OpiniónOpinión Nacional

El disparate condujo a la tragedia

Como estoy convencido de que saldremos pronto de esta pesadilla vengo reflexionando, con anticipación, sobre las causas del fracaso de Venezuela en dos siglos, cuyo remate ha sido caer en la peor tiranía de nuestra historia, la tiranía de los peores, después de 40 años de democracia. Lo hago con el fin de que no repitamos los errores del pasado cuando emprendamos la refundación de la República.

He advertido que fue un error mantener la forma de gobierno que le había servido al caudillismo militar en siglo y medio de dictaduras sucesivas. Se trata de la “presidencia imperial”, la cual concentra en una sola persona la cuádruple corona que ningún monarca tiene en la actualidad: Jefe del Estado, Jefe del Gobierno, Jefe del Partido y Comandante en Jefe de la FAN. Este error fue agravado con la reelección de los presidentes, a la cual se sumó la reelección de alcaldes y gobernadores, creando un ambiente de borrachera reeleccionista, que abrió la puerta de regreso a la dictadura porque aniquiló el sistema inmunológico de la democracia. En nuestro país la única defensa de la democracia sería la no-reelección absoluta, que es la vacuna contra las dictaduras que inventaron los mejicanos. Por si fuera poco, se cometió lo que no he dudado en calificar de más grande de todos los disparates: hacer dueño del petróleo y así dueño del país a ese presidente imperial. Fue la invitación formal al asalto del poder por un Alí Babá y sus 40 ladrones, porque el botín era demasiado tentador. En verdad Venezuela había adoptado la forma de gobierno de un Emirato árabe, con un emir electivo. Bastaba entonces hacerlo vitalicio mediante la reelección indefinida, aprovechando la borrachera reeleccionista, para que Alí Babá y su banda pretendiera quedarse para siempre.

Como todo emir dueño del petróleo, los “presidentes imperiales” se las echaron de ricachones. Repartieron toda clase de regalos, hasta un barco a Bolivia que no tiene mar. Y maletas llenas de dólares como la que se entregó al máximo líder del PSOE (España), según se dijo entonces. Se convirtieron en financistas de movimientos políticos en América Latina. El emir adeco financiaba los partidos de la Internacional Socialista. El emir copeyano a los partidos de la Organización Demócrata Cristiana (ODCA). Además los emires, como dueños del petróleo, lo vendían barato con fines políticos y le construían carreteras, escuelas y viviendas a los países centroamericanos y caribeños. Así, pues, nuestros emires hicieron lo mismo que vienen haciendo los emires árabes que financian a los suníes contra los chiíes y viceversa en el conflicto interminable del Oriente Medio.

Nuestros emires no se dieron cuenta que había un enemigo emboscado, cazando la oportunidad. Se llama Fidel Castro. En los años 60, cuando todavía no había sido nacionalizada la industria petrolera, intentó ponerle la mano a la presidencia imperial financiando la guerrilla comunista. Fue derrotado por la FAN, en la única guerra que ha librado y ganado. Se replegó Castro cuando consiguió que la URSS le suministrara petróleo gratis. Aparentó quedarse quieto mientras colocaba infiltrados en la FAN. Con la desaparición de la URSS en 1990 Cuba quedó sin petróleo. Entonces Fidel, que había fundado la Internacional Comunista de América Latina (Foro de Sao Paulo), sintiendo la asfixia económica, adelantó el plan de tomar a Venezuela, lo que intentaron sus infiltrados en la FAN con los golpes fallidos de 1992. El plan era sencillo: un infiltrado suyo se convertiría en el emir de Venezuela, dueño del petróleo, y como tal financiaría a los comunistas afiliados al Foro de Sao Paulo y sobre todo fieles a Cuba, la Roma del comunismo latinoamericano, que se haría centro de distribución de petróleo y regalos para el Caribe (Petro-Caribe). Al ver el fracaso de la intentona golpista, Fidel simuló la condena del golpe. Y cambió de estrategia. Aprovechó la puerta abierta para acceder a la caja fuerte del emirato: la elección presidencial sin cacheo de seguridad nacional. Así Cuba se apoderó de Venezuela sin disparar un tiro.

Aprendamos la lección: la presidencia imperial convertida en emirato petrolero deber ser sustituida porque nos ha conducido a vivir la tragedia de perder la soberanía con Cuba, el mayor de todos los fracasos.

http://jesuspetitdacosta.blogspot.com
@petitdacosta

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Ojalá que aquello que venimos escuchando hace ya algún tiempo sobre la durabilidad del régimen sea cierto ; pues si bien es cierto que parecieran darse unas ciertas condiciones para que ello ocurra, no es menos verdad que los presuntos protagonistas del cambio, figuran mucho pero hacen muy poco, como para creer que son los mas indicados . Y es que la distancia entre lo uno y lo otro es abismal ; más claridad tiene la intuición popular que la dirigencia opositora en sus fallidos intentos por conseguir el poder. Y que decir del gobierno , pues quien manda no es el señor Maduro, sino unos tipos que tienen unas bayonetas bien puntiagudas y unos venerables ancianos que ´´sin disparar un tiro´´ manejan los hilos del poder desde su lejana isla caribeña. O, como dice el dicho :´´ una cosa piensa el burro y otra quien lo monta´´.

    Lo otro es que si ya han pasado 200 años, que importa esperar otros 200 mas para ver si con mas siglos logremos aprender algo. El problema es que a este ritmo, tal vez ni tengamos país a la vuelta de la esquina si no es que ya entramos en el umbral de lo desconocido. Siempre habrá excusas y petroleo para que una minoría usufructué las mieles del poder y hasta permita darles algo para que dejen el ´´bochinche´´. Éstos están en lo suyo, al punto de que están como el país, mendigando algún crédito a fondo perdido o algunos dólares a precio de ´´gallina flaca´´ ; y hasta quizá, ´´sapeando´´ a los compañeros a cambio de cualquier cosa.

    Como decía mi abuela : ´´Los hombres con tabaco en la vejiga se acabaron en este país´´. El que no es ´´rarito´´, lo parece ; y el que lo es, no lo disimula. Al fin y al cabo, jamás había visto tantos ´´pargos´´, dentro y fuera del gobierno haciendo de las suyas como aquel tipo que relata García Márquez en ´´El otoño del patriarca´´.Y es que lo único que le ha quedado claro a unos pocos compatriotas, es morir ´´pataleando´´ y aunque sea, hablando hasta por los codos´´. Puesto que de ahí, no va a pasar la vaina…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar