha existen 34 restricciones al comercio de estos productos.

Por lo que toca a los importadores de artículos médicos, destacan Estados nidos (con el 19 por ciento del total), Alemania (9 por ciento), China (6 por ciento), Bélgica (6 por ciento) y Holanda (5 por ciento).

En el lado de los productores, los cinco principales son Alemania (14 por ciento del total mundial), Estados Unidos (12 por ciento), Suiza (9 por ciento), Holanda (7 por ciento) y Bélgica (7 por ciento). China ocupa el lugar 7 (con 2 por ciento).

Pero en los artículos de protección (máscaras para la cara, desinfectantes, jabones, lentes, tapabocas y vestimenta médica), China es el principal productor con el 17 por ciento del total mundial, seguido por Alemania (13 por ciento) y Estados Unidos (12 por ciento).

Respecto de los ventiladores y respiradores, Singapur es el líder con 18 por ciento de la producción mundial seguido por Estados Unidos (16 por ciento) y China (10 por ciento).

Esta situación de los productos médicos se ha agravado por las fricciones comerciales entre China y Estados Unidos y la disputa sobre el papel de China en dar a conocer al mundo de forma oportuna la existencia del Covid-19.

Por último, el título del reporte del Fondo Monetario Internacional sintetiza la situación actual: «una crisis como ninguna otra, una recuperación incierta».

Articulos relacionados:

La guerra del Covid-19

Luz y sombra en la pandemia del Covid-19

El virus de la (des) globalización

Responder, Recuperarse y Reinventarse

[email protected]

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba