OpiniónOpinión Nacional

El mensaje de la rebelión de los náufragos

La realidad era que no había dinero. No se tenía un mecanismo para seguir controlando los precios, no había como seguir dando dólares de Recadi a una tasa artificial, ya no se podía proteger más a las industrias ineficientes del país o subsidiar a las empresas del Estado, que cada año perdían cantidades obscenas de dinero, ni mantener un sector público gigante e inoperante, que empobrecía a todos. Había que desmontar el aparato de controles que estaba asfixiando a la economía, empobreciendo y corrompiendo a los venezolanos…

Perdí la esperanza cuando ví la convergencia de poderes para tumbar al Presidente Carlos Andrés Pérez, gente que hoy en día debe estar arrepentida como Ibsen Martínez guionista de la telenovela Por Estas Calles, Rafael Caldera (la ambición), Roman Escobar Salom (la venganza), Marcel Granier, Oscar García Mendoza (la antipolitica),  los notables (revanchismo), los periodistas y dueños de medios de comunicación (falta de objetividad en la información), la mayoría de los políticos (quítate tu para ponerme yo) y empresarios (los intereses propios)..todo el mundo en su contra, el fracaso de la miope generación de los 80 y 90, esto escribía Moises Naím en referencia a la situación de 1988.

Nadie defendió lo importante, la apertura económica, al Presidente Carlos Andrés Pérez sólo le faltaban 7 meses, luego lo podían enjuiciar, si fuese el caso. Hoy tenemos esa misma situación, sólo que ha empeorado, con una inseguridad asfixiante, una total falta de independencia de poderes y un gobierno represivo e intolerante, que surgió del golpe del 2002, movido por las mismas fuerzas que sacaron al Presidente Pérez.

Todos estos errores desde entonces hasta nuestros días, como fue el paro petrolero y no ir a unas elecciones cruciales de la Asamblea Nacional pasada, lo ha pagado todo el país con creces. Lo han pagado muchos de los que sacaron a Carlos Andrés Pérez de la presidencia de Venezuela y trataron de sacar a Hugo Chávez igualmente. Tenemos que reconocer estos eventos históricos si queremos salir de este conjuro malicioso que le cayó a Venezuela desde hace ya décadas.

Debemos cambiar democráticamente a este nefasto gobierno que sólo llegó para empeorar todo, en especial la corrupción y la ineficiencia, pero sobre todo, debemos proponer un cambio social y económico progresivo con metas claras, que se sustenten en un consenso nacional.

Una economía abierta con visión de progreso, desarrollo, generación de riqueza e inclusión. Es por ello que tanto insiste Luis Vicente León «no es cambiar alguien es cambiar algo».

No pidamos volver al pasado con esa nostalgia que a veces se oye, vamos al futuro con un proyecto diferente, nuevo y moderno. Está en manos de todos y, especialmente en esta generación hacer la diferencia. La anterior o la ayuda o por favor que se aparte. Yo pienso ayudarla y poner mi granito de arena.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba