OpiniónOpinión Nacional

El Estado Comunal ¿Ángel o Demonio?

El Estado Comunal es una propuesta del gobierno desde los tiempos de Chávez, mayormente enfatizado desde el 2010. El gobierno arguye que, en Venezuela, el tradicional “Estado Burgués” de entidades federales y municipios (plasmado tácitamente en la constitución) es una estructura que ha sido servil a la siembra de caudillismos y oligarquía, que solo busca dividir la identidad nacional subyugándola a intereses económicos, por tal motivo y en contraposición, el gobierno plantea el “Estado Comunal” basado en una relación directa del Ejecutivo Nacional con las expresiones del denominado “Poder Popular”.

Probablemente, la primera interrogante que asiste al raciocinio es que en los países donde hoy se experimenta mejor calidad de vida en el mundo tienen como principal característica el denominado “Estado Burgués” que reprocha el gobierno, mientras que el “Estado Comunal” no ha existido jamás, sin embargo, a juzgar por el exacerbado centralismo, militarismo, culto a la persona, proliferación de controles, directas o indirectas restricciones de libertades y control del flujo informativo, su parentesco más cercano es el socialismo de la Unión Soviética o el Cubano, los cuales han degenerado naciones en inframundos, sin libertades de ningún tipo y carencias materiales que parten desde las más básicas, como una panela de jabón de baño. Así pues, el “Estado Comunal” en construcción (oculto en interpretaciones muy particulares de nuestra constitución) tiene muchísimo que demostrar por sí solo sí desea instituirse en Venezuela, sobretodo sí se pondera en su justo valor los resultados que hasta la fecha exhibe.

Ahora bien, según sus arquitectos, con esta nueva forma de “Estado Comunal” las comunidades desde sus consejos comunales, y desde conglomerados superiores como las comunas, planificaran todo lo inherente a ellas, desde sus urbanismos, leyes de convivencias, seguridad, producción, entre otras, recibirán directamente los recursos financieros desde el Ejecutivo Nacional, bien sea por ministerios, Consejo federal de Gobierno, entre otras vías, es decir, prácticamente se hacen innecesarias las alcaldías y gobernaciones. La planificación superior a las comunas seria coordinada por autoridades únicas, regiones federales de desarrollo, distritos motores o figuras similares, cuya designación es realizada directamente por el Presidente de la República, tal como ocurre en la actualidad dentro del contexto de estas leyes. La actividad económica en este Estado preeminentemente tiene una connotación social, colectiva, subestima la propiedad productiva privada.

El “Estado Burgués” o Estado moderno, el que conocemos, dista de estos planteamientos, en el sentido que sus autoridades son electas por el voto directo, secreto y universal, permitiendo para bien o para mal la renovación de los liderazgos políticos, haciendo dinámica y proactiva la democracia, es este Estado el que ha podido deparar calidades de vida de ensueño en otras latitudes, como en la Europa Nórdica, Australia, Canadá, entre otros, es decir, no es el modelo del “Estado Burgués” el que ha fracasado en Venezuela, sino quienes los han dirigido ¡Así de sencillo y complejo! ¿Por qué arriesgarnos a un modelo cuyos parentescos espantan y no está rindiendo frutos? Además que un “Estado Comunal” como el que se plantea, en relación directa del Presidente con las vocerías del Poder Popular, eliminaría la posibilidad natural del surgimiento de  liderazgos regionales o nacionales que puedan ocupar por méritos propios las alcaldías, gobernaciones, diputaciones y hasta la presidencia de la nación, tiene como objetivo primordial atornillar a una elite política al poder ¡la vigente! ello se evidencia flagrantemente en la premeditada infestación de intereses partidistas en el Poder Popular, por parte del partido del gobierno. Usted decida ¿Estado Comunal centralista, controlador, cuartelario o el Estado que aparece en la constitución al que solo hace falta exigirle a los gobernantes eficiencia, resultados palpables, donde no les valgan las excusas?

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. De lo malo, lo menos malo, es lo que hemos conocido como Estado Burgués ; y de lo que no sirve ni funciona, es esa idea del Estado Comunal a través de lo que hemos conocido hasta ahora con el nombre de Comunas. Y es que en la realidad son organismos plagados de vicios y limitaciones, donde no hay ni vestigios de democracia interna y lo que salta a la vista es una incapacidad para solucionar los problemas por la falta de preparación de sus integrantes. Son unidades de acción y propaganda política, que de Poder Popular no tienen nada, y que son dirigidos verticalmente por el el PSUV dentro de la idea implícita del partido único y el pensamiento único, y todo inspirado en la idea pretendidamente indisoluble de Estado y Revolución. Y todo ello, para poder vender la falsa percepción de ser actores principales de una »revolución proletaria», pero donde que se respira es una atmósfera de alienación y marginalidad en grado extremo. Un artificio hecho a la medida de las masas para manipularlas en función de intereses políticos específicos y concretos y que en su razón última, se encuentra la perpetuación en el Poder manteniendo viva la llama de una esperanza incierta como es aquello de un socialismo real que ha demostrado históricamente el ser un rotundo fracaso.

    Y es que la idea del lucro predomina y gobierna muchas de sus operaciones, al punto de que no es mucha la diferencia entre lo que bajo el Estado Burgués y la economía de mercado denominamos » especulación ». Sucede con bienes escasos como la cabilla y el cemento y que a través de intermediarios colocan en manos del consumidor a bolívares 300,00 por cada saco, con lo que obtienen una pingue ganancia que se queda en manos de esos núcleos familiares a los que se les ha ocurrido la brillante idea de organizar y crear una Comuna, poniéndose una franela roja y jurando lealtad a la revolución.

    El EXCELENTE análisis del señor Rodríguez destaca los ´´lunares´´ y extremas limitaciones, amen de las aviesas intenciones que oculta esa propuesta del Estado Comunal, al transformar alcaldías y gobernaciones en meros ´´jarrones chinos´´, desestimar la cualidad del voto ciudadano y desvirtuar el concepto de la democracia en sentido moderno, pretendiendo remplazarla con un formato oportunista e inoperante, que lejos de solventar nuestros ingentes problemas, los va a agravar en grado sumo. Es imperativo un cambio de dirección en ese estilo cultural de hacer política por parte de los que nos representan, y entender que quien asume un cargo público, lo ocupa para ´´servir´´ y no para lucrarse ; caso contrario, ni habremos aprendido nada y nada estaremos haciendo por superar una crisis que amenaza con destruirnos definitivamente, si de lo que se trata es ´´ volver a las andadas ´´.

  2. Aunque es muy difícil escribir algo luego de las dos precisas radiografías hechas por Rodríguez y Pons al engendro que llaman ESTADO COMUNAL, yo simplemente le pediría a quienquiera que respalde esa ESTAFA que nos indique los LOGROS CONCRETOS de las comunas existentes hasta ahora en Venezuela, en términos de presupuestos recibidos y lo que se produjo con ese dinero, que es de todos los venezolanos. Inclusive, para generar ese dinero, los que más se esforzaron fueron personas que nada tienen qué ver con las dichosas comunas, mientras que esos adefesios están involucrados en diversas formas de malgastar esos dineros, incluida la mencionada por Pons, la que se ocupa de desaparecer y encarecer el cemento y las cabillas. Esas Comunas son muñecos de ventrílocuo, y las manejan desde Miraflores y el PSUV (a su vez manejados desde La Habana). Exijamos absoluto respeto a la Constitución, que ni menciona a las Comunas y a las Milicias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba