OpiniónOpinión Nacional

El hombre de las cuatro libertades…

«Es el oscurantismo que se extiende desde Venezuela por las venas rotas de América Latina. No tiene su génesis en la inflación o el déficit fiscal. La miseria de los pueblos es consecuencia de la tiranía, no al revés.»

El veterano periodista Zachary D. Carter desentierra el legado perdido de una de las mentes más fascinantes de la historia. En su obra, precio de la paz, reestablece un conjunto olvidado de ideas sobre democracia, dinero y buena vida, con implicaciones transformadoras para los debates actuales sobre la desigualdad y las políticas de poder que dan forma al orden global.

Walter Lippmann en su libro The good Society caricaturizó el New Deal de Roosevelt de influencia keynesiana como “un descollante colectivismo gradual de apetencias socialistas”. Pero era la economía de guerra keynesiana diseñada para enfrentar el militarismo nazi y fascista, donde lanzó un arsenal democrático, estatista e industrioso contra aquel ultraje a la seguridad y la paz de los pueblos…

Keynes: un manifiesto en favor de la razón y la alegría.  

Keynes fue un filósofo de la guerra y la paz; el último de los intelectuales ilustrados que concibió la teoría política, la economía y la ética como partes de un diseño unificado. Su principal proyecto no residía en el manejo del gasto público sino en la supervivencia de lo que él denominaba «la civilización». Por eso me gusta Keynes. Revolucionario y terco en lo humanista. EL ideal civilizatorio es un ideal sensiblemente tuitivo, vigilante. El tema es que Keynes también se ocupó de las artes, la cultura y la inteligencia de los pueblos. Su problema no era la escasez sino la inestabilidad provocada por regímenes autoritarios.

Lograr una economía productiva, con tasas positivas, bajo desempleo y moderado déficit fiscal, era impedir que los tiranos llevaran a sus pueblos a la guerra y la ocupación, por crear valor y fuerza productiva en el nacionalismo fratricida. Es la defensa de Keynes contra el oscurantismo. Carter reseña que “cuando un periodista le preguntó si el mundo había vivido alguna vez algo parecido a la Gran Depresión, Keynes respondió con absoluta sinceridad: Sí. Se llamó La Edad Oscura [Alta Edad Media] y duró cuatrocientos años…” Cuatro siglos de abrumadora miseria; cuatro siglos de guerra, peste, hambruna y muerte…Y Keynes presenció su propia oscuridad cuando estalló la guerra de 1914. En los años anteriores a la II Guerra Mundial trató a sus oponentes de «militaristas, imperialistas, poderes malhechores; enemigos de la raza humana». Su obra más conocida, la Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, no fue sólo un intento de dar justificación teórica a los proyectos de obras públicas sino un ataque frontal contra el militarismo. Un manifiesto en favor de la razón y la alegría.

Las cuatro libertades… 

La doctrina del laissez-faire—según Keynes—aunaba la defensa conservadora de los derechos de propiedad individual desarrollada por Burke, John Locke y David Hume, con el «igualitarismo democrático» de Jean- Jacques Rousseau y el «socialismo utilitario» de Jeremy Bentham. Bien…Satisfacía la lógica del darwinismo social donde la competencia garantizaba el progreso de los mejores y más fuertes, y las variantes de la teología cristiana en las que Dios guiaba los asuntos humanos de acuerdo con un plan divino-liberación-donde los triunfadores habían sido elegidos por Él…

Pero “a largo plazo todo estaremos muertos” alertó [Keynes] lapidariamente, porque aun con precios estables, austeridad fiscal, expansión, libre competencia o la mano de Dios, sin estado de derecho, propiedad, DDHH, oportunidades, democracia ni seguridad ciudadana, seremos presa fácil de la dialéctica de la revolución social. 

Los fundamentos de una democracia sana y fuerte están en el terreno fértil de las cuatro libertades: i.- Igualdad de oportunidades; II.-Empleos para quienes pueden trabajar; III.-Seguridad para quienes la necesitan; IV.-Fin de los privilegios para unos pocos y la preservación de las libertades civiles para todos.

Zacarías nos cuenta “que Keynes fue una auténtica maraña de paradojas. Un burócrata que se casó con una bailarina; un hombre gay cuyo mayor amor fue una mujer; un leal servidor del Imperio británico que clamó contra el imperialismo; un pacifista que contribuyó a financiar dos guerras mundiales; un internacionalista que ensambló la arquitectura intelectual del Estado-nación moderno, y un economista que cuestionó los propios fundamentos de la economía…Pero incardinada en todas esas aparentes contradicciones una visión coherente de la libertad humana y la salvación política: “la buena vida” que es cuidar la cultura de sus pueblos, sus artes, su gentilicio, su talento, su ethos, su dignidad,su educación. 

El verdadero valor universal es el hombre es libre, por alegre y feliz. Por sentirse útil…Los acuerdos de Bretton Woods intentaron eso. Nivelar las ventajas competitivas y excedentarias de unos países vs. otros en búsqueda de un ideal: la estabilidad de los pueblos competentes como factor de soberanía, autosuficiencia y solidez republicana, que resiste el ocupacionismo, el oscurantismo malhechor y militarista

Es el oscurantismo que se extiende desde Venezuela por las venas rotas de América Latina. No tiene su génesis en la inflación o el déficit fiscal. La miseria de los pueblos es consecuencia de la tiranía, no al revés.

En un discurso pronunciado en 1944 ante la Sociedad Marshall, Keynes expuso una profunda reflexión sobre la economía del desarrollo: “En última instancia, la prosperidad económica no depende del genio de unas pocas personas sino de la escala en que se pueda producir gente competente en todos los estratos de la sociedad”. En pocas palabras, la competencia masiva del capital humano es la clave para el desarrollo. Ahí comienzan las cuatro libertades que son:la  buena vida, el arte, la ética y la democracia…

@ovierablanco

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

4 comentarios

  1. Como someter un pueblo al socialismo.
    El plan de Fidel Castro, ilustrada al Gen. Guaicaipuro Lameda, presidente de PDVsa.
    ***El Objetivo: Producir una transformación cultural para que el venezolano piense y se comporte de manera distinta en términos económicos, políticos y de organización social. El pensamiento: COMUNISMO a la manera de Fidel Castro.

    La Estrategia: Empobrecimiento colectivo como medio de dominación política.

    Tiempo: Tres generaciones, los mayores se resisten pero desaparecen por razón natural de edad, los jóvenes viven la ambigüedad entre lo que impone la revolución y lo que le transfieren los mayores, y finalmente los niños que aprenden lo que les inculca la revolución. Eso requiere un mínimo de 30 años hasta que los niños formados con nuevo pensamiento puedan llegar a posiciones de poder.***
    En la pràctica:
    2003: Chàvez impone el cambio artificial del dòlar US. Se disparan inflaciòn y devaluaciòn del Bolìvar.
    2003: inician los trancazos de agua, que persisten hoy en dìa.
    2009: inician los apagones elèctricos. La primera mentira es culpar la sequìa por eso.
    2011: Chàvez nacionaliza la distribuciòn del gas. Inicia el càos por as bombonas.
    Màs abajo los resultados de esas medidas, bien conformes a la estrategia castristas

  2. Para quièn cree que la escasez de todo es por incapacidad del gobierno o falta de mantenimiento.
    En realidad todo eso es parte de un plan por que la gente se acostumbre a vivir como impone el socialismo.
    O sea en la miseria y sin servicios como en Cuba. M
    Màs abajo el anàlisisque ayuda a comprender.

  3. Para quièn cree que la escasez de todo es por incapacidad del gobierno o falta de mantenimiento.
    En realidad todo eso es parte de un plan por que la gente se acostumbre a vivir como impone el socialismo.
    O sea en la miseria y sin servicios como en Cuba. M
    Màs abajo el anàlisis que ayuda a comprender.

  4. ***Venezuela.
    Un jòven de 18 años viviò toda su vida casi sin agua que fluya de los grifos. El gobierno la entrega cada 5-8 semanas, sucia, sin presiòn y por unas pocas horas. La mayorìa de las veces en la noche.
    Ese jòven de 18 años està acostumbrado.
    La mayorìa de los niños de 6 años no saben que significa tomar una ducha: nunca el agua llega con suficiente presiòn. Se bañan con una totuma y un tobo de agua. Y con muy poco jabòn, si hay, porque cuesta caro.
    El niño de 6 años està acostumbrado.
    Un jovencito de 12 años sabe que no se puede confiar en el sistema de suministro de electricidad: los apagones son casi cotidianos, a veces màs que uno, a veces duran por unos cuantos dìas. No se puede conservar algo congelado.
    No hay nada que se pueda hacer: hay que aguantar, ¿quièn te puede defender si la compañìa està bajo control del gobierno?
    El jovencito de 12 años està acostumbrado.
    Un jovencito de 10 años sabe que tiene una tarea cotidiana: conseguir leña para calentar la comida, si hay comida. Las bombonas de gas a veces se ven transitar en la carretera, en un camiòn, pero la entrega tarda unos meses.
    Las cocinas elèctricas son chinas y no aguantan 15 dìas funcionando.
    Que queda? Hornillas a gasoil o leña. Bueno, o sea malo: tambièn el gasoil ha desaparecido. No hay opciones: la leña fue el pasado pero se ha vuelto el presente y el futuro para cocinar en èste paìs.
    El jovencito de 10 años està acostumbrado.
    O sea que la generaciòn que està creciendo està acostumbrada a no tener agua, electricidad, gas, ademàs de vivir en miseria y con hambre, y no conseguir medicinas ni tener una asistencia sanitaria confiable.
    Ahora, desde hace màs que un año, se han sumado la desapariciòn de gasolina y gasoil.
    Eso es EL HOMBRE NUEVO SOCIALISTA.***

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba