OpiniónOpinión Nacional

El comunismo, y la industria petrolera de Venezuela

Aun cuando el marxismo leninismo, no se ha terminado de instalarse formalmente en Venezuela, ya se dejan ver algunos indicadores y signos de lo que sería esa nueva era que los aventureros del régimen con la ayuda de Cuba, China, Rusia, Bielorrusia, Corea del Norte, Vietnam y otras naciones de ese signo, enseñan a los iniciados.

Como todos sabemos, el comunismo tiene un nombre de lucha muy peculiar, puesto que se le llama se ha llamado, y se le sigue llamando, la revolución del proletariado, al cual enseñan básicamente, que sus enemigos a muerte, son los capitalistas, millonarios, emprendedores, empresarios, y la denominada burguesía y oligarquía en general.

En comunismo, a los obreros, no solo les enseñan a odiar a estas clases sociales correspondientes al mundo libre y democrático que utiliza al mercado de libre comercio, o capitalismo, para desarrollar sus actividades económicas, cotidianas y necesarias para la evolución y crecimiento general de los pueblos y países. También se les enseña a sobre estimarse, lo cual también es dañino, para cualquier ser humano.

Está circulando un escrito sobre un proyecto en plena venta al gobierno de Venezuela, en cual los obreros petroleros solicitan cambiar la constitución y las leyes, para recibir el control de la Industria petrolera de Venezuela, en lo que respecta a la administración, supervisión y control de tal industria. El argumento central, es que éstos, no tendrían que invertir ni un centavo en la industria para hacerla suya, puesto que ellos son venezolanos, y tienen el derecho de que esta les pertenezca por “herencia”. Palabras más o palabras menos, esa sería la premisa inicial.

Si mal no recuerdan, Nicolás Maduro, exhortó y regañó en público a Willis Rangel, un prominente jefe sindicalista, que cosa extraña, trabaja para el gobierno y defiende sus intereses, no el de los trabajadores. Según se entendió, Willis Rangel sería el jefe supremo de PDVSA, como líder de los trabajadores petroleros y el presidente actual, un general del ejército, trabajaría o colaboraría con ellos, para lograr los objetivos inmediatos de producir un millón adicional de barriles de petróleo, a los que actualmente se producen. Algo así como un arroz con mango. Es tal el bochinche, que hasta establecen un porcentaje del 10% de los ingresos en dólares, por concepto de ventas del petróleo, como bonificación para ese sector obrero.

Este desbarajuste, es precisamente un producto acabado y terminado del comunismo y sus extrañas ideas y proyectos en Venezuela. El solo hecho de que ese mamotreto se desarrolle e instale, da escalofríos, puesto que no tiene ni pies ni cabeza. Como de este régimen, podemos esperar cualquier cosa; es necesario que la sociedad venezolana se informe mejor y se prepare para impedir por cualquier vía, que esto o algo parecido se materialice y se haga realidad. Cuando a un pueblo se le enseña y se le dice, que el proletariado (los obreros) son el elemento más importante y vital de una industria y de un país, se les miente descaradamente. En justicia, todas las clases sociales son importantes en una empresa y en país.

Es más, el obrero, quien está al final de una cadena de empleados y trabajadores de cualquier industria, es supuestamente el más débil de esa cadena, y posiblemente, el que gana menos dinero por su trabajo, razón muy importante, para no jugar con sus sentimientos y engañarlo y decirle que él, es el más importante de esa u otra empresa.

Al obrero hay que dejarle claro, que, para dejar de ser obrero, tiene que superarse en lo educacional, en valores, y en otros aspectos importantes de la vida, para aspirar a dejar de ser obrero. Ningún padre o madre, desea, que su hijo sea un obrero toda la vida. Toda persona con sentido común sabe de qué hablo. Es más, la industria petrolera, está llena de jubilados y empleados actuales que empezaron a trabajar como obreros, y dado que se superaron progresivamente, fueron alcanzando posiciones relevantes en los altos niveles de sus organizaciones de sus respectivas empresas anteriores. El comunismo, en otras palabras, mata al crecimiento y sueño de los ciudadanos de las sociedades mismas de ese país que lo aplica, y no les permite ser ellos mismos. Los controla y regula desde diferentes ángulos y aspectos. El comunismo, convierte al obrero en un simple robot.

Es muy tiste y doloroso lo que han hecho en Venezuela con los obreros venezolanos, sobre todo, los obreros de la industria petrolera. Hasta un general de las fuerzas armadas, requiere prepararse para dirigir a una industria petrolera, o actuar como ejecutivo en la misma. No solo eso, ese general debe prepararse, requiere también, estar rodeado de directivos y ejecutivos especialistas y preparados en las diferentes disciplinas y materias existentes alrededor de una industria petrolera. Una industria petrolera exitosa requiere de muchísimos elementos perfectamente armonizados y sincronizados, para dar los resultados de excelencia requeridos por ésta.

La dirigencia comunista en Venezuela, entrenada y orientado por el comunismo resultante de la revolución cubana, adoctrinó a la dirigencia venezolana, más para beneficiarse económicamente, arruinando a nuestro país, que, para ayudarle a resolver sus problemas internos, que viéndolo bien no eran tan brutales como los que diríamos, está dejando el socialismo del siglo XXI de Hugo Chávez y su excéntrico, dañino e inútil proyecto político.

A estas alturas, ya hemos entendido todo respecto a hacia donde nos dirigió el chavismo, y hacia donde pretende llevarnos. No sé si estamos a tiempo de evitarlo o si tendremos que esperar otro tiempo extra para frustrarlos. En estos momentos, se han cumplido muchas metas y triunfos que van encaminados a contribuir con la expulsión del comunismo de nuestras fronteras a la mayor brevedad posible. Cierto que no hemos podido solos, sacarlos del gobierno, razón por la que hemos tenido que pedir ayuda externa. No obstante, esa ayuda externa ha ido evolucionando aceleradamente y más pronto que tarde, veremos resultados concretos de la misma.

Venezuela es muy importante para los venezolanos y para el mundo en general, como para sentarnos a esperar que el comunismo se termine de acomodar plácidamente en nuestro país. Sin dudas, estamos en la vía correcta para lograr nuestros objetivos de expulsarlos como delincuentes, narcotraficantes y ladrones que han sido, como gobernantes fallidos de nuestra nación.

A los obreros venezolanos que están siendo engatusados y llevados a un proyecto miserable e inviable, solo les pedimos que razonen adecuadamente, que no se impacienten, y no pretendan incurrir en el grave error de apoyar al régimen en semejante trampa caza bobos, como lo es el plan que tiene el comunismo para administrar a nuestra industria petrolera. La industria petrolera de Venezuela se debe manejar como una empresa de libre mercado, o capitalista, no como una cooperativa que es la propuesta comunista, tales son las pretensiones del régimen actual.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba