OpiniónOpinión Nacional

El muro para contener suicidios

Una congresista estadounidense musulmana, cuyo nombre omito por respeto a ella, ha manifestado su contrariedad por la existencia de muros en Israel que impiden, obstaculizan o al menos dificultan que personas dispuestas a ‘sacrificar sus vidas’, convirtiéndose a sí mismas en bombas, balas, misiles, o cualquier otro nombre que se les pueda dar, ven frustradas sus pretensiones precisamente por la existencia del muro. “Los muros son destructivos, no productivos” es la frase con la cual la congresista fundamenta su crítica.

En este asunto, como en muchos otros, el buen uso del lenguaje tiene un papel fundamental, porque nosotros somos capaces de entendernos unos con otros en la medida en que lo que expresamos pueda ser comprendido por quienes nos escuchan, exactamente de acuerdo con lo que queremos comunicar al oyente.

El muro o los muros no tienen por objeto contener los suicidios, como pareciera desprenderse del título del artículo: El muro o los muros tienen por objeto proteger la vida de quienes puedan llegar a ser víctimas de los ‘suicidas’, cuyo objetivo desde luego no es acabar con su propia existencia, sino con las de aquellos cuya existencia quieren extinguir, aunque no sea la decisión de ellos acabar con su vida.

Si el objetivo efectivamente fuera acabar con la propia existencia, los monjes budistas que hace ya más de medio siglo se inmolaron rociándose de gasolina y prendiéndose fuego, serían el ejemplo a seguir por quienes hoy, o apenas ayer, se instrumentalizan como bombas o misiles con el objetivo de quitar la vida a quienes no han optado por el suicidio.

El muro es para proteger a las víctimas, que es lo mismo que decir que el muro es para contener a los homicidas, porque el objetivo perseguido no es desde luego acabar con la existencia propia, sino con la existencia del prójimo, por lo cual ante el fanático deseo de acabar con la existencia del otro, el homicida llega a escoger como medio su propia muerte.

El suicidio, para ser calificado como tal, tiene que tener como objetivo único acabar con la existencia de quien adopta la decisión de quitarse la vida. Cuando quien adopta la decisión de quitarse la vida tiene un objetivo adicional, como quitarle a la vida a otro u otros, entonces el suicidio no es un objetivo sino un medio; y el muro un obstáculo más para hacerlo desistir de su propósito que es matar al prójimo, no a sí mismo.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar