OpiniónOpinión Nacional

El multicolapso empieza con el Mega Apagón

El jueves 7 de marzo -2019- a las 4.50 pm se produjo un colapso total del sistema de generación y de distribución de la electricidad a escala nacional en Venezuela. El extraordinario apagón duró 96 horas en la mayor parte del territorio, se extendió de 12 a 36 horas más en algunos estados del occidente, como Zulia y Táchira. Este evento, por su duración temporal y la gran cantidad de espacio que afectó, suponemos que impone un récord a nivel mundial, por supuesto que vergonzosamente negativo, y se suma a otros récords logrados por el muy destructivo sucialismodelsiglo21 durante los 20 años que lleva demoliendo al país, martirizando a sus habitantes, entregando su Soberanía y recursos, violando las leyes y reprimiendo a la mayoría de los ciudadanos que, por razones obvias, repudia a los incapaces, corruptos y criminales que con sus acciones han producido un mega-desastre con crisis humanitaria incluida, y a sus amos ideológicos, los parásitos cubanos, primordiales beneficiarios de esta calamidad.

Ni siquiera en tiempos de guerra convencional ha ocurrido que todo un país se quede sin electricidad por 96 horas consecutivas. En Europa durante la 2ª guerra mundial, por ejemplo, cuando venía bombardeo aéreo nocturno, se pedía a la población que apagaran todas las luces, para dificultar la visualización desde los aviones enemigos, pero esa es una respuesta justificada y limitada al tiempo en el que hay aviones sobre el espacio a ser bombardeado. Tal emergencia sólo suspendía la iluminación, no la electricidad, y nunca abarcó la totalidad del territorio de una nación de gran tamaño (no hacemos referencia a los reducidos espacios de esos paisitos insulares, cuyo territorio puede ser menor al de una metrópoli en un país de gran magnitud).

En Venezuela no ha habido guerra desde comienzos del siglo20, cuando gobernaba Cipriano Castro y su Vicepresidente Juan Vicente Gómez derrotó las últimas expresiones de las decimonónicas Montoneras, lo cual, junto a la aparición de la explotación petrolera, cambió gradualmente la condición rural y agrícola del país, forzando la redistribución poblacional en beneficio de las altas densidades urbanas, y la tímida diversificación económica. Las guerrillas fueron una expresión bélica, pero minoritaria y foquista, con apoyo ideológico y logístico cubano-castrista, que producían más escándalo que daños, fueron contundentemente derrotadas y nunca causaron un apagón, ni siquiera a la escala de una ciudad o un pueblo.

Venezuela construyó lo que probablemente fue la mejor electrificación de toda América Latina, durante las décadas de los 60, 70 y 80, un sistema que supo aprovechar el recurso hidráulico abundante que la naturaleza dispuso en Guayana, transformando la fuerza de las aguas del caudaloso río Caroní, a través de varias represas en su porción baja, esquema desde el cual se trasladaba la corriente de alto voltaje hacia el norte, el centro, el oriente y occidente del país, con las suficientes subestaciones y líneas en las diversas rutas. De la primigenia Guri, con 20 turbinas para generar 10.000 MW, se multiplicaron las represas con esfuerzo y tenacidad, Macagua I y II, Caruachi, Tocoma, hasta producir suficiente para satisfacer la demanda nacional y ofrecer a los vecinos Brasil y Colombia algo del excedente. La central hidroeléctrica Uribante-Caparo en Táchira, genera 350 MV. Complementan el amplio y admirable sistema, las plantas termoeléctricas, cuyas turbinas no giran empujadas por grandes volúmenes de agua represada, sino por potentes motores que usan combustible (Planta Centro, Tacoa) y garantizan el flujo eléctrico a una parte minoritaria del territorio nacional, pero por falta de mantenimiento y de combustible, hoy sólo generan un 20% de su capacidad instalada.

El, según Cretina Kirchner en twiter, “doctor” Maduro, en cadena de radio y TV nacional, que ha sido repetida hasta causar nauseas, disertó -en mediocre competencia con Cantinflas– buscando explicar el mega-apagón y, aparte de demostrar una vez más que en lugar de que un experto en la materia describa lo ocurrido, son siempre los mismos pocos payasos quienes hacen de voceros para cualquier tema, y ni siquiera se ponen de acuerdo para hacer el ridículo con algo de congruencia. El indocumentado y usurpador hizo referencia a “tres ataques, el cibernético, el electromagnético, y el físico”, todo ello acompañado con constantes movimientos de brazos y manos que lo muestran con gran parecido al histriónico Hítler (con más bigote y más grasa a favor del genocida cucuteño). Según la versión de la guerra de las galaxias que nos contó la marioneta más gorda de Raúl Castro (Díaz-Canel es menos corpulento, ambos igualmente sumisos y serviles), “el ataque cibernético paralizó al cerebro en Guri y fue dirigido desde el propio imperio de los Estados Unidos”, faltaba más, el eterno y único villano en los dibujos animados de la extrema izquierda borbónica y estalinista. “Luego agredió al segundo cerebro del sistema hidroeléctrico, que está en Caracas”, y dejó toda la estructura a imagen y semejanza de la mojiganga sucialistadelsiglo21: Descerebrada. “El 2º ataque fue contra las subestaciones utilizando equipos móviles que a cierta distancia lanzan poderosas ondas electromagnéticas  contra torres, cables y el guarandinguero allí presente”, hasta inutilizarlo por completo. El tercer ataque, sin aclarar qué partes podrían quedar ilesas de los dos primeros y fulminantes ataques, consistiría en “algo más artesanal, un bochinche guarimbero itinerante que se encargaría in situ de dañar cualquier vaina que pudiera servir para transmitir aunque fuera tres voltios, a fin de garantizarse la derecha apátrida y agente de la CÍA, que en todo el país no pudieran encender ni siquiera una linternita de bolsillo”, lo cual obviamente dificultaría las labores de rescate revolucionario de los amperios, los voltios, los herzios, que junto a nuestro petróleo y otros recursos, el maluco Trump busca arrebatarle al recién independizado país, Cubazuela, ejemplo de dignidad y antiimperialismo que los Ramonet, los Chomsky, los Evos y Pabloiglesias, Monederos, Errejones, y demás juglares ponderan por doquier, en cantos gregorianos y versos endecasílabos de profunda e irreverente belleza, que invitan a meditar.

La prodigiosa imaginación de Maduro, casi virgen por su escasa contaminación escolar y su muy específico indoctrinamiento habanero, bosqueja un equipo de hackers estadounidenses como el único en el mundo capaz de introducirse en el sistema SCADA que controla toda la Red Troncal de Transmisión desde Guri (es autónomo, no está conectado a ninguna red, por lo que es imposible que sea manipulado desde fuera de la sala donde están sus equipos informáticos), le reconoce ese extraordinario mérito a EEUU, y a Donald, como autor intelectual de la lobotomización efectuada, en Guri y en Caracas, casi simultáneamente). La ficción maduriana, que en lo sucesivo se codeará con la cortaziana, la borgiana, la garciamarquiana y la vargasllosana, introduce las armas electromagnéticas que desde lejos apuntan al cableado y lo descomponen en instantes. Hay varias líneas de 400 y 230 KV, y tres líneas de 765 kilovoltios entre Guri y las subestaciones San Gerónimo B y Malena, que transmiten la mayor parte de la energía de Guri al país, durante muchos años no han recibido el mínimo mantenimiento, ni siquiera el que desmaleza, por lo que en esta época de sequía y calor extremo se producen fácilmente incendios espontáneos, y al quemarse el monte -que llega a cubrir por entero algunos  equipos en subestaciones, y torres en la larga ruta – automáticamente se caen los breakers, los fusibles de protección, y por ende se interrumpe el flujo de electricidad. Si a eso le añadimos que la mayor parte de la infraestructura que produce y distribuye la electricidad para todo el país, ya sufre por natural desgaste y obsolescencia, no ha recibido el mantenimiento debido, ni le han incorporado los nuevos equipos para adecuarse al crecimiento de población y consumo,  correspondiente a los 20 años transcurridos bajo la férula del analfabetismo funcional de los creyentes en el culto a Fidel y el intenso odio cheguevariano a la meritocracia y la propiedad privada, tenemos los ingredientes para la tormenta perfecta, o el inevitable mega-apagón.

Hay un micro sector de supuestos opositores (digo supuestos, porque siempre existe la opción de que sean parásitos cubanos los que redactan esos mensajes ultra radicales, para confundir y  dividir a la genuina oposición, y desviar los análisis hacia versiones ajenas a la realidad, que de alguna forma consideran beneficiosa para su perverso y goebbeliano control social) que difunde la teoría de que el mega-apagón fue deliberado, incluso señalan al general cubano Ramiro Valdés como el que lo ordenó, y alegan que ese absurdo contribuiría a generar en los opositores, que son más del 80% de los venezolanos, la sensación derrotista de que es inútil enfrentar a este régimen, pues no sólo controlan todo, sino que no tienen escrúpulos para imponer un sufrimiento de estas magnitudes, con cientos o miles de víctimas por la falta de la vital electricidad para mantener en funcionamiento equipos de cirugía, diálisis, incubadoras, la insulina refrigerada, además de las elevadas pérdidas en millones de establecimientos, industrias y  hogares, por la descomposición de alimentos y materias primas, tras 96 horas sin el servicio eléctrico. La verdad es que hace años los expertos en el tema han venido señalando las carencias y negligencias acumuladas, advirtiendo sobre la creciente posibilidad de que se produjeran fallas de gran magnitud, demostradas con los parciales y frecuentes apagones que han sucedido desde el 2013. Aunque el sentido común establecía que los funcionarios a cargo del mantenimiento y mejoramiento del sistema eléctrico nacional tomarían las medidas mínimas requeridas para impedir que la situación denunciada continuara agravándose. Es obvio que ante la disyuntiva de invertir para mantener y mejorar toda esa infraestructura, o desviar esos recursos para el “Fondo de Ayuda al [email protected] para cuando toquemos fondo y haya que tomar las de Villadiego”, la segunda opción fue respaldada por unanimidad. Jessy Chacón y los chicos de Derwick se encargaron de garantizar que al cogollo de la revolución no le faltaran lo$ voltio$ necesario$ para la vida de lujo$ que ello$ $e merecen, depositados a buen resguardo en las baterías de los paraísos fiscales más discretos, como la Banca Privada de Andorra, el HSBC en su sucursal suiza, Islas Caimán, Panamá, y otras bóvedas para ladrones de alta costura y cuellos -más que blancos- rojos rojísimos.

El mega-apagón no fue provocado deliberadamente, ocurrió porque estos irresponsables no hicieron nada para modificar el rumbo de desastre que impusieron a todo en el país, pero al suceder la cadena de fallas que fueron apagando el sistema -de Guri a todos los ramales al norte, este, centro y oeste del país-, su incapacidad y mala entraña, propia de todo alienado al esquema colectivista marxistoide y parasitario, luego de la sorpresa inicial, simplemente no reaccionaron como cualquier equipo de gobierno hace en el resto del mundo: informando a la ciudadanía, procurando solventar los casos prioritarios, organizando la distribución de agua y alimentos no perecederos a los conjuntos más necesitados, garantizando el servicio eléctrico mediante plantas portátiles, y los insumos médicos, para atender a los pacientes cuyas vidas dependen de esos dos elementos (diabéticos que requieren insulina o diálisis, transplantados, pacientes con cáncer, VIH, emergencias que exigen inmediatas cirugías, etc). La roboilusión repitió el patético Modus Operandi que han aplicado desde que han estado en el poder, achacar las culpas de su incapacidad, de su corrupción, de su indolencia, “al imperialismo yanqui”, de esa evasiva e irresponsable posición no los saca nadie. Llevan 101 años haciéndolo, Vladimir Ilich Lenin sentó el precedente, y a pesar de los rotundos fracasos de cada experimento comunista, la China maoísta, la URSS, Vietnám, todos hoy incorporados al Capitalismo más crudo, nuestros buenos salvajes no abandonan sus catecismos estalinistas, sus manuales de Harneker, sus consignas cubanoides y sus resentimientos ñángaras, anclados en la derrota guerrillera.

Pluriacusación: El indocumentadousurpador y el pisiquiatro acusan al imperio y Trump, mediante proceso hacker que sólo domina EEUU (aunque sea imposible, pues los equipos en la sala de control de Guri no tienen conexión a ninguna red). Iris Varela acusa a María Corina Machado, Delcy acusa a Marco Rubio, Bednal a Alberto Ravell, Motta Domínguez afirma saboteo (con todo Guri militarizado, prácticamente llama inútiles al contingente de tropas y oficiales a cargo de custodiar esas instalaciones), y Padrino López declaró que no había nada importante que reportar (salvo la mayor y más prolongada interrupción del servicio eléctrico -en un país de 916.445 km2-, que haya sucedido en el planeta, desde que Tesla y Alva Edison produjeran electricidad en grandes cantidades). El delicado Fiscal, designado por la ilegítima asamblea prostituyente -monocolor y aclamacionista, derivada de un vulgar fraude-, va a investigar a Guaidó, porque incluyó en un mensaje dos términos muy incriminatorios “LA LUZ”, actuación payasa que se suma a la del Contralor que, antes que Tarek, anunció que le levantó un expediente a Guaidó, alguien que NUNCA ha estado en la Nómina de una oficina pública, en contraste con tantos tovarish que sí han estado en esas nóminas y se han llevado valiosos recuerdos de sus provechosas pasantías por los predios gobierneros, sin que la Contraloría inicie investigaciones, ni sospeche manejos irregulares en [email protected] camaradas y camarados que -como en la canción de Aldemaro Romero“de repente” aparecen con vehículos, viviendas y depósitos bancarios nada acordes con sus ingresos regulares. ¿Para qué investigar a esos compañeritos, si lo que les urge es hacer realidad el sueño de Jorge Rodríguez y el PSUV, “que Guaidó, el Presidente interino al que respalda la ciudadanía, más del 80% de los venezolanos, y 50 importantes naciones, desaparezca en las próximas horas de la dinámica nacional”. ¡ No estáis ni tibio ! Deseos no empreñan.

Nada dicen Maduro y sus cómplices sobre la paralización total de Venalum y  Sidor, el secuestro-asesinato del Ing. Ángel Sequea de Corpoelec, a 5 meses del asesinato del abogado y concejal Fernando Albán, la masacre de inofensivos indígenas Pemones, el cierre de Antena3 y National Geographic por transmitir un excelente concierto. ¿La descarada Bachelet y la ONU seguirán ciegos, sordos y mudos? ¿Maquillaron también las Morgues, los Mercados, las Farmacias, los Precios, la Militarización, los asesinados por protestar?

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba