OpiniónOpinión Nacional

El gran problema de la informalidad en América Latina

En Venezuela la informalidad comenzó cuando el primer gobierno democrático en los años 59-64, instrumentó la reforma agraria, y como esta falló comenzaron a venir los campesinos a las grandes ciudades a buscar empleo, unos encontraron empleos en ciertos ministerios (porteros, choferes, etc). Luego, vino el proceso de industrialización mediante fuertes protecciones arancelarias y para-arancelarias y paradójicamente se tuvo que traer personal especializado del exterior (torneros, soldadores, y mecánicos) porque el trabajador venezolano no estaba capacitado.

La economía informal se ha trasformado en el gran “talón de Aquíles” de la economía latinoamericana al no contribuir con la seguridad social, impuestos, y ganar bajos sueldos y baja productividad.  En 1986 un libro atrajo las miradas y la atención sobre el problema de la informalidad en América Latina, en efecto, El otro sendero, escrito por Hernando de Soto, en Perú,  descubre o desentraña  que la enorme informalidad que rodea a la sociedad peruana, tiene sus orígenes en la maraña de regulaciones, leyes, decretos administrativos, etc, etc.  Esta selva de disposiciones legales y sub-legales (decretos del poder ejecutivo) ha acabado por impulsar la corrupción, y la estructuración de una informalidad que ha salvado del hambre y de una mayor miseria al pueblo peruano.

De acuerdo a un informe económico del Banco Interamericano de Desarrollo, cerca del 58% de los trabajadores en la región tiene un empleo informal, en comparación con menos del 20% en las economías avanzadas y cerca del 50% en algunos países en Asia. La región -además-  tiene el segundo promedio más alto de informalidad en el mundo, apenas por debajo del África Subsahariana, donde alcanza un 90%. En América Latina y el Caribe, el 80% de los trabajadores en el decil más pobre son informales, y en algunos casos (Guatemala, Honduras y Haití) más del 80% de todos los trabajadores son informales. Después que pase la crisis de la pandemia, es muy posible que la mayor parte de la recuperación del empleo sea en empleos informales, lo que agudizará los niveles ya elevados de informalidad.  Según los redactores de aquel informe existirían tres grandes motivos que explican la alta informalidad en América Latina y el Caribe. En primer lugar, el bajo nivel y calidad del capital humano entre los pobres ha hecho difícil que los menos capacitados ingresen en los mercados de trabajo formal. En segundo lugar, los impuestos sobre la nómina, con un promedio del 28%, desalientan la contratación formal. Y, en tercer lugar, para superar la falta de protección social en el sector informal, hay gobiernos bien intencionados que crearon una red paralela de protección social para los trabajadores informales; estos programas incluyen Progresa en México, y Bolsa Familia en Brasil. Han mermado la pobreza y la desigualdad, pero trabajaron como una especie de subsidio a la informalidad, dado que el beneficio se pierde cuando se obtiene un empleo formal.

Sea como sea, decimos nosotros: hay otro gran factor que produce la informalidad que son las políticas de sobrevaloración de los signos monetarios que han obstaculizado y siguen obstaculizando una mayor producción exportadora, desvinculada de las materias primas.

Dresser Pereira, economista brasileño ya ha hecho estudios en este sentido. La sobrevaloración hace más dependientes a estos países de la exportación de materias primas como productos agrícolas (café, plátanos, arroz, y metales y combustibles).  Esta situación aunada a las barreras arancelarias y para-arancelarias dentro de América Latina reduce aún más artificialmente los mercados y la productividad de las economías, minimizando la creación de trabajos de sólida productividad.

Por otra parte, según el índice de libertad económica confeccionado por la Fundación Heritage, sólo Chile tiene un lugar (rango) regular entre los países con mayor libertad económica en el mundo (19), Perú tiene el puesto 50, México el 65, Ecuador el 149 ¡Brasil el 143!, Bolivia el 172, Guatemala el 75, El Salvador 94, y Colombia 49.

Aquí tenemos algunos datos puntuales sobre el Perú tomados del extensísimo informe de la Fundación Heritage el cual apoya a su índice:

La ley peruana reconoce los derechos de propiedad, pero el sistema judicial es lento para escuchar casos y emitir decisiones. La corrupción está muy extendida y afecta a toda la sociedad y a todos los niveles de gobierno, especialmente la contratación pública. Aunque el presidente Vizcarra logró aprobar tres reformas destinadas a frenar la corrupción tanto en el poder legislativo como en el judicial, posteriormente fue acusado y destituido por el Congreso.  De acuerdo al Banco Mundial las transferencias y subsidios para costear la electricidad, combustibles y otros productos y servicios, alcanzaban el 45% del Presupuesto Fiscal. También en Perú, el arancel promedio es el 18% y tiene 183 medidas para-arancelarias.

De modo que no es la economía libre de mercado la que rige al Perú sino una especie de economía mixta. También Ecuador que se ha beneficiado de una dolarización que le ha ayudado a combatir la inflación y a evitar fuga de capitales, presenta los siguientes puntos negativos. En efecto, para Ecuador también nos revela la Fundación Hermitage lo siguiente:

La corrupción socava la protección de los derechos de propiedad y el cumplimiento de los contratos. La independencia del poder judicial se ha fortalecido en los últimos años a pesar de las continuas deficiencias sistémicas. A fines de 2019, un tribunal confirmó la condena de un exvicepresidente involucrado en el escándalo de Odebrecht. La corrupción sigue siendo omnipresente, pero el puntaje y la clasificación de Ecuador mejoraron significativamente en el Índice de Percepción de la Corrupción 2019 de Transparencia Internacional.

La libertad comercial de Ecuador ha disminuido a niveles cercanos a los de las economías reprimidas. El aumento de los costos de creación de empresas dificulta el espíritu empresarial. El Consejo Nacional de Salarios y el Ministerio de Relaciones Laborales establecen anualmente niveles mínimos de compensación para el sector privado. Para ayudar a reducir su relación deuda / PIB, el gobierno está reduciendo gradualmente los costosos subsidios a los combustibles y reduciendo otros subsidios no focalizados.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba