OpiniónOpinión Nacional

El Miedo y sus Consecuencias

No hay persona que pueda decir que nunca tuvo miedo. En algún momento se tiene una sensación de que algo malo va a pasar, ya sea real o imaginario y hay formas de reaccionar ante esa sensación. Ante una amenaza, un temor, se ha determinado científicamente que el organismo reacciona activando el sistema nervioso simpático: se lucha o se huye (lo que en inglés llaman “fight or flight reaction) . Expertos en la materia afirman que hay cuatro respuestas automáticas, inconscientes: defensa agresiva, huida, inmovilidad, sumisión. Cito algunos ejemplos:

Se está caminando por la calle y aparece un perro que luce furioso: si se está uno armado de un palo, se le pega duro al perro o se le amenaza con pegarle o se sale corriendo. Ello puede tener el efecto de que al enfrentarlo el perro se detenga, o al huir el perro a uno lo alcance y lo muerda.

Ante el ataque ruso un ucraniano puede responder luchando con todas sus fuerzas, escapar a un país vecino o simplemente aceptar que los rusos han ganado.

Marian Gómez, la afamada psiquiatra española, nos dice en su libro “Cómo hacer que te pasen cosas buenas”:

Pensar altera nuestro mundo interior. Imagina que estás en un cine o un teatro y oyes alguien que grita:

-¡Fuego!

Inmediatamente te pondrás alerta y buscarás corriendo y con angustia la salida más próxima.

  ¿Qué sucede en ese instante en tu cuerpo? El organismo se sobresalta y manda una señal al hipotálamo, que, a su vez, activa otras zonas cerebrales. Comienza una respuesta involuntaria del organismo a través de señales hormonales y nerviosas -la mente todavía no ha tomado consciencia del peligro- con la taquicardia, sudoración y subida de temperatura que todos hemos experimentado en algún momento. Esta información pasa por el tálamo y por la corteza cerebral, donde se procesa de forma cognitiva la información recibida y se decide, en la medida en que la sensación de miedo lo permite , cómo responder ante la amenaza.

  A continuación las glándulas suprarrenales, ubicadas encima de los riñones, tras recibir la señal del hipotálamo, liberan una serie de hormonas entre las que se destacan la adrenalina y el cortisol.[1]

Pero la reacción frente al miedo depende de cómo la enfrentemos. Si pensamos lo peor que pueda ocurrir frente al miedo, se puede citar lo que dijo Tito Livio en su Historia de Roma: “Metus interpres semper in deteriora inclinatus[2] (“El miedo siempre se interpreta  hacia lo peor”, como si fuera algo incorregible.

El miedo que reina actualmente entre los venezolanos, tiene varias facetas: ante el temor que produce la dictadura de Maduro, se puede luchar con todos los medios para salir de ella; se puede emigrar como lo han hecho millones, se puede no hacer nada y aguantar estoicamente, o aprovecharse como lo hacen los que están con el gobierno y los llamados “enchufados”. En el caso de los rusos, hay millones de ciudadanos que están en contra de la guerra que temen expresarlo públicamente porque Putin puede calificarlos de traidores a la patria y hacer que los condenen hasta por 15 años de cárcel. En los Estado Unidos son numerosos los republicanos que piensan que Trump cometió un delito al incitar a las masas para que acudieran al Congreso, atacándolo violentamente para impedir que el Senado certificara la elección de Biden, pero no lo hacen porque, de ser candidatos a la Cámara de Representantes o al Senado perderían el apoyo de Trump


[1] Marian Gómez, op. cit. p. 48

[2] Historia  de Roma, Libro XXVII, 44.f7

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba